Las políticas de la DEA estadounidense en Latinoamérica son comparadas con Nemo, Moby Dick o la Sirenita. Vigilancia, ejército, narcotráfico y cárteles de punta a punta del continente americano.

Ríos De Gloria

Escrito por el . Publicado en Artículo

3.9 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.90 (10 Votos)

 

Con un poquito que observemos la manera de moverse en la superficie que tiene la DEA (Administración para el Control de las Drogas de los Estados Unidos) veremos que es muy parecida a la que tenía Nemo, un pez sonriente con buenas intenciones, pero en este caso muy bien pertrechado; con esto caeremos en la cuenta que la DEA viene a ser el hermano pequeño e inocente, de una familia muy gorda y muy temperamental.

De Nemo a Keiko y Moby Dick

Es muy frecuente que entre sus filas, aparte de su mayoría de elementos respetables y eficientes, se encuentren excombatientes que se creyeron el cuento de la lozana democracia y su eterna juventud, también veremos qué es un purgatorio para agentes de la CIA y el FBI que han cometido alguna atrocidad, también es considerada, por algunos, como un falso paraíso de camellos, comadres y chivatos que aspiran a regenerarse, además de ser exilio de políticos o algún empresario con aspiraciones a serlo: Pulitzer, sí, el de los premios, estuvo como director de la BDDA, embrión de la actual DEA, aunque solo fue durante algunos meses, pero como “no se sentía a gusto” lo dejó, hablamos de la primerísimos años del siglo XX.

No en pocos países, la DEA, va y la lía como un quijote soñador de pesadillas, peleando contra capos, legiones de paramilitares, embarcando países en guerras casi ajenas, destruyendo tejidos sociales y patrimonios de todo tipo, y haciéndose la víctima al final de cada embestida que da, claro, primeramente advierte a cada país la hoja de ruta que debe seguir sí o sí, porque si no, hace su berrinche y eso es peligroso, puesto que cuenta con un gran presupuesto, tanto monetario (40 millones de dólares en su reestructuración en 1973 y 3,000 mil millones de dólares en la actualidad), militar (cuenta con más de diez mil empleados), logístico (lo que haga falta) y político (de este ni hablemos), y por supuesto, como depende de esas fuentes, se esfuerza por hacer lo mejor que puede su trabajo. Pero al final, después de coquetear en exceso con infiltrados entre los narcos y con asesores en las distintas burocracias, alguien se traga el anzuelo, y siempre terminan por secuestrarle, herirle o matarle algún miembro y, como si lo estuvieran esperando, es cuando hace el despliegue de su fuerza y empieza el lío de poderosos penalistas internacionales contra despistados jueces y políticos localistas. Entonces, ya en el callejón sin salida, tienen que venir alguno de sus hermanos mayores (ONU, FBI, CIA, BMI, etc.), con la buena voluntad de Keiko y la violenta rotundidad de Moby Dick, a reordenar el desmadre que montó, para después implantar sus fuerzas protectoras, con virtudes clandestinas, que los harán quedar como señores y jefes de lo que se destruye, construye e instruye en el país anfitrión. Igualito, en cuerpo y alma, que la FIFA y el Comité Olímpico Internacional, que eligen los países con constructores, empresarios e inversionistas que les den más facilidades, más garantías, más ganancias, mejor difusión, mejor lavado de cara y donde, por supuesto, los presenten como los altruistas representantes del deporte que son.

Tiburones

La DEA y algunos países, han creado el Grupo Sudamericano de Trabajo, que organiza sus sesiones mayormente en secreto y alguna vez en público pero sin dejar entrever nada de sus acciones conciliatorias y exigiendo el mayor secretismo posible. En este grupo colaboran Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, Venezuela y ahora también Argentina, que antes no lo hacía por las desavenencias entre el gabinete de Cristina Kirchner con el de Barak Obama. Bolivia no entra en el juego, puesto que su gobierno no simpatiza nada con las propuestas estadounidenses. Y la importancia estratégica, tanto geográfica y política de Bolivia, es capital para la lucha que quiere efectuar el grupo en toda la zona, en concreto, más de la mitad de la droga que entra en Argentina, es introducida, en su estado base, a través de la frontera entre los dos países, para después ser procesada en las centenares de “cocinas”, laboratorios a pequeña escala, que se va encontrando en el camino de Jujuy a Buenos Aires. Tampoco están presentes en el grupo ni Chile ni Uruguay. 

La DEA al no tener acceso a los términos bolivianos presiona a los otros miembros, en el caso de Paraguay y Brasil, para que refuerce la vigilancia en sus fronteras, como la mayoría está formada por ríos, propone el abordaje indiscriminado en embarcaciones sospechosas y la implantación de radares y bases. Estas fronteras naturales están formadas por los ríos Paraguay, Uruguay y Paraná, y desde hace siglos son verdaderas hidro pistas usadas para todo tipo de comercio, para el turismo y para la comunicación y el desplazamiento libre de sus naturales. Todo esto se verá altamente alterado por la intimidación, para empezar solo visual, que ocasiona cualquier tipo de ejército o artilugio armamentístico, afectando así la captación de turismo y el movimiento comercial, por ende, la economía de la región. 

Cataratas

Como siempre es fácil caer en el error de ser “farol de la calle ajena y oscuridad en la casa propia”. Pongamos un pequeño ejemplo: la DEA ha encontrado algún alijo en Niágara, pueblo que da nombre a las cataratas que hay en los Grandes Lagos, entre USA y Canadá, y la versión oficial es que la droga que se ha encontrado proviene de Nueva York, es, ni más ni menos, como si diéramos por hecho que en España la droga proviene de Madrid para su distribución en la Costa del norte. Lo hacen para no afectar la captación del turismo. Pero esto denota la falta de vigilancia, intencionada o no, el demasiado o poco control de la región, o información callada o deformada que hay de toda la zona de los Grandes Lagos. Curiosamente salta a la vista toda la operatividad que tienen los cárteles mexicanos en Chicago, ciudad costera de uno de los cinco grandes lagos, sobre todo el cártel de Guerreros Unidos, supuestos ejecutores, entre otros, de los 43 estudiantes desparecidos, (asesinados y calcinados sería más correcto) de Ayotzinapa. Todo esto sin tomar en cuenta lo que se mueve en las calles de las otras grandes ciudades costeras de los Grandes Lagos como Toronto, Detroit, Milwaukee o Cleveland. No pasa nada, pero ahora vienen a sugerir extremar la vigilancia en los ríos Paraguay, Paraná y Uruguay y esto porque dicen que en Argentina, la droga que se ha incautado en Buenos Aires sí proviene de los ríos que alimentan las cataratas del Iguazú, un enclave precioso y un gran reclamo para el turismo local e internacional. 

La sirenita

En las jornadas del Grupo Sudamericano de Trabajo, están presentes, por el lado argentino, el jefe de la Policía Federal Néstor Roncaglia, el encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos, Thomas Cooney, algunas secretarías de seguridad y lucha contra el narcotráfico, y la ministra de Seguridad Patricia Bulrich, ésta última pidió guardar total silencio a su equipo. La Embajada de EEUU en la Argentina tampoco quiso dar ninguna información del encuentro.

Patricia Bullrich, pertenece a la gran familia Pueyrredon, dinástica y ramificada; creciente desde principios del siglo XIX, tiene entre sus descendientes decenas de dirigentes, estadistas, cónsules, políticos, terratenientes, escritores y gente de ciencia. Algunos de ellos interesantísimos e importantes, sin nombrar a los cientos de estadistas, nombremos a Luis Federico Leloir, premio Nobel de Química de 1970; José Hernández, padre del Martín Fierro, libro cumbre de la épica gaucha equivalente al Don Quijote de la Mancha de la caballeresca española; la escritora Silvina Bullrich, escritora arrepentida de unas dos docenas de bets Sellers y en algún momento amiga y colaboradora de Jorge Luis Borges, creadora de la sabrosísima novela “Los Burgueses”, novela de poco más de cien páginas que se lee de un tirón. Pero sobre todo, es una familia que entre unos y otros, son dueños de más del 30 por ciento de las tierras más productivas, más fértiles, y por supuesto, las más caras de la provincia de Buenos Aires, que aproximadamente son un poco más de cien mil kilómetros cuadrados, además comparten mucho de los 1200 kilómetros de litoral atlántico que tiene la provincia. A ver quién les tose.

Chanquete

Lo fácil es culpar al pez más pequeño, llámesele mula, burra o camello (es encantador el narcobestiario que se usa en cualquiera de sus capas), que son aprehendidos para mostrarlos como cabeza de turco, chivo expiatorio o extranjero indeseable, para así fomentar la extrema vigilancia, la creación de muros y la xenofobia. En esta despiadada cacería los grandes mandos, de un lado o de otro, en sus operativos y en sus negociaciones, se llevan entre las patas a las personas que necesitan la droga como aplicación terapéutica o medicinal. Aquí cabe resaltar y dar las gracias a nuestros amigos en Argentina por difundir y apoyar el dramático caso de Juanma, os dejo el link: 

http://tensacalma.com.ar/estilo-de-vida/la-persecusion-de-la-policia-a-juanma-por-usar-cannabis-para-calmar-su-dolor-cronico/

A la mesa

Si se tiene todo claro en un gabinete gubernamental, cada uno de los cabos bien atados (incluyendo tenientes y generales, por supuesto), y se mantiene a cada uno de los diferentes cuerpos de policía disciplinados y con buenos sueldos y, sobre todo, que no haya ni un solo miembro, o pariente o amigo de la camarilla metido en las cuantiosas maniobras del narcotráfico, con todo esto no es nada difícil legalizar el uso de las drogas. Es el caso de Mujica, en Uruguay o la ejemplar Holanda con sus smart cafés y escaparates de putas. Pero dado el caso de que haya alguien ligeramente metido en el trapicheo y con los enchufes necesarios, éste ya empezará a untar manteca donde haga falta, le dará por tirar de la manta hasta desarropar a todo el que le sea un obstáculo e inundará, con su característica alegría sepulcral, todo lo que toque. Ahora se maneja, por propuesta de la ONU, la despenalización del consumo de marihuana, por lo pronto está en debate la cantidad, que está fluctuando entre dos y cinco gramos por persona, pero esto se llevará un puñado de años hasta su ratificación. Ya se ve en las noticias que avanzan y se estancan las negociaciones.

¿Qué es lo que se maneja con Argentina? Primeramente la despenalización, o sea que no importa quien sea el distribuidor de la mercancía, ni su procedencia y muchas veces ni sus procesos ni componentes, como pasa en última instancia con el tabaco y sus químicos adictivos y letales. La despenalización es la mejor manera de mantener cautivos a los clientes de a pie y no cambiar los precios, tipo mercado negro, por los de una simple cajetilla de cigarrillos, que es casi todo impuestos, vamos, que nadie vende duros a 3 pesetas.

Kirchner, madre de dos robustos hijos, no quiso embarazarse de la DEA y  Macri se lo está pensando, me imagino que esperando al mejor postor de libertades y parabienes.

Me encanta la carne Argentina, y hoy toca menú Gaucho. Nos servirán la despenalización del consumo como entrante, como primer plato tendremos el asentamiento total de la DEA en toda la Argentina, habrá que esperar al segundo plato. Yo “como estoy muy gorda y vieja”, como diría mi vecina, me he puesto a dieta, así que tranquilamente me espero al postre sorpresa, y según lo visto, no es difícil saber cual es.

 

Para comentar es necesario estar registrado.

Esta web ofrece contenidos destinados exclusivamente para adultos. Su vision o lectura es inapropiada para niños, y por tanto prohibida para menores de 18 años. Nuestra web (como todas) usa cookies. Si continúas navegando entenderemos que estás de acuerdo. Política de privacidad.

  
EU Cookie Directive Module Information