La jornada europea “El futuro del Cannabis: hacia una regulación integral del Parlamento Europeo se dividió en cuatro mesas de trabajo dirigidas hacia un aspecto esencial en el marco regulatorio del cannabis: los fines terapéuticos del cannabis. Hoy hablamos de las tres mesas de trabajo restantes.

Parte II: Jornada en Bruselas sobre la regulación integral del cannabis

Escrito por . Publicado en Actualidad

4.1818181818182 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.18 (11 Votos)
Mesa de debate en Bruselas

 

Continuamos el artículo sobre la jornada europea  “El futuro del Cannabis: hacia una regulación integral”, que se celebró en el Parlamento Europeo en Bruselas el pasado día 2 de mayo. En la primera parte del artículo se explicaban las propuestas de la primera mesa de trabajo: "Los fines terapéuticos y medicinales del cannabis”.

Actualizamos la información del primer artículo con la detención el día 5 de Mayo de Michel Degens –ponente de la primera mesa de trabajo-, en el marco de una operación policial contra el club social que dirige. Se pueden seguir las últimas noticias de su detención en el hashtag #FreeTrekUwPlant, en la red social Twitter.

En esta segunda parte se dará cuenta del trabajo que se realizó en las tres mesas de trabajo restantes.

MESA2 – ESTIGMATIZACIÓN DEL CONSUMO

Modera – Estefanía Torres – Eurodiputada Podemos (GUE-NGL)

Rosa María Tomillero Cortés – Círculo Cannábico, activista y columnista Rolling Stone

Patrick Devals – Politólogo y columnista en Rolling Stone

Eef de Bruyne – Instructora de cocina y periodista cannábica

El trabajo de esta mesa ha girado en torno al estigma y discriminación social que acompaña al consumidor de cannabis. Las intervenciones en esta mesa de trabajo comenzaron a cargo de Rosa María Tomillero, que se presentó a sí misma como “una superviviente de un infarto cerebral y usuaria de cannabis”. Su presentación empezó señalando lo injusto de una ley que estigmatiza y discrimina al individuo por consumir una planta que le permite estar más sano.  Ella es consumidora medicinal y la policía se ha presentado en su casa dos veces tras las denuncias de los vecinos que creían que traficaba con drogas. Según relató en la sala del Parlamento Europeo, la policía llegó por la noche a su casa, la sacaron desnuda de su cama y la alejaron de sus hijos. Ha explicado el estigma que ha vivido dentro de su comunidad, donde “las demás mujeres normales no la tomaban en serio como madre” y la evaluación, como madre y como abuela, a la que la sometieron los servicios sociales belgas. “No es justo, esta ley criminal tiene que terminar” sentenció Rosa María.

El segundo ponente ha sido Patrick Dewals, enfermero psiquiátrico, científico político y estudiante de filosofía política. Su intervención comenzó por definir el estigma como “una poderosa marca social que determina la forma en la que la gente ve a las demás personas y también la forma en la que  nos vemos a nosotros mismos”. Patrick Dewals señaló en su presentación tres tipos de estigmatización relacionada con el consumo de cannabis: la estigmatización pública, la estigmatización social y la estigmatización propia. Ha explicado cómo se comenzó a señalar a los consumidores de cannabis desde la aprobación de las primeras leyes anticannabis en EEUU. Con la creación en los años 30 de la Oficina Federal de Narcóticos, dirigida por el conocido racista Harry J. Anslinger, se empezaron a extender horribles historias entre la población. Absurdas ideas como que “fumar es de negros y/o mejicanos”, “las mujeres que fuman cannabis se acuestan con negros y /o mejicanos” o la supuesta “relación del cannabis y la música satánica”. Pese a que pueda parecer lo contrario, estas ridículas ideas y otras muchas siguen en la mente colectiva popular. Es responsabilidad de medios de comunicación y  partidos políticos, ofrecer a la sociedad una visión crítica pero también real y científica sobre el cannabis, que nos permita a todos ejercer de forma libre nuestros derechos como ciudadanos.

Eef de Bruine, la tercera conferenciante, es profesora de cocina y periodista cánnabica. Bajo su punto de vista es incompresible que los consumidores tengamos que avergonzarnos y ocultar el consumo a familiares, amigos, compañeros… pero la mayor parte de las veces, por la presión social e incluso legal, no hay otra alternativa. Relató su experiencia, cómo el cannabis la hace sentir mejor, comer con más apetito, liberarse del estrés y como la ayudó a superar su problema de tabaquismo. Según su opinión, hay un montón de gente de éxito que son consumidores, pero la mayor parte “tiene miedo de salir del armario del cannabis”.

MESA 3. Procesos de regularización de otros países hacia un proceso de regularización de otros países y a nivel mundial, riesgos y oportunidades.

Modera – Estefanía Torres – Eurodiputada Podemos (GUE-NGL)

Peter Muyshondt – Oficial de policía y  fundador de  Anyone’s child

Jose Moure Soeiro – Diputado Portugal por el Bloque de Izquierda

Marisa Matias – Eurodiputada por el Bloque de Izquierda portugués

Serge de Bruijn y María Hutten – Fundadores de la ONG cannabica PGMCG

Mª Concepción Palencia García – Senadora Podemos

Bernardo Soriano Guzmán – Portavoz de Regulación Responsable

Oriol Casals – Director del Observatorio Civil de políticas de Drogas

Alejandro Moruno – Nutricionista y autor del blog “Con la comida no se juega

Comienzan las presentaciones de esta mesa de trabajo con la ponencia de María Concepción Palencia García, senadora por Podemos, quien señala en primera instancia cómo el discurso en torno al cannabis está cambiando en los últimos años. Hasta hace poco, cualquier propuesta de cambio en las políticas prohibicionistas era poco menos que una locura. Sin embargo, en estos últimos años, amplios sectores de la población y desde diferentes estamentos están reclamando cambios en las políticas relacionadas con el cannabis. Se refirió a diferentes puntos de inflexión en España, como el Manifiesto de Oñati donde se recogen las bases para una normalización del fenómeno del cannabis y citó como resumen el último párrafo de ese documento: “Una política normalizadora en materia de cannabis no es sinónimo de promoción de las sustancia ni de ausencia de regulación. Se trata de crear el debate social para crear un consenso capaz de modificar los criterios actualmente predominantes por otros más coherentes con el Estado social y democrático de Derecho”.

Intervino a continuación Bernardo Soriano Guzmán, que ha presentado al público la propuesta de la organización Regulación Responsable, para una regulación integral del cannabis. Esta asociación pide la regulación del autocultivo para uso personal, los clubes sociales, la comercialización con licencia, educación para un consumo responsable y el acceso al cannabis medicinal –está última cuestión está delegada en el Observatorio Español del Cannabis-. Han impulsado una ponencia parlamentaria desde el seno de la comisión mixta porque “la cuestión del cannabis es un asunto de Estado transversal a todos los grupos políticos”. Su objetivo es, frente a otras propuestas de regulación parciales, una ley integral que “cristalice en una modificación legislativa de la ley de seguridad ciudadana, el código penal y la ley de estupefacientes”. La iniciativa de ley no fue apoyada por todos los grupos y el pasado 22 de Marzo se presentó ante el Senado por parte del grupo Unidos Podemos. 

Continuó la presentación Oriol Casals, representante de la comisión promotora de la Propuesta de Ley  “La rosa verda”, quien relató la primera experiencia en 2012 del Observatorio Nacional de Política de Drogas en Rasquera, un pueblo de unos mil habitantes, donde a través de un cultivo de cannabis en terrenos públicos se pretendía eliminar la deuda del municipio. El Observatorio ha lanzado una propuesta legislativa popular en el parlamento catalán donde existe un consenso mayoritario para aprobar una ley que reconozca el derecho al consumo, a la libre asociación y al autocultivo, personal o colectivo y sin ánimo de lucro. Según Oriol Casals, está ley estará aprobada antes de verano y se lamentó de una mayor presencia de grupos parlamentario en la sesión del congreso, lo que hubiera significado que existe un mayor consenso en el seno del Parlamento Europeo.

El cuarto ponente fue Alejandro Moruno, diplomado en dietética y colaborador de Podemos en el área de mundo rural y soberanía alimentaria. Ha comenzado dando un completo repaso a la situación del cannabis en el estado norteamericano de Colorado, que ya fue mencionado por esta web en su día. También repasó la situación en Europa, donde la marihuana medicinal está aprobada en Alemania, Dinamarca, Finlandia, Reino Unido, Italia, Suiza, Holanda. En América del sur, mencionó Chile, Méjico, Uruguay –regulación que tildó de demasiado paternalista-. Se aludió varias veces al efecto dominó mundial, provocado en parte por la legalización en la mayor parte de los estados de EEUU y se alabó la labor de Israel en materia de investigación cannábica.

A continuación habló Peter Muyshondt, oficial de policía belga y fundador de la organización Anyone Child. En Bélgica, nada está permitido, la posesión de menos de tres gramos no está perseguida, pero sigue siendo ilegal. Peter llevaba involucrado toda su vida profesional en la guerra contra la droga, cuando en 2006 su hermano murió de una sobredosis de heroína y cocaína. La gente de su entorno esperaba que continuase su lucha contra las drogas con más fuerza y más determinación. Sin embargo después de reunirse con diferentes expertos internacionales en la lucha contra las drogas, se dio cuenta de que las políticas actuales no ayudan a la juventud, no reducen la criminalidad y no fomentan los derechos humanos. “En casi cualquier cuestión, es la peor política que existe”, añadió. Desde su experiencia como oficial de policía pide un cambio en las políticas de lucha contra la droga, que solo son una fuente de beneficios, en forma de recursos, para las fuerzas de seguridad de los estados, el sistema penitenciario y el negocio de la rehabilitación de drogas. 

Marisa Matías, eurodiputada de la izquierda portuguesa, habló de la relación de fuerzas entre las políticas en materia de drogas, fuertemente prohibicionistas y dependientes de los estados y la política sanitaría, que sí es responsabilidad del Parlamento Europeo. A pedido a los diferentes grupos parlamentarios hacer lo imposible a favor de la regularización integral del cannabis, porque para hacer lo posible, ya está luchando la sociedad

Jose Moure, diputado del bloco de izquierdas se refirió a las luces y las sombras del modelo portugués. En 2001, el partido socialista en el gobierno portugués aprobó la descriminalización del consumo y la tenencia para uso personal de todas las drogas, pero la producción y el tráfico continuó siendo ilegal. “Se produjo un cambio de paradigma; se dejó de ver al consumidor como un delincuente, para empezar a mirarlo como un paciente que necesita ser ayudado”. El diputado aseguró que desde la aprobación de esta ley los beneficios han sido evidentes: ha disminuido el consumo de drogas, la criminalidad relacionada con drogas ha bajado y los casos de VIH y muerte debidos al consumo de estupefacientes también se han visto dramáticamente reducidos. La percepción social de la droga ha cambiado y  desde la aprobación de la ley de 2001, ha bajado la preocupación de los ciudadanos a este respecto. A pesar de estos hechos positivos, las sombras de la ley portuguesa son sus evidentes contradicciones, el consumo es legal pero no existe una forma igualmente legal de poder abastecerse.

Serge de Bruijn y María Hutten son los fundadores de una organización de usuarios de cannabis medicinal en Holanda. Esta organización también informa a la sociedad en general sobre el uso del cannabis como medicina. Maria Hutten explicó los problemas a los que se enfrentan los usuarios de cannabis medicinal en Holanda, que solo está cubierto por la seguridad social en casos de esclerosis múltiple o dolor crónico, comparándola con la ley alemana, que acepta el cannabis medicinal para cualquier enfermedad que el médico considere y que se subvenciona por el sistema sanitario. En Holanda, solo el 20% de los pacientes de marihuana medicinal es compensado de alguna forma por el sistema sanitario y el precio de las soluciones farmacéuticas, como ya se ha mencionado, es desorbitado. También hablaron sobre la falta de diferentes variedades en los productos farmacéuticos holandeses, donde los ratios de THC y CBD son fijos y no se ajustan a las necesidades de la mayor parte de los pacientes. También se quejaron de la falta de formación  en materia cannabica por parte de los médicos holandeses.

MESA 4.- Cannabis como nuevo modelo productivo

Stefan Eck – Eurodiputado GUE/NGL por Alemania

Jorge Moruno – Sociólogo y miembro del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos

Comenzó está cuarta y última mesa de trabajo con la intervención del Stefan Eck, quien explicó que la producción de cannabis con fines farmacéuticos está legalizada en Alemania, pero solo variedades con bajas concentraciones de THC. Asimismo aseguró que prácticamente todos los usuarios de cannabis medicinal en Alemania tienen cubierto el tratamiento por la seguridad social. Pero también insistió en que no es suficiente, se necesita una legalización total del cannabis que también cubra el autocultivo y la posesión para el consumo personal.

Jorge Moruno afrontó las cuestiones relativas a la forma de integrar el cannabis en el modelo productivo, según sus palabras, “se trata de evitar que se haga con la marihuana como con otra mercancía más, ya que la incorporación del cannabis la modelo de negocio actual es también una forma de impugnar la arquitectura en la que la Unión Europea ha conformado la división del trabajo y de la producción”. El sociólogo de Podemos ha reivindicado un cambio en el modelo productivo europeo, que incorpore una banca pública, que invierta en sectores tecnológicos y de transición energética –que reduzca la dependencia de la energía- y que apueste por los países del sur, con su privilegiada climatología, como los proveedores de cannabis para toda Europa-. Jorge Moruno terminó señalando que “hay que evitar que esto -el cannabis- se convierta en un negocio para aquellos que especulan y luego se lo llevan a paraísos fiscales y para ello hay que incorporar al modelo productivo criterios sociales, criterios laborales, criterios de economía local y de proximidad”.