Hoy nos adentraremos en el cultivo de interior con más profundidad, y veremos cómo ateniéndonos a unos pocos principios básicos, sin grandes esfuerzos, conseguiremos unas cosechas abundantes

EL CULTIVO DE INTERIOR (2)

Escrito por . Publicado en Artículo

4.484375 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.48 (32 Votos)

 

Hola amigas y amigos, bienvenidos de nuevo a bordo para continuar la travesía por esta apasionante y verde mar, os saludo. Hoy nos adentraremos en el cultivo de interior con más profundidad.

Veremos cómo ateniéndonos a unos pocos principios básicos, sin grandes esfuerzos, conseguiremos unas cosechas abundantes, con hermosas plantas repletas de grandes cogollos, duros y brillantes por la resina que los cubre.

En mi anterior entrada os decía que yo prefiero tener varios indoors en mi cuarto de cultivo en vez de utilizarlo en su totalidad como tal. El motivo es claro, puedes tener uno con plantas en crecimiento, otro con plantas en floración, con lo cual aumentas el número de cosechas. Si te organizas, cuando cosechas las que están en floración pones el indoor que tienes en modo crecimiento a floración, y comienzas una nueva en el primero. De este modo acortas el tiempo entre cosechas. Sí, ya sé que el resultado final será el mismo en ambos casos, pero tiene sus ventajas. En caso de plagas, su tratamiento será más efectivo debido al menor espacio de estos, y no se extenderá por todo nuestro cultivo. En el mal caso de que la policía nos visite, el estado de las plantas ayudará en vuestra defensa, y tampoco os incautarán grandes cantidades de marihuana, pues solamente tendremos secas diez o doce plantas, mientras las otras están creciendo, por lo qué el consumo propio es más fácil de demostrar que en el caso que nos incauten veintitantas plantas secas. En cuanto al consumo, será ligeramente superior debido a que necesitaremos más extractores, y la cantidad de luminarias y correspondientes balastros va en función de los metros cuadrados de utilicemos, así que juzgad vosotros mismos.

Y después de este breve inciso comenzamos con el cultivo de interior.

Os decía antes, que para conseguir unas buenas cosechas debemos atenernos a unos principios, que como su propio adjetivo indica, son básicos para conseguirlas y no tirar el dinero. Porque una cosa tengamos clara, hasta que no los controlemos bien, aprendiendo el cómo, y porqué, y nos ajustemos a ellos respetando los parámetros indicados para nuestros cultivos, no son los mismos para una variedad sativa que para una indica, o un híbrido. Nunca conseguiremos buenos resultados: compraremos los mejores sustratos, las mejores semillas de bancos contrastados, que no son precisamente baratas, abonos eco de la mejor calidad, y cuando después de dos o tres meses de espera, cosechemos nuestras plantas y nos encontremos con que los resultados no son los esperados, y mucho menos la producción, entonces nos preguntaremos qué pasa. Que si los bancos exageran, que si tal, cuál, etc... Y la culpa es sólo nuestra, pues no hemos respetado dichos parámetros, y las plantas, como seres vivos que son, no han desarrollado todo su potencial, y por tanto, aparte del tiempo perdido, hemos tirado el dinero a la basura.

Para conseguir unas buenas cosechas hay que respetar dichos principios básicos de cultivo. Como os vengo diciendo en capítulos anteriores son cinco, aunque también os he dicho para mí hay un sexto pilar: la observación y revisión diaria de nuestras cosechas, y su anotación en el cuaderno de cultivo.

Sé que es pesado, pero estar atentos a cualquier signo o señal de problema, deficiencia, etc… nos permitirá tomar medidas y corregirlo en sus primeras fases, con la consiguiente ventaja. Todo eso repercute en el resultado final. Por ello una costumbre muy sana, y que os recomiendo, es encender y apagar el Indoor o cuarto de cultivo vosotros mismos. Es lo que yo hago y ello me permite observar las plantas, su estado y de paso, el correcto funcionamiento de todos los aparatos, ventiladores, etc…

Y si después apuntamos todo en vuestro cuaderno de cultivo, nos servirá de ayuda en posteriores ocasiones.

cuaderno

problemas

Antes de continuar permitidme hablar un poco de la fotosíntesis, esa maravilla de la naturaleza sin la cual nuestras plantas, ni nosotros mismos existiríamos. Es un proceso en el que las plantas utilizan la energía del sol, lámparas en nuestro caso, y la aprovechan para combinar el CO2 de la atmósfera, con el agua y oxigeno del sustrato a través de las raíces (de ahí la importancia de una buen sustrato, que este bien aireado y esponjoso.) para generar glucosas, etc… Energía con la que crean los distintos aminoácidos, proteínas, hidratos de carbono, entre otros, para crecer y desarrollarse. Las plantas absorben el CO2 a través de unos poros llamados estomas que tienen en las hojas, y por ellos expulsan el oxigeno sobrante que produce dicho proceso a ella.

El CO2 es un gas tóxico e inodoro presente en la atmósfera en una proporción mínima, sobre un 0,03% más o menos (depende de la parte del planeta en que vivamos), unas 300 ppm o partes por millón. Bien, aunque no llega ni a una milésima parte de ella es de vital importancia para nuestras plantas. Lo obtienen como he dicho a través de las hojas, y en la naturaleza es inagotable, pero nosotros cultivamos en indoor, en un cuarto de cultivo, dentro de una casa, Si no proporcionamos una ventilación adecuada, nos limitamos a encender y apagar el cultivo, cerramos la puerta del cuarto y ventanas se creará un clima cerrado que puede llegar a ser nocivo. La planta de cannabis puede desarrollarse correctamente con una concentración hasta cinco veces mayor, 1.500 ppm, pero pasando de esos límites comienza a ser tóxico para ella. Tened en cuenta que todas las plantas devoran el CO2, cannabis incluido, y acaban con él dentro de una habitación cerrada en muy poco tiempo, y que sin este las plantas simplemente no crecen, de ahí la importancia de una buena ventilación, que como ya os he dicho, va ligada íntimamente a la temperatura y la humedad, por lo tanto también es fundamental para el correcto control de ambas, y disponer de ella en nuestro cuarto de cultivo nos asegura en gran parte el correcto suministro de CO2.

Muchos cultivadores utilizan aparatos generadores de CO2 para aumentar sus niveles y así conseguir más productividad. De hecho he leído y visto mucho sobre el tema, estando demostrada su efectividad en las cosechas en interior, pero como aún no lo he probado no opino. Además suelen ser caros. Podemos hacer una prueba usando un método casero, mezclando vinagre con bicarbonato, pero para controlarlo necesitaríamos medidores de, etc… y más gasto. Quizá la próxima temporada experimentemos con él, utilizando todo eco, eso por supuesto, así que de momento nos conformaremos con ir dominando estos pilares básicos para más allá meternos en otras florituras.

Un inciso. Como ya habéis leído, las plantas absorben el CO2 a través de los estomas de las hojas, por lo que estas son primordiales para que crezcan y se desarrollen con todo su potencial, proporcionándonos así cosechas productivas y abundantes.

cosechaabundante

Las plantas necesitan toda su fuerza para conseguir los nutrientes del sustrato, y más todavía en el cultivo ecológico, a base de abonados orgánicos. Los abonos orgánicos, guano, algas, estiércol, que utilizamos son naturales, tan solo los preparamos. No vienen sintetizados ni preparados para una rápida asimilación por parte de las plantas, como es el caso de los abonos ecológicos comerciales de los cuáles hay multitud de marcas en el mercado. Por lo tanto tienen que disolverse e interactuar con el sustrato para que las plantas los obtengan. Las raíces tienen que esforzarse más para conseguir dichos nutrientes, Para ello debe estar fuerte, debe obtener toda la energía posible de la fotosíntesis. Y para ello necesita de todas sus hojas.

Las plantas necesitan todas sus hojas durante todo el ciclo de su vida. Os recomiendo quitar el mínimo número de ellas posible, tan solo aquellas que las plantas vayan desechando, o, esperemos no se dé el caso, de que muestren signos de enfermedades tipo oídio, etc...
Debemos procurar mantener el máximo posible de hojas, y nunca en fase de crecimiento y primeras semanas de floración, tan solo en las dos últimas semanas, quitar alguna de las más grandes, he dicho alguna, para efectos lumínicos. Esto es fundamental en el cultivo eco, pero nos añade un problema, una mayor condensación de humedad y para controlarla es necesario disponer de una buena ventilación.
Y hablando de ventilación, y de que tenemos nuestro indoor recién montado, vamos a comenzar con los principios básicos del cultivo de la marihuana en interior con ella.

La Ventilación.

Una buena ventilación en nuestro cuarto de cultivo, o indoor, es de gran importancia, pues como ya os he dicho, disponer de ella nos asegura un buen control de la temperatura y de la humedad, una mejor respiración de la planta y conseguir esos cogollos sueño de todo cultivador. Para conseguirla debemos tener en cuenta tres factores, la extracción del aire viciado interior, usando un extractor, la entrada de aire nuevo mediante un intractor, y por supuesto uno o más ventiladores para repartir el aire por todo el interior de manera uniforme que eviten la creación de bolsas de calor o aire viciado.
El extractor es vital, al expulsar el aire viciado evita que estas se asfixien. Para saber que potencia, caudal, o volumen de aire que debe de tener debemos multiplicar el volumen, en metros cúbicos, de nuestro indoor o cuarto de cultivo por 30. ¿Y, por que por 30…? Pues porque es, más o menos, la cantidad de veces que debe renovarse el aire cada hora en los cultivos de interior. Este cálculo nos dará también la potencia del intractor, que debe de tener menor caudal, ya que siempre debe de salir más aire del que entra, de ahí que en los indoor cuando funciona todo correctamente están abombados hacia dentro. En el caso de que uséis filtros de carbono antiolores el extractor deberá ser más potente. Es mejor pasarse, podemos utilizar un potenciómetro para regular su funcionamiento y así su caudal, nunca se sabe cuando necesitaremos más. Debemos conectar su salida al exterior, así evitamos que la habitación suba de temperatura de forma indeseada. Las plantas aceleran la fotosíntesis y su metabolismo al aumentar la temperatura, cuando esta alcanza los 30ºC la fotosíntesis va disminuyendo, y una vez que esta sobrepasa los 31.5º o 32º C las plantas entran en modo estrés, transpiran más y no llegan a desarrollarse adecuadamente. De paso expulsamos el aire viciado. Sí disponéis de aire acondicionado en la habitación no existe ese problema pues la entrada de aire nuevo y evacuación del viciado están aseguradas, al igual que el control de la temperatura, pero si no disponemos de él es muy recomendable su conexión al exterior del cuarto de cultivo o habitación donde tengamos nuestro indoor.

El intractor va en función del extractor. Debe introducir un caudal o volumen de aire de dos tercios del volumen que saque el extractor. A ser posible que enfoque al suelo. Recordad que el CO2 es más denso que el aire, tiende a depositarse en el suelo y de esta manera lo esparce por el interior. Es importante que lleve un filtro, o rejilla muy fina para evitar que junto al aire nuevo entren visitantes inesperados, mosquitos, etc….

Por último vamos con los ventiladores. Su uso en interior es necesario para la correcta distribución y circulación en el interior del cuarto de cultivo o indoor, evitando una excesiva condensación de humedad en las hojas de las plantas, paredes o rincones, bolsas de calor, etc… Los hay de mil tipos, oscilantes, basculantes, de torre, fijos… en fin para todos los gustos y precios. Para mí el ideal es uno plano, con una rejilla giratoria, de varias velocidades, pues distribuye el aire en una corriente circular, que unida a la del intractor ventila mejor que los otros, pero…lo dicho.

4.1ventilador

También podemos poner alguno basculante, para no mantener una corriente de aire fija sobre ninguna planta, de pinza a media altura, suave, para que el movimiento de las ramas las ayude a fortalecerse y soportar mejor los inmensos cogollos que esperamos. Es muy necesaria su limpieza y mantenimiento nos aseguran un correcto funcionamiento de estos, evitan zumbidos innecesarios y duran más tiempo. Tened en cuenta que están funcionando casi las 24 horas del día, y el polvo se adhiere a las aspas desequilibrándolas, obstruye conductos y se reducen los caudales de intro o extracción. No son baratos…Un consejo, cuando os decidáis ya por los modelos que necesitéis, buscad en varios sitios y compara los precios. Os asombrará las diferencias que puede haber entre ellos. Por cierto, no solo se venden en los grows… ahí lo dejo.

Y bueno el espacio se agota, y llega la hora despedirse. También es la hora de fumar mi Boong de #Syrup, quién estas palabras inspira. Ha sido un placer estar con vosotros, y espero que lo aquí escrito os guste y sirva. Os dejo en puerto hasta la próxima entrada.


#LosMejoresHumos a vuestra salud!