Acudimos a la cita del día 4 de mayo a las cinco de la tarde dirigidas a las personas interesadas en los derechos y el futuro de los consumidores de cannabis. En las charlas celebradas en la sede de la Asociación Madrileña de Estudios sobre el Cannabis, se discutieron importantes temáticas sobre legislación y derecho. Repasamos y resumimos los contenidos de las charlas celebradas en Madrid, previas a la manifestación MMMM 2018.

Mesa debate sobre Derechos Universales y Autocultivo en la AMEC

Escrito por . Publicado en Actualidad

2.5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 2.50 (9 Votos)
Mesa debate sobre Derechos Universales y Autocultivo en la AMEC

 

Acudimos a la cita del día 4 de mayo a las cinco de la tarde. En la puerta del nuevo local de la AMEC, sito en el número 1 de la Calle de la Rosa, muy cerca de la parada de Metro de Antón Martín, se formaban los primeros corrillos de personas interesadas en los derechos y el futuro de los consumidores de cannabis. En las charlas celebradas en la sede de la Asociación Madrileña de Estudios sobre el Cannabis, se discutieron importantes temáticas sobre legislación y derecho.

«Repasamos y resumimos los contenidos de las charlas celebradas en Madrid, previas a la manifestación MMMM 2018»

La mesa fue moderada por Martín Barriuso, histórico activista y representante de la Federación de Asociaciones Cannábicas. Avisados los ponentes del escaso tiempo del que disponían, la primera charla sobre los Derechos Universales contaba con la intervención de Beatriz Macho, en representación de la Confederación de Federaciones y Asociaciones Cannábicas (CONFAC); Ana Fuera, de parte de la Coalición Europea por Políticas de Drogas Justas y Eficaces (ENCOD); Alba Villanueva, de la plataforma No Somos Delito y Jose Carlos Bouso por voz de ICEERS, fundación que promueve la utilización de plantas de uso tradicional (etnobotánicas) como herramientas de uso terapéutico en la sociedad actual.

Tras un completo repaso por parte de Beatriz Macho de los artículos de la Constitución Española que aseguran una serie de derechos fundamentales, en su mayoría transgredidos por las autoridades cuando se trata de consumo de yerba, Ana Fuera denunció la actual política de drogas como una excusa para criminalizar colectivos: “La autoposesión, entendida como la posesión exclusiva del propio cuerpo, reclamada por autores como Escohotado o Szasz, es un derecho vulnerado sistemáticamente”, explicó la ponente.

En su intervención, Alba Villanueva declaró que, “el código penal está redactado desde el punto de vista del enemigo, esto es, cualquier situación lleva una importantísima carga de prejuicio por parte de las autoridades”. Además, en cuanto a la actual Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como Ley Mordaza, “Están yendo a por los artistas, a por titiriteros, raperos, se han dado cuenta de que la gente está protestando, intentando participar de la política”. Por su parte, José Manuel Bouso abogó por trabajar e investigar sobre el terreno de las aplicaciones médicas de la marihuana y otras plantas psicoactivas. “La vulneración no es tanto de la legislación si no en su concepción borrosa. Se entra demasiado en contradicciones e indefinición, por ejemplo en el concepto de Salud Pública” explicaba el farmacólogo.

Tras el debate abierto, una foto de familia y algún canuto, se reanudaba la jornada de charlas con una mesa sobre autocultivo y cultivo colectivo. Para esta ocasión, las ponencias estaban repartidas entre Eloy Expósito de CONFAC, Patricia Amiguet del colectivo de Red de Estatal de Mujeres Antiprohibicionistas (REMA), que engloba Mujeres Cannábicas; Héctor Brotons del estudio jurídico BrotSanBert y Gabriel Miró del Grupo de Estudios de Políticas sobre el Cannabis.

Eloy Expósito comenzaba su exposición hablando sobre activismo cannábico, explicando el caso de la propuesta de ley dada en Cataluña y que regulaba de forma ética la forma en que las asociaciones y consumidores debían afrontar el cultivo colaborativo y autocultivo. “Una ley que fue apoyada por todos los grupos políticos, excepto el Partido Popular, el partido en el gobierno”, afirmaba Expósito. En su argumentación, abogaba por la inclusión en la regulación de sectores transversales, como el agrario, al cual le reportaría grandes beneficios, además de verse regenerado e impulsado como pocas veces a lo largo de la importante historia que tradicionalmente ha tenido este sector en España.

En la intervención de Patricia Amiguet, recordaba los distintos colectivos que forman parte de REMA y pronto abordaba cuestiones de feminismo relacionado con el sector de la mota: “la paridad dentro de este ámbito, como en otros muchos, no existe. Debemos educar contra la cosificación y referenciar los errores que en cuestión de género se cometen, en un mercado que se supone abierto”, comentó. En el turno de Gabriel Miró, el ponente se refirió a varios documentos que han venido elaborando desde su organización, estructurados en dos libros que explican el porqué es necesaria una nueva política de drogas y una propuesta en sí misma, en el segundo libro. Entre las propuestas, señalar el acceso legal para mayores de 18, derecho a autocultivo limitado a un número concreto de plantas, regulación del ánimo de lucro, prohibición de la publicidad abierta (salvo en lugares concretos) y regulación honesta de las sanciones administrativas. Además, sería constitutiva de delito la venta y distribución a menores de 16 años.

Cerrando el coloquio, Héctor Brotons del despacho BrotSanVert y en representación del Observatorio Europeo del Consumo y Cultivo de Cannabis (OECCC) aclaraba las cuestiones legales que rodean actualmente al cultivo colectivo y autocultivo: “no es cuestión de ser un fumeta, es una cuestión de derechos fundamentales que nos afectan a todos y que se vulneran sistemáticamente en relación a consumidores de cannabis”.