Sexta entrega sobre el cultivo de marihuana en interior: la humedad...

El cultivo de interior (6): la humedad

Escrito por . Publicado en Artículo

3.8571428571429 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.86 (35 Votos)

 

Hola de nuevo amigas y amigos, es un placer estar con vosotros para continuar nuestra travesía por esta apasionante y verde mar de María.

Hoy seguiré hablando de los principios básicos del cultivo, en concreto la humedad, que como ya vimos en la anterior entrada, ocasiona problemas varios, y no siempre fáciles de solucionar. No todo el mundo puede disponer, como es mi caso, de un cuarto climatizado en el que poder controlar todos sus parámetros a voluntad, por lo tanto procuraré ser claro y conciso.

Más antes permitidme romper una lanza en defensa de nuestros derechos como cultivadores libres. Ante los ataques que cada día sufrimos de ciertos sectores políticos y económicos de este país, irracionales en algunos casos, diversos cierres de asociaciones, debemos responder con unidad, y sobre todo apoyar nuestro derecho a poder disfrutar del cultivo libre y responsable, y conseguir por fin la ansiada legalización. Ello conllevaría un importante ahorro para las arcas públicas en su continua persecución, se evitaría el tráfico ilegal de paso, y los impuestos derivados de un mercado legal repercutirían en dichas arcas.
Una forma de hacerlo es también apoyar a los nuestros, y por supuesto comprar nuestras semillas de bancos nacionales, que en la mayoría de los casos nos aseguran la trazabilidad de sus semillas, numerando sus lotes. Tenemos un montón: Buddha Seeds, Delicious Seeds, Positronics, Kannabia, Eva Seeds, Pyramid, Samsara, etc..
No quiero menospreciar a los bancos que comienzan, ni a ningún otro, es sólo un consejo que yo os doy y que me ha ido bien hasta ahora, además, no hay espacio para todos. Afortunadamente para todos nosotros ya comienzan a ser una referencia mundial con las genéticas aquí logradas por ellos. Ni que decir tiene que lo mismo sucede con los abonos, sustratos y todo lo relacionado con el mundo de su cultivo, Así que vamos todos a consumir productos nacionales, apoyando lo nuestro ganamos todos.
Y me dejo ya de activismo y voy al tema.

La Humedad

Como definición, es la cantidad de vapor de agua que se encuentra presente en el ambiente, y su control es imprescindible en cada fase de la vida de las plantas si queremos obtener unos resultados más o menos aceptables en nuestros cultivos.

La humedad del aire se mide de diversas maneras, siendo la más conocida la llamada humedad relativa, que es la que nos interesa. Esta es la relación entre la cantidad de agua que posee el aire, humedad absoluta y la máxima cantidad de agua que puede retener el aire con una temperatura dada, humedad absoluta máxima. Para que lo entendáis mejor, si la humedad relativa es del 50% quiere decir que a dicha temperatura el aire puede absorber la misma cantidad de agua que ya posee para llegar al 100%. Pero si la humedad relativa es del 35%, es que el aire está muy seco y debe absorber mucha agua para llegar al 100%. Finalmente si la humedad relativa es del 90% quiere decir que el aire está lleno de agua y sólo absorbe una pequeña cantidad de agua para llegar al 100%.

Otra cosa a tener en cuenta es que el aire retiene más humedad cuanto más alta es la temperatura, y que cuando la temperatura baja, la capacidad de retener humedad también baja, por ello, la humedad relativa es menor a temperatura alta y mayor cuando la temperatura baja.
La humedad del aire afecta directamente el consumo de agua por las plantas y por ende las necesidades de riego, si el aire está seco, con baja humedad relativa, el mismo puede absorber más agua y el gradiente de humedad en los estomas también se acentúa produciendo un incremento de la transpiración y el agua sale de las hojas más rápido aumentando la transpiración. Leído esto concluimos que a mayor humedad del aire, las necesidades de riego son más pequeñas y a medida que el aire está más seco las necesidades de riego son mayores. ¿Entendido bien a proa?, pues sigo.

Como ya he dicho en anteriores ocasiones, la humedad va íntimamente ligada a la temperatura, y, también que necesitamos a la ventilación para dicho control. Cuando es muy alta pueden aparecer los temidos problemas, hongos, oídio, plagas, mosca blanca, etc… los cuales podemos solucionar recurriendo a plaguicidas químicos.

cogollo sintomas

Estos problemas en el caso del cultivo ecológico (jajj, se ve que es mi preferido), son más difíciles de solucionar que en los cultivos tradicionales, pues los químicos son más rápidos, que no eficaces que los ecológicos. Y éstos precisamente por ser más lentos afectan al desarrollo de las plantas, lo que conlleva a una menor producción por planta, y por supuesto, peor calidad. Ya trataremos el tema de las plagas y su solución en otra entrada más adelante, no vayamos a poner el carro antes de los bueyes.

Otro efecto de la humedad del aire alta es que las plantas no producen mucha transpiración, y por este motivo no absorben agua por la raíz, reduciendo así de manera importante la absorción de nutrientes del agua, caso del calcio. Y en cuanto al potasio, ya sabemos que este se absorbe de forma activa por la raíz, pero lo que algunos no sabréis, es que también lo absorben por las hojas y flores, a través de la corriente transpiratoria. Si tenemos poca transpiración, asociada a una humedad relativa alta, se reduce su efecto en las plantas de forma considerable. Sí por el contrario, ésta es baja, aparte de tener que regar más abundantemente, puede conllevar la aparición de la temida araña roja y otro tipo de ácaros, aparte de qué las plantas necesitarán de un riego más abundante. Si seguimos manteniéndola muy baja las plantas pueden llegar a cerrar sus estomas, para así evitar perder la poca humedad que mantienen y no consiguen en consecuencia obtener el CO2 del ambiente, Y llega el desastre… imaginad los resultados de dicha cosecha.

La temperatura y la humedad relativa del aire en el indoor o cuarto de cultivo por tanto determinan la correcta absorción de nutrientes durante todo el desarrollo, crecimiento y floración de las plantas. Debe ser homogénea en todo el, ya que a distinta temperatura y humedad las plantas se alimentan y crecen de distinta manera. En este caso, vemos dos plantas, misma variedad y edad. La de la izquierda está comenzando a florecer, mientras que la otra, a la derecha parece casi terminada, aunque le falta aún semanas, dos o tres.

cint 1

cint 2

¿Cuál es el motivo de dicha diferencia? Sencillo, mientras la primera se está cultivando siguiendo los parámetros adecuados y en un buen sustrato, la segunda está en un sustrato a base de turba, más compacto, por tanto menos aireado, y aunque siguen el mismo ritmo y pautas de abonado, la falta de absorción de nutrientes, o un colapso de las raíces provocada por humedad y temperatura erróneas hace que la planta acelere su ciclo, y acabe floreciendo mucho antes que la otra. Quizá os parezca interesante, pero los resultados finales de cada planta serán totalmente distintos, La primera producirá diez veces más, como poco. También pueden producirse estiramientos, o desarrollos extraños.

cint6 1.1

De ahí esa relación con una correcta ventilación que mezcle bien el aire, para que la temperatura y humedad sean iguales en cualquier punto del indoor o cuarto de cultivo. Para controlar estas últimas es aconsejable usar varios higrómetros, y colocarlos en distintos sitios y altura dentro del indoor o cuarto de cultivo

cint6 4

Esto nos facilitará disponer de datos más fiables y nos ayudará a descubrir posibles bolsas de calor o humedad que sean debidas a una incorrecta ventilación. Existen algunos modelos que llevan incorporadas varias sondas, lo que nos ahorrará el número que necesitamos.

Puede darse el caso de que a pesar de disponer de un sistema de ventilación eficiente cien por ciento, no logremos conseguir un nivel adecuado de humedad y temperatura, y debamos recurrir al uso de humidificadores o vaporizadores, con el consiguiente gasto, pero de momento vamos a dejarlos de lado y procurar ajustarnos con lo necesario, no están los tiempos para muchas alegrías.

Un consejo: un correcto mantenimiento de los sistemas de ventilación, limpieza de las aspas de los extractores, intractores y ventiladores nos evitará muchos problemas. El polvo que se acumula en las aspas de los rotores hace que vayan más lentos, y trastocan los parámetros que tanto nos hemos esforzado en mantener y malograr los resultados, aparte de que ocasionan más ruido.

Por último no debemos olvidar que es muy importante mantener un nivel adecuado de humedad en cada fase del cultivo.

Los niveles ideales dependen de cada fase de vida de las plantas. Así pues, durante la fase de enraizamiento debe de estar entre 80% y 70%, para ir bajándola durante el período vegetativo, o de crecimiento a unos niveles entre un 75% y 65%. En la fase de floración la humedad debe estar entre el 65% y 55%, que se mantendrá hasta el final del ciclo de vida de las plantas y su cosecha.

Estos parámetros son orientativos y son los que yo utilizo normalmente y los que aconsejo, aunque cada maestro tiene su libro. En el caso de que queramos esquejes, la humedad debe mantenerse por encima del 85%, incluso 95% o más, dependiendo del caso, forma de efectuar el proceso, etc, pero recordad que los esquejes al principio no tienen raíz y todas sus funciones las hace por sus estomas, y si las pulverizamos estos se cierran y por lo tanto el esqueje no puede alimentarse a través ellos, de ahí la necesidad de mantener la humedad relativa tan alta. Este es un error común de algunos cultivadores, y no solo nóveles.

Otro error muy común es abusar del riego durante los primeros días del crecimiento. Sólo debemos regar, y ligeramente cuando la parte superficial de la maceta se haya secado, así dejamos que el resto del sustrato se seque un poco y las raíces crezcan con más fuerza en busca de agua. Como comenzamos nuestro cultivo con una humedad alta, al principio las plantas no demandarán gran cantidad de agua y podemos mantener el sustrato seco más tiempo. Pero al loro, no vayamos a dejar que se seque totalmente.

Ahora unos últimos consejos de viejo cultivador:

No toda-os vivimos en el mismo sitio, ni hace el mismo clima aquí en el norte que en el centro, ni desgraciadamente, tampoco tenemos todos las mismas oportunidades económicas ni de espacio y debemos que ajustarnos a lo que hay.
En el caso de que tengáis que cultivar con niveles altos de humedad, bajad el pH del riego, o en caso contrario subidlo una media de 0.1 punto por cada 5º de humedad de diferencia. Os parecerá una tontería, pero ayuda, ya sabéis que más sabe el diablo por viejo que por serlo.
También os aconsejo que durante el período vegetativo pulvericéis las hojas por los dos lados, ayuda a limpiar los estomas, y también cuando uséis algún tipo de abonado foliar conviene pulverizar a los dos días de haber efectuado dicho abonado, para así eliminar los restos y dejar las hojas limpias. Conviene hacerlo con agua destilada, o si es con agua normal, añadidle una solución al 2% de agua oxigenada, 20 cc por litro. El H2O2 oxigena el agua y su efecto oxidante y bactericida elimina las manchas de oídio u otras originadas por la humedad… así que tomad nota.

Y basta ya de lecciones pesadas, vamos a dejarlo ya por hoy, que el espacio es poco, espero que no os haya resultado demasiado pesado. Además llega la hora de despedirse y de fumar mi Boong de #Syrup, #SusMejoresHumos a vuestra salud, y hasta pronto….