Al hongo conocido como roya se lo reconoce por una serie de pequeñas manchas o bultos de un color pardo o anaranjado.

Identifica la roya, un hongo común a prevenir de difícil eliminación

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 5.00 (1 Voto)

 

Ramó Souto

En este artículo hablaremos de un hongo con un elevado poder aniquilador. Se reconoce por una serie de pequeñas manchas o bultos de un color pardo o anaranjado y su nombre es “roya”.

Una vez infectados, no es nada sencillo hacer que desaparezca de nuestro cultivo, pero es imprescindible el evitar que se siga expandiendo.

Taxonomía de la roya

Reino: Fungi

Filo: Basidiomycota

Clase: Pucciniomycetes

Orden: Pucciniales

Familia: Pucciniaceae

Género: Puccinia

¿Qué es la roya? ¿Cómo identificarla?

Es un hongo perteneciente a las géneros Puccinia y Melampsora. Esta enfermedad afecta a todo tipo de plantas y nos puede atacar en cualquier etapa de la planta. Es importante identificarla con rapidez debido su alto poder destructivo.

Suele manifestarse desde la parte inferior a la parte superior de la planta. Dependiendo del poder de ataque de la enfermedad, las plantas podrían sufrir una defoliación prematura. Este hongo desprende una sustancia pegajosa que se adhiere a las plantas.

Penetra a través de la cutícula y epidermis de las plantas, de esta forma se propaga de una forma mucho más rápida y sencilla. Es muy sencillo reconocerla, pues brota en en el envés de las hojas en forma de bultos anaranjados, aunque también la podremos observar en los tallos. En épocas estivales, esas pústulas pueden ser de color negruzco.

Una vez que la planta ya está infectada, seguirán naciendo nuevos brotes, pero estos pueden mostrar unas manchas de tonalidades rojizas. Las hojas ya dañadas irán perdiendo su fuerza y terminarán cayendo por sí solas.

¿Cómo se propaga la roya?

Las esporas (urediniosporas) de la roya tienen la capacidad de sobrevivir hasta 50 días. Estas esporas se dispersan por el aire, pudiendo llegar a cubrir grandes distancias.

El momento idóneo para su propagación es durante las noches, ya que bajan las temperaturas y aumenta el porcentaje de humedad relativa. Si a lo anterior añadimos una mala ventilación, tenemos un ambiente óptimo para su proliferación.

En exterior, debemos extremar precauciones en las épocas primaverales y otoños con días demasiado lluviosos.

¿Cómo eliminar la roya de nuestros cultivos?

Si tenemos la suerte de detectarla al principio de su propagación, cuando lleva pocos días, es posible eliminar el hongo con fungicidas. Una vez instaurada en tu cultivo, no es nada sencillo acabar con ella: el uso de fungicidas puede ayudarnos a evitar su propagación, pero no la eliminará completamente.

Lo mejor que podemos hacer es sacar del cultivo las plantas ya infectadas, meterlas en varias bolsas y tirarlas a la basura. Con el resto de plantas comenzamos a aplicar tratamientos preventivos, los mismos tratamientos que aplicamos para los demás hongos.

¿Cómo prevenir un ataque de hongos como la roya?

Si cultivamos en interior es muy importante tener una correcta ventilación. Un extractor que elimine el aire caliente y viciado, un intractor que introduzca aire fresco de la calle y unos buenos ventiladores que remuevan el aire entre las plantas.

Se deben realizar podas bajeras para mejorar la aireación en la zona baja del cultivo. Si te gustan las plantas grandes, también es bueno eliminar excesos de ramas a las que no le llega la luz, sobre todo en la zona interior de la planta. Si realizamos podas, debemos aplicar masilla cicatrizante, de esa forma impedimos penetrar a los hongos por esas vías.

Es mejor no regar demasiado las plantas y tener que hacer riegos más continuados, porque nos ayuda a prevenir la aparición de cualquier hongo. Es mejor regar día sí día no que dejar que permanezcan empapadas las plantas durante varios días.

Siempre debemos usar sustratos aireados con una buena capacidad de drenaje. Podemos añadir una fina capa de arlita al fondo de las macetas para facilitar el drenaje. Si introducís algún esqueje que no sea vuestro en el cultivo, aseguraos bien de que esté sano y sin ninguna plaga ni enfermedad.

 

En exterior, las plantas deben estar en ambientes soleados, ya que los hongos se desarrollan mejor en lugares sombríos. Y en general tampoco se deben plantar muchos ejemplares por metro cuadrado, porque no llegará la luz a la parte baja y tendremos una escasa ventilación.

El abuso de abonos ricos en nitrógeno provoca que las plantas aumenten sus necesidades hídricas y con ello las probabilidades de un ataque.

Espero que os guste esta serie de artículos destinados a las plagas y hongos, siempre me ha gustado la fitopatología. Recordad que la prevención es la mejor defensa ante cualquier ataque, así que ya sabéis lo que tenéis que hacer. Me despido hasta el próximo artículo, os deseo los mejores humos para así cultivar un sinfín de ideas.