Una de las principales causas por las que un cultivo es detectado suele ser el olor penetrante que sale del conducto de extracción...

La seguridad en el cultivo: los olores

Escrito por el . Publicado en Artículo

4.125 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.13 (8 Votos)

 

Una de las principales causas por las que un cultivo es detectado suele ser el olor penetrante que sale del conducto de extracción.

Hay múltiples noticias en los periódicos sobre levantamientos de cultivos, y casi siempre relacionados con las quejas de vecinos o directamente detectados por la policía. No es que se trate de mala suerte, sino más bien falta de profesionalidad en la construcción del sistema de extracción.

Hay múltiples medidas para combatir el olor tanto del conducto de extracción como dentro de la casa. La primera es imprescindible, el filtro de carbono activo. Los hay de varias clases, empezamos con los clásicos recargables. Son muy pesados y caros. Hay que tener una buena estructura para colgarlos, en una ocasión vi como el peso de uno de ellos llegó a doblar una instalación de dos railes metálicos en forma de L.

filtrokoa koalair

Más ligeros, y también más económicos son los filtros de la línea Filtrokoa o también Koalair. No se pueden abrir para cambiar el granulado de carbón activo, pero como ya he dicho, su relativa ligereza y su precio son una gran ventaja. Como los primeros, vienen con una camiseta que actúa como pre-filtro contra el polvo. Se recomienda lavar esta camisa cada medio año para evitar su saturación. Estos filtros metálicos suelen tener una vida útil de hasta tres años, en el caso de los primeros, se puede cambiar el contenido de carbón, los segundos simplemente se sustituyen.

Odorsokdef

La tercera opción son los filtros de la línea Odorsok, son plegables y están hechos con un tejido especial fabricado con hilos y fibras de carbón y unidos entre sí para formar un compuesto multi-capa. Por su diseño son muy ligeros, son muy baratos, pero su vida útil solo está entre ocho y doce meses. Los considero solo útiles para un cultivo ocasional, sobre todo por su precio. Para instalaciones más duraderas son preferibles los filtros metálicos anteriormente descritos.

Para mejorar la destrucción de olores más allá de los filtros tenemos varios artilugios interesantes. El primero es el Exterminaolor, artilugio que se instala dentro del tubo de extracción, consiste en una base metálica con dos bocas para los tubos, en cuyo interior hay unos tubos de membrana permeable, que se llena desde un orificio en la parte superior con un líquido anti-olor. Luego se cierra con un tornillo el agujero, y dentro de unas cuatro horas ya ha penetrado en los tubos y es eficaz. El fabricante indica que la duración de un rellenado es de unos 60 días. Como alternativa existen líquidos anti-olor, impregnamos un trapo con el líquido y colocamos el trapo dentro de tubo de extracción.

El segundo es un generador de Ozono. El Ozono es un gas desinfectante depurador y purificador que normalmente se gasta para aguas minerales, pero también es un potente destructor de olores. En altas dosis y exposición prolongada puede provocar irritación en los ojos y en la garganta. Los hay de todos los tamaños y capacidades, suelen ser caros, pero destaca un modelo pequeño y económico, de Cornwall Electronics, que incluso es programable.

ozotres

Luego está el generador de ozono de conducto, instalado dentro del tubo de extracción. Colocado al final del recorrido de extracción, las lámparas generan moléculas de ozono que depositadas en el aire eliminan los microorganismos que forman el olor, transformando el aire contaminado del conducto en aire limpio y descontaminado. Este aparato debe ser lo óptimo para el control del olor en combinación con un filtro de carbón activo. Se comercializa con el nombre de Ozotres. Es caro, pero ante el peligro de que el cultivo sea descubierto, todas las precauciones son pocas.

Bien, hemos explicado cómo tratar el aire cargado de olores del conducto, pero queda el olor dentro de casa. Un vecino nos puede llamar a la puerta de la casa, el cartero también o quizás la Policía Local viene con una tontería insignificante. Si huele, simplemente mal... ¿Cuántos cultivos habrán volado por tonterías así? Para evitar esto, pondría un pequeño generador de ozono dentro o fuera muy cerca de la puerta del cultivo, de ésta manera el olor no puede invadir toda la casa. También conviene tener algún depurador potente de aire cerca de la puerta de entrada de la casa, en los Grow Shops hay muchas alternativas, la marca Vaportek de Hesi tiene unas cuantas propuestas interesantes. Los ambientadores de supermercado no son muy efectivos.

Hay un pueblo en la costa mediterránea con muchas urbanizaciones, donde la policía local se ha hecho con un perro anti-droga. Un agente pasea con el perro por las calles, y como la gente que cultiva en chalets no suele tomar mucha precaución, encuentran un cultivo cada semana, y salen triunfando en la prensa casi todas las semanas. Contra el olfato del perro me temo que muy poco se puede hacer, quizás combinar todas las medidas posibles, por caras que sean, con una extracción dirigida no hacía la calle, sino a la parte trasera del chalet, y en lo más alto posible, para disipar el aire del conducto. Aun asík, rezaría.