Riesgos de viajar con marihuana.

Riesgos de viajar con yerba en el bolsillo

Escrito por . Publicado en Actualidad

2.875 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 2.88 (4 Votos)

 

En estas fechas, muchas personas se preparan para marcharse de vacaciones. Algunas incluso planean llevar a cabo un viaje internacional. Entonces se dan cuenta. Puede que la idea de pasar un tiempo de recreo sin fumar algo se haga un poco cuesta arriba. Tanto que llegue el punto de valorar llevarse una pequeña cantidad para autoconsumo. “¿Y si me llevo un par de porros? Seguro que allí no puedo conseguir...” Y bien sea en avión, en barco o en tren, es mejor tener conocimiento claro a lo que te expones al atravesar fronteras transportando algo de Marihuana.

Pongámonos en situación. Estás accediendo al aeropuerto Adolfo Suárez – Madrid – Barajas. Frente a nosotros está el punto de control, donde se registran los equipajes con rayos X y hay que pasar bajo el arco magnético. ¿Qué puede pasar, si descubren que llevo un par de canutos en el bolsillo?

Me pongo en contacto con la oficina de THC Abogados, en Madrid. Según su propia definición, se trata de “un despacho con actividad en toda España, formado por juristas especialistas en ilícitos relacionados con sustancias estupefacientes y delitos contra la salud pública, ofreciendo la mejor defensa legal en procedimientos administrativos y penales.”

Me atiende Raquel Galiano, la cual advierte sobre los riesgos que conciernen en este caso. “No hay una regulación especial aeroportuaria a este respecto. Si te pillan con cualquier cantidad, incluso con los restos que pueda haber en tu grinder, pueden aplicar la ley como en cualquier lugar público, esto es, sanción administrativa desde 600 a 6000 euros por tenencia y transporte de sustancias estupefacientes. Solo hay una regulación especial para el personal de servicio.” Según nos cuenta Raquel, el delito de tráfico puede agravarse en el caso de llevar además cantidad de dinero. “Si no puedes justificar el dinero que llevas, con facturas o similar, pueden acusarte de narcotráfico, que se ejecuta por vía penal”. También es destacable el tópico de las cantidades de notoria importancia, por las cuales las penas se endurecen y mucho: a partir de 10 kg de Marihuana y 5 de hachís, pueden aplicarte penas de cárcel destinadas solo a los grandes narcos.

El Instituto Nacional de Toxicología establece que el consumo propio está alrededor de los 100 gramos de Marihuana y algo menos de Hachís. En el caso de poder alegar consumo propio, la sanción siempre irá por vía administrativa”, aclara Raquel. Las leyes que se aplican a este tipo de sanciones por tenencia y consumo son las expuestas en la Ley de Seguridad Ciudadana y el Código Penal en los artículos 368-375”.

Según el Código Penal, “serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.” Sin embargo existen circunstancias atenuantes. Para más información a éste respecto, puede consultarse aquí.

Pregunto a Raquel si hay posibilidades de ser intervenido en el lugar de destino. Dice que en principio no, a no ser que haya “presunción de delito flagrante”: “Si en el lugar de origen, sospechan o confirman que te hayas en disposición de sustancias ilegales, pueden intervenirte en el lugar de destino. Pero es difícil que esto pase, porque normalmente el sitio donde te pueden pillar es el aeropuerto de origen, ya que cuentan con sistemas para la detección de estas sustancias, como registros aleatorios, perros, etc.”

¿Estas medidas también son aplicadas a los comestibles, brownies, galletas...?También. Es la misma situación, posesión y transporte de sustancias ilegales. En este caso, la tenencia y transporte están permitidos, siempre que la sustancia no alcance el 0,2% en nuestro comestible. Algunos growshops se dedican a vender muffins de Marihuana bajo esta premisa. Esta cantidad está controlada por expertos para que no supere ese porcentaje.”

¿Qué ocurre si me intervienen en el país de destino, como extranjero? “En ese caso, estás en sus manos. Se aplica el código propio del país, aunque existe legislación internacional y convenios internacionales, son estos códigos los que establecen si la tenencia y consumo es o no es delito. Lo mejor es llamar a la embajada española y buscar representación legal que hable nuestro idioma”. Incluso habría que tener en cuenta la bandera del avión en el que subimos, apunta Raquel, ya que si nos pillan una vez arriba, si la bandera es, por ejemplo, Noruega, nos detendrían en el mismo momento pues en ese país está prohibida la posesión. En otros casos, por ejemplo, Emiratos Árabes, no pasaría nada pues allí está permitida.

Puede que, en un alarde de imaginación, pensemos en enviarnos un paquete con nuestras galletas al  punto de destino. “No suele ser una buena idea. Puede que el paquete llegue, pero tratándose de comida, seguramente pueda ser objeto de revisión y análisis en la frontera. Además, piden identificaciones y remites de la procedencia del paquete. Si no lleva estas identificaciones, incluso es más sospechoso”.

Tras nuestra charla con Raquel, eché un vistazo a la legislación de algunos destinos turísticos habituales para conocer sus medidas en cuanto a la Yerba. Por ejemplo, en Portugal se despenalizó el autoconsumo en 2001. Las cantidades varían según la droga, pero aproximadamente son 20 gramos de Marihuana y 5 de Hachís. En caso de que la policía nos registre, no nos llevaría a comisaría, sino que nos conduciría a un tribunal que decidiría si somos o no adictos a la droga, en cuyo caso nos ofrecerían alternativas de deshabituación o una pequeña multa económica en el caso de no ser adictos.

Marruecos Tetuan web

 

En Marruecos, así como en Francia, no hay diferenciación entre drogas duras y blandas, por lo que la tenencia es considerada como una infracción grave. En Marruecos, a pesar de ser uno de los grandes exportadores de Hachís del mundo, la posesión de Marihuana para consumo propio puede conllevar multas y una pena de prisión de entre un mes y cinco años. En Francia, está prohibida la apología de la marihuana, y te pueden detener por llevar una gorra con la hoja de siete puntas.

En Reino Unido, el consumo también puede acarrear una pena  máxima de 5 años de cárcel, además de su correspondiente multa. Los policías británicos procederían a ficharte en sus sistemas para la posteridad, te darían una advertencia y una multa por desorden de unas nada desdeñables 90 libras. En caso de tenencia, podrían arrestarte pudiendo ser con cargos, amonestación, multa o con nada. 

London Bobbys web

 

Claro está que siempre encontraremos a algunos fumadores intrépidos que intentarán pasar sus canutos por la frontera. Hablamos con María Tomás (nombre ficticio), que nos cuenta su experiencia. “Yo pasé una piedra de Hachís de camino a Birmingham. Realmente se me había olvidado en el bolsillo de un pantalón. Pero fue una estupenda sorpresa cuando llegué allí y la descubrí deshaciendo la maleta”. También Pedro Casero (de nuevo nombre ficticio) nos habla de cuando se llevó unos comestibles a Hungría. “Iba acojonado con la idea de que me pudieran pillar. Tenía cuatro brownies para compartir con el amigo que iba a ver allí. Estaba en la cinta antes de llegar al checkpoint y me puse tan nervioso que me comí la mitad. Pasé el control sin  problemas y al subir al avión me pegó un cebollazo infernal. El viaje se me hizo corto”.

Con toda la información en la mano, eres tú quién debe decidir. Lo mejor es, así como nos cercioramos del tiempo que va a hacer, o de la localización de nuestro hotel, echarle un vistazo a la legislación al respecto del país que vamos a visitar. Además, descubrí que existe una página web que nos ofrece una completa Guía de viaje cannábico” con los mejores sitios para conseguir algo para fumar. La página, We Be High, abarca los cinco continentes y puede servirnos a nuestro efecto, intentando siempre ser prudente.