La Asociación Madrileña de Estudios sobre el Cannabis nos abre las puertas para asistir al fallo del jurado y la entrega de premios de la Copa de la Marihuana en su nueva sede. Esta Copa se ha convertido en uno de los torneos más prestigiosos de toda España, desde 1997.

XII Copa de la Marihuana de la AMEC 2018

Escrito por . Publicado en Actualidad

2.5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 2.50 (11 Votos)
XII Copa de la Marihuana de la AMEC 2018

 

La Asociación Madrileña de Estudios sobre el Cannabis fue fundada en el año 1995 y organizanla Marcha Mundial de la Marihuana en la capital. Además, desde 1997 celebran la Copa de la Marihuana de la asociación, que se ha convertido en uno de los torneos más prestigiosos de toda España. La AMEC nos abre las puertas para asistir al fallo del jurado y la entrega de premios en su nueva sede.

La asociación cannábica más veterana de España celebra su certamen anual

Me dirijo a la nueva localización de la Asociación, sita ahora en la Calle de la Rosa 1, accesible desde la parada de Metro de Antón Martín. “Antes venía gente de todas partes. De Alicante, de Andalucía, de Valencia también...”. Nos atiende Lucky, activista veterano y presidente de la Asociación. “Hemos celebrado ediciones en las que participaban más de cien personas… este año, con el tema del cambio de local y el poco tiempo que hemos tenido para la difusión, quizás sea menor la concurrencia.”  Lucky nos explica el desarrollo que han tenido las ediciones, cómo fueron pioneros en la celebración de competiciones cannábicas de este tipo en España, “salimos en un montón de periódicos, en la tele… policía por la calle, al presidente de aquel entonces le detuvieron… Veinte años después, hay un montón de copas por todos sitios, a nadie le extraña ya que se organicen, incluso son medio profesionales”.

Accedemos a la parte baja del espacio mediante una empinada escalera. Allí se encuentra David, encargándose de supervisar y registrar los detalles de cada concursante. “El funcionamiento es sencillo: entregas 15 gramos y te damos una muestra de un gramo y medio de cada yerba participante. Tu muestra se reparte entre diez y tú recibes diez muestras. Se asigna un número y se entrega una hoja para puntuar cada muestra. Así, cada concursante es jurado también. En tu hoja puntúas distintas cosas, presencia, gusto y efecto. Tienes un mes para valorarlas tranquilamente, en tu casa o donde quieras. Luego, la gente nos trae o nos manda las fichas y nosotros hacemos las tablas y vemos quién gana” resume Lucky.

copaamec6

La entrega de premios de hoy es un verdadero acontecimiento para esta pequeña comunidad cannábica. Socias y socios van llegando paulatinamente al recinto adornado con bombillas de colores y donde ya suenan canciones de los Clash. Participantes charlan animadamente sobre los resultados de la cosecha de este año. Nacho, representante de una conocida marca de nutrientes, comenta sobre focos LED en su cultivo de interior mientras pasa un cohete de Gorilla Glue. Al parecer son luces bastante caras pero merecen la pena. Ha participado varias veces en el torneo, alzándose con el triunfo en el 2004. “Este año no participo pero me gusta venir a hablar con la gente, ver qué se cuenta. Siempre se aprende algo”, cuenta Nacho.

Se habla de la escasa participación de este año, que congrega a 20 únicos participantes. Llega Pedro, al que apodan “Mano Fina” y que califican algunos como uno de los mayores expertos en cultivo de todo Madrid, junto quizás a J.C, un hombre de ojos claros tras lentes y pelo cano, que exhibe una sonrisa permanente. La gente estrecha las manos y rula los fasos a toda velocidad. “He traído distintas muestras, pero creo que deberías probar esta Bruce Banner. Los cogollos más duros y potentes que he probado nunca”  cuenta Pedro sacando una bolsa con distintas muestras. Llegan más personas, nos surten de suculentas viandas para aliviar el hambre. Allí vemos tortillas de patata y trufas cannábicas.

Avanza la tarde y pronto son las nueve de la noche, momento en el cual pregunto por el concierto que estaba previsto y que se ha tenido que suspender. Según parece, un par de socios iban a interpretar unas piezas pero uno de los músicos olvidó el instrumento en casa.

Sobre las diez de la noche, comienza la entrega de premios. Sin preámbulos, Lucky se dispone con la clasificación y va anunciando las yerbas ganadoras, las catadoras y catadores mejor valorados, y entregando los premios correspondientes. El tercer premio en Presencia se otorga a M.J, cultivadora y socia veterana, que se lo lleva presentando una Critical +. La muestra 217 arrasa en varias categorías con una fantástica Lemon Skunk, alcanzando el segundo puesto general y una Blue Cheese consigue el tercero. Al fin, es una muestra de BCN Diesel la que se alza con el codiciado trofeo en la clasificación general. Aunque el concursante no ha podido acudir esta noche, se lleva un fuerte aplauso de la asociación, vía telemática.

Daniel M.G acaba de ganar cuatro premios en distintas categorías, entre ellas la de mejor catador. Describe el momento como contento, ha participado durante ocho años y es la primera vez que logra una clasificación como ésta. “El puesto de mejor catador es una competición personal con el anterior campeón” me comenta entre risas. Asegura que los premios son estupendos, consistentes material de cultivo de los patrocinadores, semillas de prestigiosos bancos, kits para fumar…  Daniel no cree que haya competencia entre los cultivadores de la sierra y los del centro de la ciudad, “se consiguen distintas calidades, mejores y peores”. “Una muestra al día para no mezclar y ganas de fumar” es la rutina que ha seguido como juez.

La estancia, ahora con luz baja, está inundada de aromas de los distintos fenotipos que las socias y socios fuman o intercambian. Cogollos irradian colores radioactivos que van desde el verde fluorescente hasta el amarillo químico, pasando por rojo, morado, púrpura, granate, hasta llegar al mismo ultravioleta, configurando un verdadero arco iris de olor y sabor. “Pin” saca su armónica y sopla “A House of Rising Sun” de The Animals. Pregunto a Fernando, un hombre bajo de ojos rasgados si en algún momento le ha puesto nombre a sus plantas. “Bueno, en un tiempo anterior sí que lo hacíamos. Les poníamos nombres como “La Pelusa” o “La Roja” o “La que coloca fuerte”. Ahora las plantas vienen con sus propios nombres”, comenta mientras degustamos una sabrosa Haze.

Tras una conversación sobre fotografía analógica con Marina, marcho de ese rincón de libertad en Madrid que es la AMEC. Dejo a las socias y socios en pleno arranque con un tango en karaoke. La competición se celebrará de nuevo este año, con más concursantes y nuevos fenotipos. Salgo con la sensación de haber conocido a un grupo de personas estupendas que cuentan con una magnífica asociación, abierta a toda persona con curiosidad e inquietudes en común. La punta de lanza del activismo cannábico en la capital.