Amanitas: conoce toda la información sobre esta droga...

Amanitas

Escrito por el . Publicado en Sustancias

4.5714285714286 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.57 (7 Votos)

{jcomments off} 

Nombre: Amanita muscaria o seta matamoscas, Amanita pantherina.

Principio(s) activo(s): Muscimol y ácido iboténico, como prodroga del primero.

Clasificación: Enteógeno y depresor, psiquedélico con acción disociativa, agonista GABA.

Presentación(es) común(es): ejemplares de ambas setas, frescos o secados. La Amanita muscaria resulta sencilla de identificar por ser la seta más representada en la iconografía más habitual en cuentos, con su sombrero rojo lleno de pintas blancas. La Amanita pantherina es similar pero en colores marrones que a veces dificultan su correcta identificación.

Historia: el uso de Amanita muscaria, seta micorriza que se da en todo el planeta salvo en polos y desiertos, es conocido desde hace siglos por las tribus de ciertas zonas de Asia, Europa del norte y Norteamérica. La escasez de vehículos vegetales cercanos de embriaguez la hizo ser codiciada hasta cambiarse por un reno, en entornos tan hostiles como el norte de Siberia. Es conocida también porque la orina de quien la ha consumido, sirve para embriagar a otra persona y así unas cuantas personas sucesivamente, ya que los principios activos se excretan inalterados por la orina y la escasez de elementos psicoactivos en el medio forzaba a este aprovechamiento de su uso.

También se supone que es el hongo del que come la protagonista de “Alicia en el país de las maravillas”, provocándole modificaciones en su tamaño o en la percepción del entorno, ya que puede provocar efectos que son capaces de crear esas sensaciones. En las últimas décadas se ha extendido su consumo como embriagante legal y natural, pero siempre dentro de la recogida personal o entre amigos de la seta -que no es cultivable- si bien no existe señal alguna de la presencia de dicha seta en el mercado negro.

Su mayor divulgación en el siglo XX se debió a Robert Gordon Wasson -micólogo y banquero- y gracias a su esposa que le puso sobre la pista de su uso, ya que era común en su lugar de origen. Llegó a ser propuesta por Wasson como el Soma, que era el divino sacramento de los Vedas, y también se ha especulado con su relación con ciertas corrientes cristianas e incluso con su posible identificación como el “Árbol del bien y del mal” o del saber divino ya que es un ente que sólo se puede encontrar asociado -como fruto, en cierta forma- a un árbol.

Forma, dosis y consejos de reducción de riesgos en su consumo: tanto Amanita muscaria como Amanita pantherina tienen los mismos compuestos, pero hay que tener en cuenta que la Amanita pantherina es el doble o más de potente en relación al peso que la muscaria. Se suelen secar antes de usar, porque aumentan así su potencia en un proceso por el cual el ácido iboténico pierde un grupo carboxilo y se convierte en muscimol, que es entre 4 y 8 veces más potente por peso. Las dosis oscilan entre los 3-5 gramos secos para una experiencia suave, a partir de 5 gramos para una experiencia media, a partir de 10 gramos para una fuerte. No se debe consumir más de 20 gramos de la seta, aunque en algunos lados se pueden encontrar indicaciones que marcan el máximo en 30 gramos.

A diferencia de los hongos psilocibe, una sobredosis de Amanita muscaria o pantherina podría llegar a matar, ya que su efecto agonista GABA puede resultar un depresor que comprometa la vida en algunas personas, pero este hecho es tan poco común como teórico. Siendo un depresor y psiquedélico con toques disociativos, los cuidados han de ser acordes, como contar con un buen lugar y compañía con la que tener la experiencia, alguien que nos controle y haga de niñera.

Es posible que haya fases de la experiencia en que el control motor se vea muy afectado, como en algunas fases de la ebriedad alcohólica. No comas nunca una seta de cuya identificación no estés seguro, y siempre que te sea posible, guarda un trozo o un ejemplar por si necesitase ser identificado. Existe un uso fumado de la Amanita muscaria, sobre todo de la zona del sombrero con la cutícula roja, pero es poco común y no existen suficientes datos al respecto, aunque sí se conoce su psicoactividad por vía pulmonar.

Efectos: cuando se ingiere, la Amanita muscaria o pantherina, produce primero unos efectos similares a los del alcohol, con cierta “borrachera”, desinhibición y perdida de coordinación motora. Esos efectos dejan paso posteriormente a un fuerte sopor, en el que muchos acaban dormidos. Tras esa fase de sopor, empiezan a producirse visiones y sensaciones como de que todo lo que se contempla “está vivo” y pueden darse los conocidos fenómenos de la macropsia y micropsia, o ver tu entorno y los objetos muy grandes o muy pequeños (como Alicia en el país de las maravillas), con lo que la percepción de nuestra figura corporal en proporción al resto de cosas también se ve alterada. La duración del efecto puede llegar hasta las 8 horas y en algunos casos prolongarse más allá, pero lo corriente es que no quede ningún efecto de su actividad entre las 12 y las 24 horas tras su ingestión. Fumadas sus efectos son casi inmediatos, pero de menor profundidad y duración.

Riesgos: al ser un agonista GABA, no debe mezclarse con otros fármacos depresores como alcohol, benzodiacepinas u opiáceos, que puedan potenciar sus efectos de forma sinérgica. Los principios activos de estas setas no parecen resultar adictivos para las personas, aunque tienen una toxicidad mucho más grande que los hongos psilocibe, con lo que es muy recomendable conocer bien el producto antes de tomar grandes dosis. Recuerda que tratas con materia viva que puede haber creado más o menos cantidades de sus principios activos en base a muchos factores, desde genéticos a los debidos a su localización. Las setas grandes suelen contener más agua con lo que la proporción es menor en ellas y mayor en los ejemplares más pequeños. La mala identificación de una seta que se vaya a ingerir es un riesgo nada despreciable que se ha de tener siempre en cuenta: no comas setas que no identifiques correctamente y en caso de duda, acude a un servicio de identificación micológica, como el que se realiza en hospitales y asociaciones de todo el país en la época de recogida de setas.

Estatus legal en España: Legal (no regulada) aunque prohibida su venta como planta medicinal.

 

  • Titulo
  • Fecha
  • Random