Canciones que acaban en sexo salvaje irremediablemente.

Drogas que hicieron posible que hoy estés aquí

Escrito por . Publicado en Artículo

4.0416666666667 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.04 (12 Votos)

 

Suena White Rabbit de Jefferson Airplane. Esta canción, escrita bajo los efectos del LSD, que ya fue la BSO del Verano del Amor en 1967, ha seguido siendo una melodía perfecta para el acercamiento y el dejarse llevar.

Cualquier año de cualquier década posterior una pareja comienza a bailar el mismo tema acompasadamente bajo los efectos de una hierba demasiado buena para ser verdad. Canciones que acaban en sexo salvaje irremediablemente. Sabemos que no es santo de tu devoción imaginar a tus padres de esta guisa, pero ¿qué pasaría si hubieses sido engendrado de una manera similar? Pues que estarías aquí gracias a los benditos efectos de alguna droga. Canciones para soñar y para… lo que tú quieras hacer con ellas.

1. I’m waiting for my man - The Velvet Underground. 1967. Heroína

Estoy esperando a mi hombre. Me siento bien. Me siento tan bien…” Este tema de The Velvet Underground podría haber hecho que saltaran chispas en cualquier habitación. Lou Reed se atrevió a escribir una canción sobre comprar drogas. Algo un poco raro en aquella época, ya que el punto de vista normalmente era distinto: consumirlas y estar colocado. En la melodía se nota la ansiada espera por la llegada de ese hombre vestido de negro, ya que va in crescendo hasta acabar con un frenético teclado y un bajo que se hace cada vez más notable. En una cover que hizo David Bowie incluso aparecen gemidos. Ya fuera por la heroína o por echar un polvo, está claro que es una canción que desemboca en un gran deseo.

 

2. Brown Sugar - The Rolling Stones. 1971. Heroína

La banda de rock & roll más grande del mundo tiene muchas canciones escritas bajo el efecto de las drogas, pero Brown Sugar es posiblemente uno de esos temas que todos podríamos tararear y bailar en coreografía. “Azúcar moreno, ¿cómo es que sabes tan bien?” La letra es un despropósito, ya que además de heroína, habla de sexo interracial, esclavitud, cunnilingus y sadomasoquismo. La melodía, sin embargo, es pura sensualidad convertida en rock, que roza el blues. Pudo pasar y lo sabes, tus padres pudieron actuar bajo los efectos de esta canción para que hoy tú estés aquí.

 

3. Break on through - The Doors. 1966

Hasta la censura hizo mella en este tema. En una estrofa Jim Morrison canta “Everybody loves my baby. She gets high”, expresión coloquial para hablar de colocarse o drogarse. El sello discográfico Elektra Records les vetó la letra y cantaban solo “She gets”, acabando la frase en suspiro. Pero lo que la hace mítica no es esta anécdota, sino que casi 50 años después se mantiene absolutamente actual. Si lo pensamos bien, nuestros padres tuvieron bastante buen gusto a la hora de elegir banda sonora para traernos al mundo.

 

4. Mary Jane - Rick James. 1978. Marihuana

Estoy enamorado de Mary Jane. Ella es lo principal en mi vida. Ella me hace sentir bien. Hace que mi corazón cante. Y cuando me siento bajo, me trae su amor y me lleva al paraíso”. ¡A cuántas generaciones ha hecho soñar esta planta! Protagonista etérea, capaz de inspirar las más sinceras canciones de amor, amor sincero, del que hace que nos sintamos bien con nosotros mismos. Mary Juana nos sigue cautivando. Por cierto, este tema R&B es de lo más sensual para marcarse incluso una escenita de striptease. ¿Qué pasa? Hace calor y sabemos que quieres refrescarte.

 

5. Kaya - Bob Marley & The Wailers. 1978. Marihuana

Es muy difícil elegir una sola canción, ya que son muchas en las que la musa de Bob Marley es la marihuana. Kaya es especial porque así es como los rastafaris llaman al cannabis. “Despertar y relajarse. / La lluvia está cayendo. / Tiene que haber kaya ahora, tiene que haber kaya ahora, que la lluvia está cayendo. / Estoy muy colocado. / Incluso toco el cielo por encima de la lluvia que cae”. Hay muchas buenas cosas que heredamos de nuestros padres. Por ejemplo, que el reggae ha seguido en nuestras vidas y la marihuana también.

 

6. Cocaine - J.J. Cale y Eric Clapton. 1977. Cocaína

Aquí no hay metáforas, Eric Clapton lo canta muy claramente en la canción que le compuso J.J. Cale. “Si tienes malas noticias, quieres patear la tristeza; cocaína. Cuando tu día se terminó y quieras correr; cocaína. Ella no miente, ella no miente, ella no miente, cocaína”. Sin embargo no es una canción a favor de esta sustancia, sino en contra. Aunque el rock blusero pide claramente que alguna sustancia recorra nuestro cuerpo,

 

7. You stepped into my life- Bee Gees. 1976. Éxtasis

Corrían los años 70 y el mundo era un escenario perfecto para entregarse a la música disco. Esta canción habla de la alegría de encontrar el amor. Y entre ritmos funky y los susurros de Robin Gibb se cuela una frase crucial, “su caricia es como el éxtasis”. Cócteles de melodías que desembocan en torbellinos de pasión. A los padres les encantaba bailar al ritmo de Bee Gees y poner banda sonora a su sábado noche de pantalones de campana y cócteles alucinógenos.

 

8. Lucy in the sky with diamonds - The Beatles. 1967. LSD

Ellos no pueden faltar porque pertenezcas a la generación que pertenezcas su música ha estado presente en tu vida seguro. Lucy in the sky with diamonds incluye las siglas mágicas, LSD. Y aunque fue escrita por John Lennon fruto de un viaje con la sustancia, los Beatles siempre aseguraron que el título de la canción se debía a un dibujo que hizo el hijo de Lennon, Julian. Motivo por el que el autor de Imagine compuso la canción, que también tiene influencias de Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll. Los de Liverpool nunca escondieron su consumo de drogas y la inspiración que estas tuvieron en su música a la hora de escribir algunas canciones. Dr. Robert, Day Tripper, Got to get you into my life… Viajes a La India, experimentación con distintas sustancias, psicodelia… Se dejaron llevar libremente y gracias a ello nuestra cultura es tan rica y cuenta con increíbles melodías que serán parte de nosotros siempre.

 

9. Muggles - Louis Armstrong. 1928. Marihuana

La única evidencia que tenemos de que esta canción está dedicada a nuestra hierba favorita es que el término muggle se refiere a los cigarrillos de cannabis que el músico consumía felizmente. La trompeta de Louis Armstrong es la protagonista en este tema sin letra, solo instrumental. Las fotos siempre lo mostraban exhibiendo su amplia sonrisa. Y es que Armstrong consumió marihuana durante los 45 años que tocó la trompeta y defendió su uso como una alternativa saludable al alcohol. Una curiosidad es que es en los años 20 la marihuana no era ilegal. Así que es un canto a la vida, a la libertad y a la felicidad.

 

10. Bolleré - Raimundo Amador. 1995

El panorama patrio también tiene temazos inspirados por sustancias para soñar y hacernos cosquillas hasta reír muy fuerte. La historia de esta canción nos gusta especialmente porque tiene que ver con la amistad que trasciende fronteras. Los Pata Negra conocieron a la artista gipsy francesa Cathy Claret en uno de sus viajes. Ella solía bajar a Sevilla a visitar a sus amigos y les llevaba papel de fumar OCB. Cuando se les acababa ellos subían expresamente para comprar cajas y cajas. Su finura y suavidad cautivó de tal forma a Raimundo que escribió esta canción. Solo que en realidad él lo pronunciaba mal porque en realidad se escribe Bollore, aunque para nosotros ya siempre será Bolleré. Tiempo después se marcó este temazo con el gran B.B. King. Cosa fina.

Y hay muchos más. David Bowie, Blondie, Billie Holiday, Neil Young, Pink Floyd, Rush, Jimmy Hendrix, Janis Joplin… Diferentes décadas, diferentes géneros, diferentes sueños y diferentes formas de volar y dejarse llevar por sustancias que han escrito la historia de la música y que quizá también pusieron banda sonora a la historia de sexo y desenfreno de tus padres. Tranquilo, no te sientas abrumado por los detalles más lascivos de tus progenitores y piensa que esas drogas hicieron posible que hoy tú estés aquí.