El principal periódico británico hace un llamamiento para la descriminalización definitiva de la posesión y consumo de todas las drogas ilegales en el Reino Unido.

The Times: descriminalicen las drogas

Escrito por el . Publicado en Actualidad

4.2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.20 (10 Votos)

 

El principal periódico británico hace un llamamiento para la descriminalización definitiva de la posesión y consumo de todas las drogas ilegales en el Reino Unido.

Bajo el título de “Breaking Good” (en un hábil juego de palabras relacionado con el título de la serie “Breaking Bad”) y publicado en primera plana ayer jueves 16 de Junio, el artículo editorial se hace eco del llamamiento realizado por la Royal Society for Public Health (RSPH) en el que aconseja al gobierno británico la descriminalización de la posesión y consumo de todas las drogas ilegales.
Se trata de una postura pocas veces vista por parte de un periódico de tal calibre y de tanto impacto en la vida política y pública de un país, y un posicionamiento poco usual, tratándose de un tema tan controvertido.

En 1997, The Independent ya hizo lo propio posicionándose a favor de la descriminalización de la marihuana, cambiando radicalmente de opinión una década después, con la salida de su editora Rosie Boycott, y afirmando que las nuevas variedades de cannabis podrían resultar dañinas para la salud. “Los tiempos, y el cannabis, eran distintos entonces” afirmaron entonces…
Otros tabloides, como The Observer o The Guardian, también han emitido su opinión sobre el tema de las drogas en Reino Unido, pero ninguno se había posicionado tan firmemente en su postura reguladora como The Times hasta el día de ayer.

El propio The Times admite que se trata de “un consejo radical”, pero lo ve fundamentado y no ha dudado ni un instante en posicionarse e instar a los ministros para que consideren la propuesta.

El llamamiento de la RSPH, que realizó junto a la Faculty of Public Health, hace hincapié en el enfoque que se debe dar al “problema” de las drogas, y requiere al gobierno británico que deje de enfocar como un problema criminal las adicciones o consumos problemáticos de cualquier tipo de droga –desde la heroína y la cocaína hasta el cannabis o los denominados “legal highs” – y que reoriente sus esfuerzos para tratarlo como un problema de Salud Pública.

La editorial de The Times advierte que este cambio situaría al Reino Unido junto a un pequeño grupo de países que ya han realizado un cambio similar en sus políticas de drogas y apoya ese cambio de dirección.

Es algo que no debe tomarse a la ligera” afirma, “aunque la lógica subyacente y las pruebas contrastadas en otros lugares son persuasivas”. Y añade: “Hay que animar al gobierno a pensar en la descriminalización no como un fin en sí mismo, sino como un primer paso hacia la legalización y la regulación de las drogas, tal y como ya regula el alcohol y el tabaco”.

Y para reafirmarse en tal posición, pone como ejemplo a Portugal donde las descriminalización de las drogas está instaurada desde hace 15 años. La posesión no está criminalizada, y las tasas de muertes relacionadas con las drogas se sitúa en 3 ciudadanos por millón, mientras que en los Países Bajos se encuentra en 10 por millón, y 44,6 por millón en Reino Unido.

The Times afirma: “El consumo recreativo no ha aumentado como temían los críticos de la descriminalización. Las infecciones por VIH han descendido, y el consumo de los denominados “legal highs” es, según un estudio realizado el año pasado, el más bajo de todos los países de la Unión Europea”.

No debería ser una urgencia política discutir sobre una legalización total pero sí que debería ser el último objetivo. A largo plazo no sería sostenible descriminalizar la posesión de una sustancia mientras se mantienen los beneficios económicos de las organizaciones criminales que las distribuyen”.

Y el periódico concluye, del mismo modo que Observer lo hizo en su momento, que la Guerra contra las Drogas internacional se ha probado “imposible de ganar”. En su lugar, urgen al gobierno a “dirigirse gradualmente hacia una red de distribución similar a la permitida para el cannabis en Uruguay o en algunos estados de los Estados Unidos de América”.

Fuente: The Times