El pasado viernes 13 de mayo, el Boletín Oficial del Estado publicaba la entrega de un galardón a la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE).

El Ministerio de Sanidad premia a los fabricantes de licores

Escrito por el . Publicado en Actualidad

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 5.00 (2 Votos)

 

El pasado viernes 13 de mayo, el Boletín Oficial del Estado publicaba la entrega de un galardón a la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE).

Antes de continuar, aclararé que no se trata de una noticia de humor. Esto es real. Como la -vida misma. No vayas a pensar que se trata de un artículo satírico, y no te creas del todo lo que te contemos. Esto va en serio, muy en serio. Una vez hecha esta necesaria aclaración, seguimos para bingo…

El galardón, la Cruz Blanca de la Orden al Mérito del Plan Nacional Sobre Drogas ha sido adjudicado por el Delegado del Gobierno para el PNSD, Francisco de Asís Babín Vich, “como muestra de público reconocimiento y en agradecimiento a la labor que ha desarrollado en estos años”. 

La encomiable labor de la FEBE en estos años, además de surtir a todos los españoles de elixires destilados de una graduación alcohólica superior al 15% del volumen, ha sido esforzarse terriblemente “para evitar el consumo abusivo de bebidas alcohólicas promoviendo el consumo responsable y luchando contra la permisividad hacia el consumo en menores y otros colectivos de riesgo”.

Y el esfuerzo principal ha sido el de promover la plataforma Fundación Alcohol y Sociedad, fundación sin ánimo de lucro financiada íntegramente por la FEBE. Resulta que la Fundación Alcohol y Sociedad es una entidad sin ánimo de lucro que “trabaja de forma independiente con vocación de servicio público”. Pero que no se nos olvide que FEBE, por el simple hecho de financiar esta fundación, se beneficia también de ciertas ventajas fiscales, relativas a impuestos de sociedades, de IBI, en el IVA,… como sucede en todos los casos similares.

Pero entre los esfuerzos de la FEBE no sólo está la Fundación Alcohol y Sociedad. La federación de licoreros también participa activamente en campañas de concienciación, campañas detalladas en la propia web de la FEBE que reproducimos a continuación:

- Sistema de Autocontrol Publicitario
- Alcohol y Conducción: Los Noc-Turnos
- Servicio Responsable: Tú Sirves, Tú Decides
- Promoción del Consumo Responsable
- Prevención del consumo en embarazadas
- Lucha contra el consumo en menores

Y no se vayan todavía, que aún hay más. En su propia página web, la Fundación Alcohol y Sociedad alardea de haber colaborado con la Universidad de Barcelona en la elaboración de un programa pedagógico “con el que se persigue un triple objetivo: retrasar la edad de inicio al consumo, reducir la cantidad de menores que beben alcohol y reducir la cantidad de alcohol que éstos ingieren.”

Bravo. La labor social de FEBES es para tirar cohetes. La verdad es que no sabemos cómo no les han otorgado esta medalla, y otras muchas más, mucho antes.
Basta con echar un vistazo a las estadísticas publicadas periódicamente por el propio PNSD para darse cuenta de esto.

Estas estadísticas en el año 2015 apuntan que en nuestro país, la edad media de inicio en el consumo de bebidas alcohólicas es de 16,7 años. Y esta cifra va menguando poco a poco, en 1997 la edad de inicio era de 16,8 años. Es decir, que la población accede al alcohol a una edad cada vez más temprana. Sigamos.

En España en 2013, el 89,9% de la población comprendida entre los 15 y los 24 años de edad había consumido alcohol alguna vez en la vida. El 81,3% lo había consumido en los últimos doce meses y el 64,5% lo había hecho en los últimos 30 días en el momento de la encuesta.

Si observamos la tendencia de estas estadísticas desde el inicio de la actividad de la Fundación Alcohol y Sociedad en el año 2000, el balance no es positivo. Los datos relativos al segmento de la población situado entre los 15 y los 34 años que ha consumido alcohol alguna vez en la vida han oscilado, como es lógico, pero desde 2011 hasta ahora, los datos obtenidos por las encuestas siguen un alarmante ascenso, tanto en consumo esporádico, como en consumo habitual.

Pero la cosa continúa, en lo relativo al consumo excesivo o problemático de alcohol, los datos sobre borracheras, curiosamente, son menos precisos, ya que el segmento estudiado agrupa a los sujetos situados entre los 15 y los 64 años de edad, pero sigue arrojando datos significativos. El 25,4% de hombres de la población encuestada se emborrachó en los últimos 12 meses, frente al 12,6% de mujeres. Y el 9,5% de hombres se había emborrachado en los últimos 30 días, frente al 4,5% de mujeres.

Y yendo un pasito más allá, entrando ya en el terreno del “binge drinking”, es decir, el acto de consumir grandes cantidades de alcohol en un período breve de tiempo, con el único objetivo –consciente– de intoxicarse, los datos no son mucho mejores. El 20,8% de los hombres lo había realizado en los últimos 30 días, frente al 10% de mujeres.

En definitiva. Que el tremendo esfuerzo de concienciación social y prevención de la Federación Española de Bebidas Espirituosas y sus tentáculos en la Fundación Alcohol y Sociedad se podría resumir en lo siguiente: un estrepitoso y absoluto fracaso y una tomadura de pelo prolongada durante más de 15 años.

Tomadura de pelo que se confirma y se convierte casi en un hecho delictivo cuando visitando la web de la fundación nos encontramos con esto…

alcoholysociedad

Zas! En toda la boca… ¿Duele ver esto, verdad? Sobre todo cuando todos somos conscientes de que el alcohol es una de las drogas más problemáticas a las que se enfrenta el ser humano desde hace siglos. Por las altísimas tasas de mortalidad asociada al consumo de alcohol (es posiblemente la droga que más mata), por el serio problema de salud pública que suponen las más de 60 enfermedades asociadas directamente a su consumo, por el daño que su consumo problemático provoca a terceros, ya sea por la violencia que suele ir asociada al alcohol, como por los accidentes de tráfico que causa…

Y que conste que no tenemos ningún problema con el alcohol en sí, ni con ningún otro tipo de sustancia. En Cannabis.es consideramos que cada cual puede hacer con su cuerpo y con su salud lo que quiera y considere oportuno, siempre y cuando lo haga sin perjudicar a su entorno y con plena consciencia y responsabilidad sobre sus actos.

Pero de ahí a intentar convencernos de que la FEBE es merecedora de una medalla honorífica del Ministerio de Sanidad y el PNSD, mientras somos testigos y víctimas de su cruzada contra el cannabis y todo tipo de drogas, nos parece algo indignante.

Y la guinda del pastel llega con la medallita que les otorga el incapaz de Babín y su cohorte de descerebrados. Vamos a ver, señores del PNSD, del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y del FEBEno somos gilipollas. No podemos tolerar que mientras continúan tratando como criminales y como toxicómanos indeseables a los consumidores de cannabis, una sustancia muchísimo menos peligrosa y perniciosa que el alcohol, ustedes vayan entregando medallitas a sus amigos los licoreros. Es como si Pablo Escobar recibiera una medalla del Ministerio de Salud colombiano porque ponía pegatinas de “Si te pasas te lo pierdes” en cada fardo de cocaína que exportaba. Llamemos a las cosas por su nombre, y dejémonos de medias tintas. Estos mamoneos tan descarados son intolerables.

Desde esta humilde publicación exigimos la inmediata retirada de la medalla honorífica del Ministerio de Salud a la FEBE, y la dimisión del señor Francisco de Asís Babín de sus funciones al frente del Plan Nacional Sobre Drogas.

Sean ustedes honestos con ustedes mismos y con la sociedad, que les paga sus sueldos, y sobre todo, prediquen con el ejemplo y hagan alarde de la responsabilidad que tanto exigen. Dimitan, por favor. Y retráctense...

¡VERGÜENZA!