La jornada europea “El futuro del Cannabis: hacia una regulación integral del Parlamento Europeo se dividió en cuatro mesas de trabajo dirigidas hacia un aspecto esencial en el marco regulatorio del cannabis: los fines terapéuticos del cannabis.

Jornada en Bruselas sobre la regulación integral del cannabis

Escrito por . Publicado en Actualidad

3.9285714285714 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.93 (14 Votos)
parlamento europeo y cannabis

 

La jornada europea  “El futuro del Cannabis: hacia una regulación integral”, se celebró en el Parlamento Europeo en Bruselas el pasado día 2 de mayo, impulsada por la eurodiputada Estefanía Torres de Podemos. La sesión estuvo dividida en cuatro mesas de trabajo, cada una de ellas dirigida hacia un aspecto esencial en el marco regulatorio del cannabis: los fines terapéuticos del cannabis, la estigmatización del consumo, una visión a la regulación legal internacional y las oportunidades para un nuevo modelo productivo en torno al cannabis.

Hacia una regulación integral del cannabis en Europa

Desde Cannabis.es consideramos que estos grupos de trabajo en el Parlamento Europeo son unos pasos decisivos en el camino de lo que seguro culminará en una regulación, esperemos que integral, del cannabis en Europa. Queremos dar cuenta con precisión de lo más significativo que cada uno de los intervinientes trató en estas sesiones. Para ello dividiremos la información de las 8 horas de trabajo que duró la jornada en diferentes artículos, abarcando en ellos una visión global del cannabis desde los cuatro enfoques que se han planteado en las mesas de trabajo.

¿Una utopía posible?

MESA 1 – Los fines terapéuticos y medicinales del cannabis

Modera – Estefanía Torres – Eurodiputada Podemos (GUE-NGL)

Ana Castaño – Responsable de sanidad estatal de Podemos

Carola Pérez – Presidenta del Observatorio español cannabis medicinal

Jean Pierre Voncken – Caso paciente

Manuel Guzmán Pastor – Investigador de bioquímica y biología molecular en la UCM

Mitchel Degens – fundador del “Mambo social club

Manuel Hernández González – Círculo Cannabico de Podemos Madrid

Lourdes Círia Roselló –Círculo Cannabico Podemos Puerto de Santa Maria

Esta primera mesa estuvo centrada en los usos terapéuticos del cannabis. Ana Castaño comenzó por dejar clara la posición de Podemos en torno a la legalización del cannabis, que ya en su programa electoral abogaba por una regulación integral en un marco de salud general. Su propuesta apuesta por “la movilización de todos los colectivos implicados para que sean desarrolladores, evaluadores y controladores de las políticas establecidas. La generación de un marco legislativo sin fisuras y la creación de un entorno de debate que huya el típico discurso de la guerra contra las drogas”.

La siguiente intervención corrió a cargo de Jean Pierre Voncken, padre de tres hijas, una de ellas con un grave tipo de epilepsia infantil. Después de probar varias medicaciones y pasado un terrible ataque que hizo a los médicos temer por su vida, los propios sanitarios reconocieron que no podían encontrar un tratamiento que pudiera hacer mejorar a la niña. Tras buscar por sus propios medios en google y redes sociales, encontró  información sobre los tratamientos de cannabis en enfermedades infantiles y consiguió un bote de aceite de cannabis. Los médicos no pudieron o no quisieron  ayudarle con el tratamiento de cannabis por ser ilegal en Bélgica, cambiaron la dieta de la niña y solo le aconsejaron el aceite de cannabis como última medida. La dieta no funcionó y la niña fue de nuevo ingresada con un cuadro epiléptico severo. Nada más llegar a la casa familiar tras ser dada de alta la pequeña, Jean Pierre administró a su hija una única gota de aceite de cannabis y según cuenta emocionado “a los diez minutos la niña estaba dando saltos en la cama elástica”. El tratamiento actual son 4 gotas al día, la medicación prescrita por los doctores se ha visto reducida en gran medida y la niña lleva 22 meses “sin un ataque serio y sin más visitas al hospital”.

Michel Degens, fundador del club cannábico belga Mambo social club, pidió “reconocimiento; que se reconozca que fumarte un porro no te convierte en un criminal, pero tiene que ser hecho de una forma responsable sin producir daños a los propios usuarios o a los demás […] El cannabis no está prohibido porque es peligroso, es peligroso porque está prohibido. Que se reconozca que las leyes contra el cannabis están obsoletas y no pueden servir a las necesidades de la sociedad moderna en la que vivimos. Hacen más daño que bien a la sociedad y sirven principalmente para criminalizar a personas inocentes, además de favorecer los intereses y las influencias de las redes criminales”. Degens terminó su alegato exigiendo un marco legal integral para regular los derechos de todos los consumidores de cannabis.

Manuel Hernández González explicó las iniciativas llevadas a cabo por el Círculo Cannabico de Podemos, que han contado a través de sus herramientas participativas con más de 10.000 apoyos. Entre ellos destaca la introducción en el programa estatal de la propuesta 264, una síntesis de consenso de la actividad llevada a cabo por el que pretende despenalizar el cultivo, la tenencia y el consumo de cannabis. Han impulsado una propuesta no de ley a nivel estatal y dos iniciativas de ley en Cantabria y Canarias. Hay otras PNL puestas en marcha en Madrid y Andalucía para regular el uso integral del cannabis.

Lourdes Círia, también del Círculo Cannabico de Podemos, habló del activismo cannábico y de su importancia “como interlocutor válido ante la administración, las instituciones, las organizaciones y la sociedad en general. Trabajamos por visibilizar la realidad de todas las personas usuarias, rompiendo así con el estigma del cannabis aun latente en nuestra sociedad”. A su parecer, el Circulo Cannabico de Podemos es la respuesta a toda la comunidad cannábica para organizarse a través de una propuesta de desregularización legislativa para la normalización del cannabis. Explicó su condición de usuaria terapéutica por la endometriosis que padece. Conocida como la enfermedad del silencio, es una enfermedad que afecta a un 15% de la población femenina y como enferma, Lourdes aseguró los beneficios que el cannabis aporta para mejorar la vida a las mujeres que la sufren.   

Por su parte, Carola Pérez contó su experiencia con el cannabis para paliar el dolor que sufre por una grave lesión de espalda, asegurando que “me salvó la vida”. Su experiencia con el cannabis la impulsó a ayudar a otros pacientes que actualmente en España tienen pocas opciones para abastecerse: cultivar con riesgos su propia marihuana medicinal, abastecerse en el mercado negro o acceder a los clubs cannabicos de consumidores. Cualquiera de estas opciones conlleva un alto riesgo, su funcionamiento no está regulado y no se puede asegurar la trazabilidad del producto. La cuarta opción es el Sativex, que solo lo tienen cubierto por la seguridad social en España los pacientes de esclerosis múltiple. Para el resto de enfermedades, si el médico considera prescribirlo, su precio es de 510 euros.  Carola creó la asociación “Dos Emociones”, que ha ayudado a más de 500 personas a conocer la planta y saber cómo se consume. Posteriormente, tras reunirse con investigadores y médicos, fundó el Observatorio Español de Cannabis Medicinal, una organización sin ánimo de lucro cuyo trabajo se centra en la lucha contra la inseguridad jurídica y la inseguridad sanitaria que sufren los usuarios de cannabis medicinal. El observatorio está realizando actualmente dos estudios: el primero, en colaboración con el ayuntamiento de Madrid, va a recoger cannabis de los clubs cannábicos para analizar la marihuana que se está dispensando los pacientes; el segundo, junto a la fundación Canna, hará un estudio de 18 productos de CBD que se están vendiendo en el mercado Europeo. Desde el Observatorio se pretende velar por que la información que se da a los pacientes sea veraz, objetiva y desde una óptica científica.

El profesor Manuel Guzmán admitió que el cannabis no es una panacea, pero sí tiene aplicaciones terapéuticas probadas en varias poblaciones de pacientes. Según el investigador, los estudios clínicos desarrollados durante los últimos 30 años han demostrado la efectividad del cannabis en enfermedades neurológicas y en la mejora de la calidad de vida de los enfermos de cáncer. Hay otros campos, enfermedades que afectan al sistema tracto intestinal, al sistema musculo-esquelético y a la piel, en los que se está realizando una intensa investigación, pero todavía los efectos terapéuticos no están suficientemente establecidos para grandes grupos de población. El paciente hoy en día dispone de varias vías a nivel clínico para tratar sus dolencias.

La primera generación de medicamentos cannabicos dio lugar al Marinol y un derivado sintético 10 veces más potente que el THC, la Nabilona. Al ser compuestos puros, sin los demás componentes de la planta que ayudan a su asimilación, “es muy difícil establecer una ventana terapéutica con pautas de administración adecuada y libre de efectos psicoactivos no deseados”.

Una segunda generación que mejoró el perfil farmacológico está relacionada con el ya mencionado Sativex, aprobado por la Agencia europea del medicamento para tratar los espasmos producidos por la esclerosis múltiple. El Sativex incorpora CBD y otros cannabinoides y “pese a que mejora la ventana terapéutica de sus antecesores, sigue sin satisfacer las necesidades de la mayoría de los pacientes de cannabis medicinal”. El Sativex tiene un ratio 1:1 entre THC y CBD, lo que no está aconsejado para gran parte de las dolencias que se tratan con cannabis. Además su precio es prohibitivo, no solo para pacientes sino para también para el propio sistema sanitario.

Ha surgido una tercera generación de preparados crudos de cannabis, bien en forma de cannabis herbal o bien en forma de aceite. Estos preparados son más difíciles de estandarizar, pero permiten “tunear” para cada paciente los ratios THC-CBD, las vías de administración y los quimiotipos, sativas que son más euforizantes o las índicas, más relajantes. Estos preparados de tercera generación permiten mejorar la ventana terapéutica, la eficacia y tolerancia por ser personalizados e individualizados para cada paciente, además su precio es mucho menor. Según el profesor Manuel Guzmán, un millón y medio de pacientes en Europa podrían estar beneficiándose del cannabis medicinal, por tanto como miembro del Observatorio de Cannabis Medicinal piensa que “ya es hora de que afrontemos el problema de manera urgente y regulemos cuanto antes el uso de esta sustancia”