Artículos

La ciencia, en busca de los secretos de la marihuana

Escrito por el . Publicado en Actualidad

3.28125 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.28 (16 Votos)

 

Asistimos al nacimiento y consolidación de una nueva era para la investigación médica del cannabis. A medida que crece la aceptación de este fármaco vilipendiado, científicos de todo el mundo están tratando de entender cómo funciona esta planta y cómo puede combatir las plagas. 

Aunque, esencialmente no hay nada nuevo sobre el cannabis, por supuesto. La marihuana ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes. En Siberia se encontraron semillas carbonizadas en el interior de túmulos que datan de 3000 aC. Asimismo, los chinos utilizaban el cannabis como un medicamento hace miles de años. Y se puede afirmar que la marihuana es tan genuinamente americana como George Washington, que creció rodeado de cáñamo en Mount Vernon. Durante gran parte de la historia del país, el cannabis ha sido legal y se encuentra comúnmente en tinturas y extractos.

Luego vino la locura de casi 70 años de duración, en la que la planta pasó a la clandestinidad, y la investigación médica se detuvo. Fue considerada como asesino de la juventud, o droga de entrada. En 1970, el gobierno federal clasificó la marihuana como sustancia peligrosa de Clase I, en la misma categoría que la heroína. 

Pero ahora, la ciencia de cannabis está experimentando un renacimiento y nos augura sorpresas, y posiblemente milagros, ocultos en el interior de esta planta.

Vamos a observar este auge que se está experimentando en el campo de la marihuana medicinal desde distintos prismas.

EMPRESAS EMERGENTES

El dinero en efectivo o cash es la norma para muchas empresas de cannabis, incluso en Colorado, porque los bancos son reacios a manejar el dinero de las ventas relacionadas con la marihuana. Jayson dirige una firma de Denver que fabrica máquinas para la extracción de productos químicos del cannabis y protege sus ganancias a la antigua usanza: con la potencia de fuego. 

En 23 estados y el Distrito de Columbia el cannabis es legal para algunos usos médicos, y una mayoría de los estadounidenses está a favor de la legalización de su uso recreativo. Otros países están reconsiderando su relación con la marihuana: Uruguay ha votado para legalizarla, Portugal la ha despenalizado, Israel, Canadá y los Países Bajos tienen programas de marihuana medicinal, y en los últimos años numerosos países han liberalizado las leyes en lo referente a posesión de cannabis.

La marihuana se caracteriza por su olor inconfundible, la incapacidad temporal que ocasiona debido a una risa incontrolable, el intenso subidón que produce  la amnesia que afecta a lo que pasó hace dos segundos, o el ansia voraz por comer Donuts, por citar un ejemplo.

A pesar de que nunca ha habido una muerte reportada por una sobredosis de la marihuana, esta planta según sus interacciones también puede ser perjudicial en algunas circunstancias.

1

Sin embargo, para muchos, el cannabis se ha convertido en un tónico contra el dolor, un aliado para conciliar el sueño o estimular el apetito, un salvavidas en la recuperación del estrés post traumático, un analgésico, un antiemético, un broncodilatador, o un anti-inflamatorio. Incluso puede ayudar al cuerpo a regular algunas funciones -como la protección del cerebro contra el trauma, la estimulación del sistema inmune, o ayudar a "extinguir de la memoria" ciertos episodios catastróficos vitales.

Si el cannabis tiene algo que decirnos, ¿cómo lo traducimos?

EL QUÍMICO: TREASURE TROVE

En pleno siglo XX, cómo era el interior de la planta y cómo funcionaba seguía siendo un misterio. Debido a su ilegalidad y a su mala imagen, pocos científicos serios querían manchar su reputación mediante el estudio de la misma.

Entonces, un día en 1963, un joven químico orgánico en Israel llamado Rafael Mechoulam, que trabaja en el Instituto de Ciencia Weizmann a las afueras de Tel Aviv, decidió centrarse en la composición química de la planta: "hasta entonces fue sólo una planta, un desastre, una mezcla de compuestos no identificados".

Él y su grupo de investigación sintetizaron una serie de sustancias que inyectaron por separado en monos rhesus. Sólo uno tenía un efecto observable. "Normalmente, el mono rhesus es bastante un individuo agresivo", dijo. Pero cuando se inyecta con este compuesto, los monos se calmaron de inmediato. "Sedado, diría", recuerda con una sonrisa.

Orrin Devinsky, neurólogo de la Universidad de Nueva York, está llevando a cabo un ensayo clínico para probar CDB contra un placebo en el tratamiento de formas de epilepsia. "Hay un potencial real," dice, "pero necesitamos con urgencia datos válidos." 

El THC es el principal ingrediente activo de la planta, pero Mechoulam, junto con un colega, dilucidaron la estructura química del cannabidiol (CBD), otro ingrediente clave en la marihuana, que tiene muchos usos médicos potenciales, pero ningún efecto psicoactivo en humanos.

Para estos avances y muchos otros, Mechoulam es un referente, conocido como el patriarca de la ciencia de cannabis,  miembro respetado de la Academia Israelí de Ciencias y Humanidades y profesor emérito de la Escuela de Medicina Hadassah de la Universidad Hebrea, donde todavía dirige un laboratorio. Es autor de más de 400 artículos científicos y titular de alrededor de 25 patentes. Mechoulam es ahora anciano pero ha pasado su vida estudiando cannabis, al que llama un "tesoro medicinal que espera ser descubierto."

Israel tiene uno de los programas de marihuana médica más avanzadas del mundo, en el que más de 20.000 pacientes tienen una licencia de uso de cannabis para el tratamiento de condiciones tales como el glaucoma, enfermedad de Crohn, inflamación, pérdida de apetito, síndrome de Tourette, y el asma.

Por el contrario, cita estudios que muestran que el uso prolongado de cepas con alto contenido en THC puede cambiar la forma en que un cerebro en desarrollo crece. También señala los estudios que sugieren que el cannabis puede desencadenar la aparición de la esquizofrenia entre aquellos que tienen una predisposición genética a la enfermedad.

En 1992 Mechoulam y varios colegas hicieron un descubrimiento extraordinario. Aislaron la sustancia química producida por el cuerpo humano que se une al mismo receptor en el cerebro que el THC. Lo llamaron anandamida (del sánscrito para "alegría suprema"). Cuando se le preguntó porqué no le proporcionó un nombre hebreo, él respondió que “en hebreo no hay tantas palabras para la felicidad. A los judíos no les gusta estar contentos…"

Desde entonces se han descubierto otros endocannabinoides y sus receptores. Los científicos han llegado a reconocer que los endocannabinoides interactúan con una red específica neurológica, en la que participan las endorfinas, la serotonina y la dopamina. 

Pero Mechoulam sospecha que en algunos casos los productos químicos de cannabis medicinal funcionarían mucho mejor en concierto con otros compuestos que se encuentran en la marihuana. 

 "Sólo hemos arañado la superficie", dice, "y lamento mucho no contar con otra vida para continuar dedicándome a este campo, porque bien podemos descubrir que los cannabinoides están implicados de alguna manera en todas las enfermedades humanas."

MM8327 R318B FR 17.adapt.590.1

EL BOTÁNICO

Vamos hasta una zona industrial de Denver, espaciada a lo largo de un tramo arenoso de almacenes reconvertidos que ha llegado a ser conocido como la Zona Verde. No hay nada que indique la naturaleza de la empresa a la que vamos a entrar. Es una de las compañías más grandes de cannabis del mundo. 

La Haya está extremadamente interesado ​​en la biodiversidad histórica de la planta, y su banco de semillas de cepas raras, salvajes y antiguos es una parte significativa de la propiedad intelectual de la entidad Consciente. "Tenemos que reconocer que los humanos evolucionaron con el cannabis prácticamente desde los albores del tiempo", dice. "Es más viejo que la escritura. El consumo de cannabis es parte de nosotros, y siempre lo ha sido. Se extendió desde Asia Central después de la última edad de hielo y se distribuyó por todo el planeta".

 Jordan y su hermano Jared están cultivando alrededor de 36.000 plantas, la mayoría de ellas cepas desarrolladas para producir altas concentraciones de CDB, que es buscado por sus usos médicos. Los hombres creen que su cosecha ayudará a las miles de familias que buscan tratarse con aceite de CDB. 

Consciente del potencial tiene grandes planes de expansión para su empresa, como la construcción de instalaciones similares en otros estados. “Es el momento del cannabis "

Pero Haya nos conduce a una sala de propagación húmeda, donde vemos a un joven cultivador. Estos bebés, etiquetados con etiquetas amarillas, están siendo cultivados estrictamente para fines médicos. Son todos clones, esquejes de una planta madre. La Haya está orgulloso de esta variedad, que casi no contiene THC, pero es rica en CBD y otros compuestos que han demostrado ser prometedores en el tratamiento de enfermedades y trastornos como la esclerosis múltiple, la psoriasis, post-traumático trastorno de estrés, la demencia, la esquizofrenia, la osteoporosis y la esclerosis lateral amiotrófica (enfermedad de Lou Gehrig).

Haya, señala que la marihuana contiene numerosas sustancias cannabinoides, flavonoides, terpenos, que nunca se han investigado en profundidad.

EL BIOQUÍMICO: ¿UNA CURA MILAGROSA?

A estas alturas casi todo el mundo ha oído que el cannabis puede desempeñar un papel paliativo para los enfermos de cáncer, especialmente en el alivio de algunos de los efectos secundarios desagradables de la quimioterapia. Pero, ¿podría curar el cáncer? 

Existen menciones de pruebas de laboratorio que apuntan a los cannabinoides como posibles agentes contra el cáncer, y muchos de estos informes se gestan en un laboratorio español dirigido por un hombre reflexivo, circunspecto, llamado Manuel Guzmán.

Guzmán es un bioquímico que ha estudiado el cannabis durante unos 20 años. Le visitamos en su oficina en la Universidad Complutense de Madrid.

En su pantalla de flash se muestran dos imágenes de una resonancia magnética del cerebro de una rata. El animal tiene una gran masa alojada en el hemisferio derecho, causada por las células tumorales del cerebro humano que los investigadores inyectaron. Se amplía la imagen y la masa se hincha horriblemente.  "Este animal en particular se trató con THC durante una semana," continúa Guzmán. "Y esto es lo que sucedió después." Las dos imágenes que ahora llenan su pantalla son normales. La masa no sólo se ha reducido, si no que ha desaparecido. "Como se puede ver, no hay tumor en absoluto."

En este estudio Guzmán y sus colegas, que han tratado el cáncer en animales con compuestos del cannabis durante 15 años, encontraron que en un  tercio de las ratas los tumores se erradicaron y en el otro tercio, se redujeron.

No obstante, a Guzmán le preocupa que su investigación pueda dar a los enfermos de cáncer falsas esperanzas. "El problema es que los ratones no son seres humanos. No sabemos si esto se puede extrapolar a los humanos".

El laboratorio se centra no sólo en el cáncer, sino también en las enfermedades neurodegenerativas y de cómo los cannabinoides afectan en el desarrollo temprano del cerebro. Sobre este último tema de investigación, el grupo Guzmán es inequívoco: los ratones nacidos de madres que reciben regularmente altas dosis de THC durante el embarazo presentan problemas pronunciadas: son descoordinados, tienen dificultad con las interacciones sociales, y tienen un bajo umbral de ansiedad y a menudo se quedan paralizados por el miedo a estímulos.

MM8327 R357A FR 08.ngsversion.1471031434076.adapt.590.1

El laboratorio también ha estudiado cómo los productos químicos con cannabis, así como los cannabinoides como la anandamida producida por nuestro cuerpo, protegen el cerebro humano contra varios tipos de riesgos, como el trauma físico y emocional. "Nuestro cerebro necesita recordar cosas, por supuesto," dice Guzmán, "pero también debe olvidar cosas horribles e innecesarias. Es muy parecido a la memoria de su ordenador, tiene que suprimir lo que no es necesario, como pasa periódicamente con los archivos antiguos. Debemos olvidar lo que no es bueno para nuestra salud mental, una guerra, un trauma… El sistema cannabinoide es crucial para ayudar a empujar al olvido los malos recuerdos".

Pero es la investigación del tumor cerebral de Guzmán la que ha capturado los titulares y el interés de las compañías farmacéuticas. A través de sus años de investigación se ha comprobado que una combinación de THC, CBD, y temozolomida (un fármaco convencional de un éxito moderado) funciona mejor en el tratamiento de tumores cerebrales en ratones. Un cóctel compuesto de estos tres compuestos combinados para atacar las células cancerosas del cerebro de varias maneras, logra evitar su propagación y también los activa a cometer el suicidio.

Actualmente se está desarrollando en el Hospital de la Universidad de St. James, en Leeds, Inglaterra, un ensayo clínico pionero basado en la obra de Guzmán. 

Están probando el tratamiento de pacientes que tienen tumores cerebrales agresivos con temozolomida y Sativex, un spray oral THC-CDB desarrollado por GW Pharmaceuticals.

Guzmán advierte contra el exceso de optimismo, pero da la bienvenida al inicio de los estudios en humanos. El cannabis es un compuesto científicamente serio, terapéuticamente prometedor, y clínicamente relevante.

¿Ayudará el cannabis a combatir el cáncer?  "Tengo una corazonada", afirma Guzmán, " esto es real." 

EL GENETISTA: CONSTRUCCIÓN DEL MAPA

"Es una planta muy interesante, una planta valioso", dice Nolan Kane, especializado en la biología evolutiva. "Ha existido durante millones de años, y es uno de los cultivos más antiguos del hombre. Y sin embargo, hay tantos problemas básicos que necesitan ser contestadas. ¿De dónde vino? ¿Cómo y por qué evolucionó? ¿Por qué tiene todas estos compuestos? Ni siquiera sabemos cuántas especies existen…".

Estamos de pie en un laboratorio/invernadero en el campus de la Universidad de Colorado. Boulder está mirando diez plantas de cáñamo que Kane ha adquirido recientemente para fines de investigación. Estas plantas, al igual que casi todas las variedades de cáñamo, llevan a niveles extremadamente bajos de THC.

Puede que el aspecto sea amenazador, pero su sola presencia aquí, en los confines de un importante laboratorio de la universidad, representa años de discusiones para ganar la aprobación federal y de la universidad. 

En este momento, Kane solo cultiva variedades de cáñamo. El resto de su material de investigación es el ADN de cannabis.

"El cáñamo produce fibras de calidad sin precedentes", señala. "Es un cultivo tremendamente alto en biomasa que repone el suelo y no requiere mucho en términos de insumos. A causa de la política federal, no podemos crecer legalmente. Hay lugares donde los agricultores en los EE.UU., literalmente, pueden mirar al otro lado de la frontera canadiense y ver los campos que están dando enormes beneficios".

Su fibra dura mucho tiempo se ha utilizado para la cuerda, papel, y la tela, pero también es rica en compuestos prometedores médicamente. Parte de esta cosecha se utilizará para hacer aceite de CDB, que tiene tanta demanda para tratar a niños con convulsiones que nuestros productores de cannabis han intensificado la producción. 

Después de estudiar plantas como el Girasol, Kane se ha centrado en la marihuana. A pesar de que su secuencia es mucho más corta, más o menos 800 millones de nucleótidos, se considera que es una planta mucho más intrigante.

Ya existe un esquema incompleto del genoma de cannabis, pero está aún altamente fragmentado, disperso en casi 60.000 piezas. El ambicioso objetivo de Kane, que le llevará todavía muchos años, es ensamblar los fragmentos en el orden correcto. "La analogía que uso es, tenemos 60.000 páginas de lo que promete ser un excelente libro, pero están esparcidas por todo el suelo", dice. "No tenemos idea de cómo se unen esas páginas para hacer una buena historia."

Una vez que el mapa esté completo, los genetistas emprendedores podrán utilizarlo en miles de formas, tales como la cría de cepas que contengan niveles mucho más altos de uno de los compuestos raros de la planta, con propiedades de máxima importancia médica. 

2

Kane vaticina que la ciencia del cannabis será transformadora. Transformadora no sólo en nuestra comprensión de la planta, sino también de nosotros mismos, nuestro cerebro, nuestra neurología, nuestra psicología. Transformadora en términos de la bioquímica de sus compuestos. Transformadora en términos de su impacto en diversas industrias diferentes, incluyendo la medicina, la agricultura y los biocombustibles. Incluso puede transformar parte de nuestra dieta de semillas de cáñamo-se sabe que es una fuente de un aceite muy saludable, rica en proteínas".

Autor: Hampton Sides. Fotografías: Lynn Johnson

Fuente: National Geographic

Para comentar es necesario estar registrado.

Esta web ofrece contenidos destinados exclusivamente para adultos. Su vision o lectura es inapropiada para niños, y por tanto prohibida para menores de 18 años. Nuestra web (como todas) usa cookies. Si continúas navegando entenderemos que estás de acuerdo. Política de privacidad.

  
EU Cookie Directive Module Information