Si queremos una legislación seria, comencemos a ser serios nosotros primero

Unas reflexiones sobre el cultivo libre

Escrito por el . Publicado en Actualidad

3.7045454545455 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.70 (22 Votos)

 

Bienvenidos a bordo Amigas y Amigos de esta Verde Mar de María, espero que el día os sea agradable.

No es mi estilo escribir artículos de opinión sobre los acontecimientos de esta Mar, pero de vez en cuando leo alguna que otra noticia que, siempre me enerva; y como a mí imagino que a muchos de los que me leéis y lucháis todos los día para que en este país se implante una legislación seria y consecuente que permita de una vez por todas de una manera seria y responsable el cultivo de la marihuana.

Pues bien, como todos los días me levanté esta mañana, me preparé un Boong de Syrup y un café y salí a la terraza a contemplar el amanecer; serían las 06:15 am, suelo madrugar. Una vez acabado ambos salí un momento a comprar la prensa y de vuelta a casa, tras una ducha, preparé otro café y me puse a leer las noticias del día. Tras las noticias de rigor, llego a la página 9, hablo del Diario Montañés de Cantabria, mis ojos se detienen en un titular:

La Policía asesta un nuevo golpe al cultivo Indoor de marihuana en Laredo”.

diario montañes

Normalmente no suelo leer estas noticias, no me interesan, pero al leer la palabra “Indoor” me sorprendo. Lo primero que me viene a la mente: “No vaya a ser que ahora controlen los cultivos pequeños y esas cosas”. Y comienzo a leerlo; nada relevante, lo típico, más cuando sigo, leo: “Un invernadero con 1.265 plantas en su interior.” Me digo, ya estamos otra vez. Pero aún me surge la duda, soy una persona confiada, puede tratarse de algún banco de semillas, o de algún breeder que trabaje para alguno de ellos; mas cuando continuo leyendo: “Y como es habitual, se detectó el enganche ilegal de este invernadero…” mi cabreo llega al límite.

¿Y por qué? Os preguntaréis algunos.

El motivo es claro como el agua: son este tipo de actuaciones las que nos ponen en el disparadero a todos los cultivadores libres, esa multitud silenciosa que cultiva 4, 6, o más plantas, no voy a entrar en número ya que damos por entendido que nos me referimos a gente responsable que cultiva para su propio consumo, pues la opinión general cuando oye hablar de cultivo de marihuana nos mete a todos en el mismo saco.
Y por ahí no paso.

Comprendo que una persona cultive muchas plantas cuando se trata el caso de desarrollar una variedad; sabemos que es imposible estabilizar y lograr sacar adelante una nueva variedad con testeos de diez plantas. Es obvio que se necesitan cultivar al menos un número parecido al de las plantas incautadas de cada generación para obtener unas garantías mínimas de que la variedad que salga al mercado se estable y fiable, homogénea y de producción aceptable, y se necesitan varias generaciones antes de ellos, bien lo sé. En ese caso lo acepto, como no voy a hacerlo, jajj… Pero pagando la luz como todo el mundo. En el mismo momento en que roba la electricidad de otra instalación, está cometiendo un delito, una actividad ilegal, que cuando es descubierta es noticia, y en ese momento deja de ser ese breeder meticuloso para convertirse en otro, me reservo la palabra, y pierde todo mi respeto.

Somos muchas y muchos los que luchamos más o menos activamente desde hace mucho tiempo para que en este país algún gobierno legisle una ley que despenalice el cultivo de la marihuana, y por supuesto lo regule de una forma seria y responsable. Una legislación que defienda los derechos de todos, tanto del pequeño cultivador, que es mayoría, hasta dado el caso las multinacionales, sin que beneficie a unas en detrimento de los otros.
Una ley que defienda y permita el cultivo por igual a una persona de pocas plantas para su propio consumo, a un agricultor que ve en la marihuana o el cáñamo una opción de mejorar los rendimientos de sus terrenos de cultivo, y la permita su posterior venta a farmacéuticas o dispensarios, incluso al público como en algunos sitios de Canadá. Siempre que pague impuestos, como a las grades multinacionales farmacéuticas para el desarrollo de medicamentos o dispensación.

Y son curiosamente este tipo de noticias que han inspirado este artículo las que evitan dicha legislación,
ya que por un lado al gobierno en funciones de turno no le interesa ni le ha interesado nunca dicha legalización, aprovechando dichas noticias para alarmar a la sociedad, que llega a mirarnos si no como a apestados, sí como a delincuentes. Y no lo somos, somos personas normales que queremos ejercer nuestro derecho a un cultivo libre. Por otro lado, los medios de información encuentran un filón para lograr audiencias y venta, no hay más que abrir cualquier medio o ver el bombo que le dan en los informativos.

No es mi intención atacar a nadie, allá cada uno con su vida, y sé que quizá esto que escribo quizá me traiga algún enemigo, más yo pienso que salvo en los caso dichos de bancos o breeders y testadores que trabajan para ellos, cultivar más de lo que vamos a consumir está de sobra; sí una persona consume cada cuatro meses un kg. de maría, pues que cultive las plantas necesarias para conseguir eso. ¿Cultivar más, para guardar un montón de hierba en casa con su consecuente riesgo? Pues no es plan. Y si cultiva más para venderlo, entra en el mundo del narcotráfico.

Si queremos una legislación seria, comencemos a ser serios nosotros primero, de sobra sé que hay mucha necesidad y la gente se deja tentar, pero lo dicho, allá ellos.

No sé exactamente cuántos recursos tanto humanos como económicos destina el estado en la lucha contra todo tipo de narcotráfico, pero imagino que mucho. Y en particular contra el cultivo ilegal de la marihuana mucho. Ojo que digo ilegal, y con ilegal no me refiero a nuestros cultivos caseros, que están en un limbo alegal, si no a los que roban electricidad o van destinados al narcotráfico.

Todos esos recursos, sobre todo los económicos, en caso de que el cultivo de la marihuana fuera legalizado en futuro próximo, serían destinados a otros fines tan necesarios en esta época funesta que vivimos de miseria, desahucios, etc., o atender otras necesidades urgentes (nuestra deuda externa ya está en el 100% si no más).

En fin, ¿Para cuándo la Legalización? Misterio e Intriga.

Yo de momento miro con optimismo a Canadá, país donde los políticos, al contrario que en otras partes, cumplen lo que prometen en su campaña electoral… Veremos.

Bueno amigos, me despido ya, disculpad mi mal humor mañanero, pero no he podido contenerme.

#LosMejoresHumos desde mi ensenada y hasta pronto, Boong de #Syrup a vuestra salud.