La iniciativa legislativa popular (ILP) promovida por La Rosa Verda para que el gobierno catalán dialogue en el Parlament sobre la regulación de las asociaciones cannábicas supera el primer filtro.

Cataluña debatirá sobre la regulación de los CSC

Escrito por el . Publicado en Actualidad

4.2777777777778 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.28 (9 Votos)

 

La iniciativa legislativa popular (ILP) promovida por La Rosa Verda para que el gobierno catalán dialogue en el Parlament sobre la regulación de las asociaciones cannábicas supera el primer filtro.

La iniciativa ha superado sobradamente las 50.000 firmas necesarias para superar el primer obstáculo, la admisión a trámite de la propuesta para su posterior debate en el pleno. Como no podía ser de otra forma, de los grupos parlamentarios de la cámara en la anterior legislatura, de los 6 en total, sólo uno de ellos se mostró totalmente en contra de tal regulación… ¿adivinas quién? Pues sí, nuestros “amiguitos del alma” del Partido Popular.

Como muchos de vosotros ya sabréis, la iniciativa de La Rosa Verda propone una regulación coherente para las asociaciones cannábicas, que incluye varias medidas para sacar de la inseguridad jurídica en la que se encuentran todas estas asociaciones circunscritas en territorio catalán (inseguridad extrapolable al resto de asociaciones del estado, y que se traduce en intervenciones y cierres de clubes, incautaciones de material, detenciones policiales de sus responsables y unas sentencias exageradas que intentan ser ejemplarizantes, aunque sólo consigan ser desmesuradas).

Las principales medidas propuestas por La Rosa Verda para la regulación de las asociaciones y clubes sociales cannábicos son (a grandes rasgos):

- Acceso restringido a mayores de edad
- Carencia de 15 días a los nuevos socios para evitar el turismo cannábico
- Restricción y control de horas de apertura (8 horas al día) y horario máximo de cierre (a las 22h entre semana, a las 24h fines de semana)
- Regulación del transporte de la producción de cannabis desde el cultivo a la asociación o lugar de distribución.

Estas propuestas se suman a las normas básicas de funcionamiento establecidas por la FAC en su “Código de buenas prácticas” para los CSC.

La comisión de control de las ILP del parlamento catalán, presidida por Daniel Bertomeus, ha certificado como válidas 54.807 de las 67.500 firmas presentadas por La Rosa Verda, superando así el mínimo necesario para seguir adelante con el proceso.

El siguiente paso, dentro del laberinto burocrático al que se enfrenta esta ILP, será que en un plazo máximo de 4 meses la propuesta de regulación se debata en el pleno, pero nada de esto garantiza el éxito de la iniciativa.

Como ya vimos hace poco en Euskadi y Navarra, cualquier propuesta en esta dirección se encontrará de frente con la oposición del gobierno central, porque claro, se trata de un problema que afecta a la Salud Pública, así con mayúsculas, porque hablamos de ¡drogas! Cuando hablamos de leyes de dependencia, de acceso por igual a servicios sanitarios o a tratamientos médicos –temas también de salud pública-, hay que escribirlo ya en minúsculas, y los gobiernos locales pueden hacer y deshacer a su antojo, ahí ya no hay leyes que cumplir, sobre todo si los que mandan son nuestros “amiguitos del alma”.

Y además, también están de por medio las recientes sentencias del Tribunal Supremo contra Pannagh y Ebers, las dificultades a la hora de definir los márgenes del “cultivo y consumo compartido” y alguna que otra sorpresa que se sacarán de la manga en cuanto tengan ocasión.

En fin, no es momento de ser pesimista, más bien todo lo contrario, hay que celebrar que La Rosa Verda ha conseguido uno de sus objetivos, recopilar la cantidad de firmas suficientes para seguir al siguiente nivel… y desde Cannabis.es les felicitamos por ello y deseamos que todo siga adelante y consigan su objetivo final, una regulación integral de las asociaciones cannábicas en Cataluña.