Metanfetamina: conoce todos los datos sobre esta droga...

Metanfetamina

Escrito por el . Publicado en Sustancias

4.2916666666667 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.29 (12 Votos)

 

Nombre(s): Ice – Hielo, Meth, meta, crank, sisa en Grecia, Crystal Meth en América, Shabú y Ya Ba en Asia.

Principio(s) activo(s): Metanfetamina (N-metil Anfetamina) como racemato o isómero dextrógiro.

Clasificación: Estimulante dopaminérgico.

Presentación(es) común(es): cristales de dextrometanfetamina (clorhidrato), polvo blanco o comprimido de tipo farmacéutico.

Historia: de forma similar a la anfetamina, su hermana química, fue sintetizada como ejercicio químico sin una intención directa de uso, y fue años después cuando se hicieron patentes sus propiedades como estimulante. Se sintetiza por primera vez en Japón por Nagai Nagayoshi partiendo de la efedrina, y en 1919 vuelve a ser sintetizada por el químico farmacólogo Akira Ogata usando el conocido método de reducción de efedrina con fósforo rojo y yodo.

desoxynPosteriormente tuvo un amplio uso en la segunda guerra mundial tanto por los japoneses como por los alemanes. Llegó al mercado farmacéutico como estimulante contra la obesidad, por sus potentes efectos anorexígenos, y todavía a día de hoy tiene uso y producción legítimos en farmacia, con el nombre comercial de “Desoxyn”. El isómero dextrógiro o dextrometanfetamina es el que retiene la mayor parte de la actividad estimulante, y el que se produce en forma de cristales, normalmente usados para fumar, y es el compuesto clave en la conocida serie “Breaking Bad” que gira sobre un profesor de química y cocinero de metanfetamina en USA.

Forma, dosis y consejos de reducción de riesgos en su consumo: la metanfetamina se puede esnifar, fumar, tomar por vía oral o disolverse en agua e inyectarse. Su mayor consumo parece darse hoy día en la forma fumada, que produce unos intensos e inmediatos efectos eufóricos de gran intensidad. Para esto se fuma en pipas especiales de cristal que permiten recibir el calor y concentrarlo para evaporar la substancia.

Es más potente que su hermana la anfetamina y su dosis letal es menor que la de ésta, con lo que cualquier uso exige precaución. Su dosis mínima está algo por debajo de los 5 miligramos, a nivel de dosis umbral, siendo 10 una dosis baja, 15-25 una dosis media, y por encima de 30 miligramos una dosis fuertes, siendo las muy fuertes de 50 miligramos o superiores (que pueden ser fatales para alguien sin tolerancia previa). El uso de metanfetamina induce la redosificación o repetición de la dosis a lo largo del tiempo, provocando en ocasiones “consumos obsesivos” durante días en los que la dosis se aumenta, porque los efectos eufóricos son menos pronunciados según pasa el tiempo mientras que los estimulantes se mantienen.

El consumo no esporádico de esta droga es fácil que conduzca a una situación de adicción que es compleja de tratar, aunque la interrupción del consumo no desencadene un síndrome de abstinencia fatal. Si eres una persona con problemas cardíacos, tomas otras medicaciones (que pueden inhibir el metabolismo de la metanfetamina haciéndola más potente), o estás pasando por malos momentos, evita tomar esta sustancia pues su “resaca” es un cuadro de tipo depresivo y amotivacional intenso que dura días. Ten en cuenta también que puede darse una fuerte diferencia de potencia entre metanfetaminas, si lo que se ha producido es el racemato (la mezcla de los dos isómeros posibles) o el isómero dextrógiro. Esta diferencia no se puede detectar en los análisis de drogas más comunes, pero la diferencia entre el racemato y el isómero dextrógiro es de casi el doble de potencia cuando la metanfetamina sólo contiene ese isómero. Si vas a esnifarla, usa siempre tus propios “turulos” limpios y que no sean billetes, no los compartas. Si se usa en inyección, usa siempre material estéril de un sólo uso y no lo compartas para evitar la transmisión de enfermedades asociadas al uso compartido de material de inyección. Recuerda que tanto anfetamina como metanfetamina son estimulantes más potentes y duraderos en efectos que la cocaína. No mezcles estimulantes pues sus efectos sinérgicamente unidos pueden resultar letales.

Efectos: las primeras veces que se consume metanfetamina, sobre todo si no es por vía oral, la experiencia inicial puede resultar más parecida a la del éxtasis o MDMA que a la de un estimulante (por sus efectos sobre la serotonina), con una sensación de apertura y comprensión mental como pocas veces se experimenta, pero este efecto se pierde rápidamente con el uso repetido quedando sólo el efecto de estimulante física y mental. Con su consumo se obtiene una mayor energía y estado de alerta, la pérdida de la necesidad de comer o dormir, una mayor sociabilidad, un gran subido en el ánimo, y un apetito sexual aumentado. No es raro que las personas no paren de hablar, a veces con conversaciones coherentes y otras muchas sin sentido cuando el consumo se prolonga o las dosis son muy altas.

Riesgos: Es una sustancia muy adictiva debido al intenso nivel de placer provocado por su consumo, que induce a la persona a repetirlo. Como otros estimulantes puede producir tirones musculares y bruxismo (rechinar de dientes por compresión de la mandíbula) y cuando su uso se prolonga, sin que exista un sueño reparador por medio, se pueden dar visiones y alucinaciones, normalmente de tipo paranoide. No es infrecuente la sensación de picor por todo el cuerpo que lleva a sus usuarios a rascarse, en ocasiones hasta lacerarse la piel y hacerse heridas. También puede provocar comportamientos agresivos o violentos, ataques de pánico, problemas cerebrales, trastornos de riñones o pulmones, daño hepático, sistema inmunológico deprimido, ataques cerebrovasculares y ataques cardíacos. Es de las sustancias que más daño orgánico causa en un uso crónico de la misma.

Estatus legal en España: Ilegal, sin indicación terapéutica conocida.