El infierno de los adictos a la heroína en Rusia

Escrito por el . Publicado en Actualidad

3.4166666666667 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.42 (6 Votos)

 

Se ha declarado una epidemia de VIH en la ciudad rusa de Ekaterimburgo, donde se estima que 1 de cada 50 habitantes es portador del virus.

Rusia está experimentando una de las epidemias de crecimiento del VIH más rápidas del mundo. En mayo, el país alcanzó un hito trágico, con un millón de casos de VIH diagnosticados; se calcula que tres millones de personas se infectarán en 2020. 

La mitad de las infecciones por VIH se contrae por el consumo de drogas por vía intravenosa, pero nadie quiere prepararse para hacer frente a la dependencia de la heroína con eficacia: hay pocos centros de tratamiento de la adicción, los servicios de reducción de daños son prácticamente inexistentes, y la terapia con metadona es ilegal. 

La prohibición de la metadona

"El gobierno no quiere mostrarse humanitario hacia los usuarios de drogas", asegura la activista Anya Sarang, de la Fundación Andrey Rylkov, una ONG para el tratamiento del VIH y la prevención de sobredosis, el único organismo que ofrece cambios de jeringas gratuitas en Moscú. 

La estrategia principal del gobierno para hacer frente a las personas que luchan contra la adicción es "hacerles sentir miserables", según Sarang.

En un país con la mayor población de usuarios de drogas inyectables, la metadona es ilegal.

La Fundación Rylkov no recibe fondos del gobierno. Es uno de los pocos grupos que abogan por la legalización de la terapia con metadona.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud , la terapia de sustitución con opioides  (OST), aunque imperfecta, sigue siendo el método más prometedor para reducir la dependencia de la heroína. Con los medicamentos recetados administrados por vía oral, como la metadona o buprenorfina, los pacientes pueden sustituir el uso de drogas ilegales por vía parenteral y aliviar su retirada en un entorno clínico supervisado. En los países desarrollados, la terapia de sustitución con opioides se reconoce eficaz para contrarrestar la sobredosis, el comportamiento criminal y los riesgos de salud pública, como el VIH.

Conservadurismo e inmovilismo

Sin embargo, las autoridades rusas lo tildan de “infección narcoliberal”: la distribución de metadona se castiga con hasta 20 años de prisión. Los grupos de base que se atreven a abogar por la reducción de daños tienen que enfrentarse a un sinfín de obstáculos gubernamentales y burocráticos.

Muchos funcionarios del gobierno todavía afirman que la monogamia heterosexual es la única medida de prevención contra la transmisión sexual del VIH y consideran que la adicción es una enfermedad moral, importada de Occidente.

En mayo pasado, el Instituto Ruso para la Investigación Estratégica (RISI) presentó un informe sobre la crisis del VIH al Ayuntamiento de Moscú.  Según este estudio “el VIH es un problema moral occidental que corrompe la "ideología y los valores conservadores tradicionales" de Rusia, en una conspiración capitalista ideada por los fabricantes extranjeros de condones y juguetes sexuales.

"No hay mejor forma de protección contra las enfermedades de transmisión sexual, que la una familia monógama y heterosexual", declararon fuentes de RISI. 

Desde RISI parecen más interesados ​​en la lucha contra la "falta de sensibilidad hacia las sensibilidades nacionales", es decir, los supuestos valores conservadores del pueblo ruso.

En marzo pasado, los médicos y funcionarios de 60 países se reunieron en Moscú para participar en la Quinta Conferencia sobre el VIH / SIDA en Europa del Este y Asia Central. La Fundación Rylkov y otras ONG iban a boicotear el evento.

Como era de esperar, en el primer día de la conferencia, Ministerio de Salud de Rusia anunció su estrategia para los próximos cuatro años, que no plantea legalizar la terapia con metadona. En su lugar, se critica la terapia de reducción de daños y promueve la abstinencia de drogas.

La ausencia de tratamiento o el castigo en los sombríos centros de ‘rehabilitación’

Los que sufren de la adicción y las complicaciones del VIH se enfrentan a un tortuoso callejón sin salida. De acuerdo con varios informes de la Fundación Rylkov, los médicos a menudo se han negado a tratar a los pacientes con VIH que consumen heroína, con el argumento de que no van a ser capaces de seguir su régimen de tratamiento. 

La Organización Mundial de la Salud ha subrayado en repetidas ocasiones que las opciones de tratamiento de la adicción de Rusia se basan todas en la abstinencia. Hay muy pocos lugares que pueden enviar a la gente; algunos funcionarios del gobierno llegaron a proponer el envío de los adictos a las comunas rurales para poner en marcha la que llamaron "terapia de la mano de obra."

Hay centros de recuperación de base religiosa y clínicas privadas caras. Algunos de estos centros han estado utilizando anti-psicóticos y otros han sido acusados de abuso y hasta de asesinato. 

El personal del centro de recuperación popular en Ekaterimburgo, creado por una organización llamada "Ciudad sin Drogas afirmó que no esposan a los adictos a las camas, pero en cambio se jactó del uso de la fuerza. En 2012, este centro fue condenado por "secuestro" de personas y por retenerlas en contra de su voluntad con el fin de someterlos a "métodos extremos del llamado tratamiento".

La organización de la ciudad sin drogas todavía está activo, como es su canal de YouTube. Cuenta con cientos de videos de adictos a las drogas que se arrastra semiconsciente a través de la calle, sus rostros no borrosas, o confesar su supuesta inutilidad, su desesperanza, su vergüenza.

Su fundador, Yevgeny Roizman , fue condenado no sólo por el tratamiento inhumano a sus "pacientes", sino por sus declaraciones racistas y xenófobas. Roizman es el actual alcalde de Ekaterimburgo, no inspira mucha confianza en sus futuros planes de lucha contra el VIH y la adicción a opiáceos.

En 2012, el gobierno ruso cerró temporalmente la sede de la Fundación Rylkov ‘supuestamente’ por "incitar al uso de drogas" al plantear el tratamiento con metadona. Este año, la Fundación Rylkov y varias organizaciones no gubernamentales para el VIH y la defensa de los derechos humanos,  han sido bloqueados como "agentes extranjeros". La lucha ha pasado ahora a instancias de los tribunales.

El caso de Kurmanayevskiy, Abdyusheva, y Anoshkin vs Rusia: la última esperanza

En 2011, activista del VIH Irina Teplinskayregresó a Rusia después tratarse la adicción a la heroína en Ucrania para abogar por la legalización de la metadona. Los agentes de seguridad federales de Rusia la detuvieron en el aeropuerto y se encontró una pastilla no identificada en su bolso. Fue metadona y fue detenida.

Ese mismo año, se llevó su caso a la Corte Europea de Derechos Humanos. La CEDH combinó su caso con otros similares como los de Alexey Kurmanaevsky de Kazan e Ivan Anoshkin de Togliatti. Los tres acusados argumentan que la prohibición de metadona equivale a tortura y malos tratos. Anoshkin comenzó a inyectarse heroína en 1994, a la edad de 14 y hoy en día, él es un adicto en recuperación, VIH positivo, y que sufre de tuberculosis. Trabaja para una ONG pequeña en Togliatti.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos está decidiendo sobre este caso, pero Rusia puede o no puede tomar su decisión en consideración.

Ellos son los primeros en llevar esto a la corte, pero antes de ellos, otros seis ciudadanos rusos planeaban presentar solicitudes de metadona con el CEDH. Sin embargo, dos murieron de sobredosis antes de conseguir a través de la documentación, y uno fue condenado a cinco años por cargos relacionados con las drogas.

En el caso de Kurmanayevskiy, Abdyusheva, y Anoshkin vs Rusia, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos debe decidir si la prohibición de la terapia de sustitución de opiáceos excede el criterio de las autoridades rusas.

En el mejor resultado, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminaría que la legislación internacional exija a Rusia despenalizar la terapia con metadona, pero la corte constitucional de Rusia aprobó una ley que permite el estado de ignorar las sentencias internacionales de derechos humanos como éste.

Y, sin embargo, para los activistas del VIH como Anya Sarang este caso sigue siendo singular y crucial. No hay prácticamente ningún otro poder de autoridad que abogue por la despenalización de la metadona: “es nuestra última esperanza."

Autora: Emma Lantreev escritora freelance que vive y trabaja en Moscú

Fuentegizmodo.com