Seguimos hoy la singladura inacabada por el cultivo ecológico de interior del capítulo anterior

El Cultivo de Interior (16): el cultivo ecológico 2

Escrito por el . Publicado en Artículo

4.5714285714286 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.57 (7 Votos)

 

Hola de nuevo amigas y amigos de esta verde mar de María; seguimos hoy la singladura inacabada por el cultivo ecológico de interior del capítulo anterior. Así que no me demoro más y avante con ello.

El Cultivo ecológico en interior.

Tras las aclaraciones hechas en el susodicho capítulo vamos a hablar del asunto de una manera sensata y consecuente, así que lo dividiremos en dos clases:

El cultivo ecológico en interior mediante abonos exclusivamente orgánicos.

Que por cierto es apasionante, y aunque no lo creáis, mucho más cómodo que los cultivos abonados con productos comerciales, pues como ya os dije, un principio básico del cultico eco es alimentar nuestro suelo para que este a su vez, alimente a nuestras plantas.

Pues bien, si preparamos un sustrato que aporte los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo y maduración de nuestras plantas, tan solo debemos limitarnos a regar con agua, limitándonos a ajustar el pH. Por el contrario con un abonado Bio-mineral debemos medir las dosis de las diversas soluciones nutrientes para el riego, ajustar la EC, pH…Y el consiguiente reciclado de los envases vacíos, que con los orgánicos no sucede, pues son reutilizables.

Debemos estar muy atentos a nuestras plantas y actuar ante cualquier signo de carencia, añadiendo más del nutriente requerido a base de tés orgánicos. O de los excesos, la sobrefertilización es uno de los mayores problemas del cultivo mediante abonos orgánicos, pues hemos preparado un sustrato con nutrientes, que deberemos lavar exhaustivamente para corregir el problema; con ello echamos por la borda horas de trabajo y esfuerzo, debiendo de comenzar a regar a base de tés y añadiendo mantillos al sustrato, con lo cual, aparte del efecto negativo en la producción final, adiós a la comodidad.
También es muy importante conservar todas las hojas de la planta, quitando solo las que esta deseche.

El efecto de los abonos orgánicos es de asimilación lenta por lo que la fotosíntesis es imprescindible para que la planta utilice toda su energía en absorber dichos nutrientes y llevarlos a las flores, y para ello todas las hojas son necesarias; en el bio-mineral podemos quitar alguna sin que la planta apenas lo note en ese proceso, pues estos abonos son de asimilación rápida.

Abonos Orgánicos estiércol algas y guano

Otra cosa, cuando hablo de abonos exclusivamente orgánicos me refiero a los distintos tipos de estiércoles, caballo, vaca, oveja, etc.; algas, tanto de origen marino como de ríos y lagos, y a los diferentes tipos guanos, de murciélago o de ave marina (personalmente me decanto por este último, ya que tiene una cantidad mayor de nitrógeno, tan necesario en las plantas en sus últimas semanas de vida.), esos que os comenté eran tan costosos en tiempo de elaborar, así que añadimos un apartado aquí para comentar que también podemos usar abonos orgánicos comerciales, elaborados a base de polvo de estiércol, o de algas, y diversos guanos, y que cumplen todos los requisitos, sellos, envasado y autorizaciones exigidas por la ley vigente, que afecta a estos productos y su fabricación. Los podéis comprar en cualquier distribuidor agro, o centro de jardinería, incluso en grandes superficies, y podemos utilizarlos en nuestros cultivos y considerarlos orgánicos.

El cultivo mediante abonados Eco Comerciales.

Hoy día, afortunadamente, disponemos en el mercado de cantidad de gamas de abonado ecológicas, BioBizz, Plagron, AgroBacterias, etc., en fin, no voy a nombrar más. Todas tienen sus tablas de cultivo y su uso también, siempre y cuando cumplamos con todas las normas de reciclaje de desechos, lo consideramos eco. Ya nos extenderemos más cuando hablemos del cultivo ecológico en esta web más adelante, no lo olvidaré amigos, es mi pasión.

Y como las palabras se demuestran con hechos, y por otro lado no hay mejor ejemplo que un cultivo, vamos con el seguimiento de una variedad cortesía de nuestros amigos ingleses de Weed Seeds UK y UK Seed Bank, unas White Lemon.

Pondremos cinco semillas, de las cuales, las nº 1 y 2 serán cultivadas mediante abonado orgánico y las restantes nº 3, 4 y 5 con la nueva gama de abonado Vitalink, distribuida por Hydrogarden UK; es una gama de abonado con un fuerte componente de productos naturales que la hacen muy interesante. De esta manera veremos las diferencias de cultivo, trabajo y resultado entre dos técnicas de abonado, Eco y Bio-mineral.

gama vitalink

Comienza el cultivo.

Comenzamos el cultivo de éstas 5 semis de White Lemon poniendo previamente las esponjas a remojo en agua, al que hemos añadido Plant Star y ajustado sus parámetros de pH y EC 5,7 y 0,6. Una vez bien impregnadas las estrujamos un poco y las ponemos en las celdas del propagador, introducimos las semis en el agujero que tiene en el centro, y las tapamos con un trocito de esponja.

Cultivo Eco White Lemon 2

Una vez colocadas todas las semillas en las esponjas y éstas en el propagador, las colocamos en el indoor la primera noche a oscuras del día 27, y al día siguiente, 28 comprobamos su estado y que aún no habían germinado. El día 29 ya estaban enseñándonos la cascara, y alguna con los cotiledones abiertos.

Llega la hora de trasplantarlas para su enraizamiento. Para ello cogemos las semillas nº 1 y 2 con cuidado y las colocamos en un contenedor de 400 cc, Eco, en un sustrato preparado por mí a base de una mezcla de turbia rubia y negra, humus de lombriz, fibra de coco y perlita en una proporción 50%-20%-20%-10%, asegurando el pH de este a 5,7, para así asegurar a las semillas nutrientes esenciales y esponjosidad suficiente para un correcto desarrollo del sistema radicular, y regado con agua.

Este sustrato lo hemos preparado previamente, el día que pusimos a germinar las semillas, junto al que irán las otras tres semillas que se ha regado con una solución de RootStim y Fulvic, que ajustamos el pH a 5,7 y la EC, 0.6..
Sé que mucha gente, más experta que yo, recomienda ponerlas a propagar en un medio o sustrato casi inerte para que las raíces se estiren y crezcan más rápido; bueno, yo soy partidario de facilitarlas un poco de comodidad (léase nutrientes), sin pasarme.

Una vez trasplantadas para enraizar, ya directamente en el indoor, encendemos la luminaria, y por supuesto comenzamos con el foto período, que durante la primera semana será de 15 horas de luz por 9 horas de oscuridad, con una lámpara HPS y 400W, para la segunda semana subirlo 10 minutos cada día progresivamente hasta alcanzar las 16/8h. El propósito es imitar el ciclo de la naturaleza lo más posible, y en ella no hay horario fijo, pues la luz crece progresivamente, y también decae según el día.

Una vez llegados a este punto de fotoperiodo, ajusto el balastro a 600W. Es una técnica que utilizo a menudo y cuyo resultado es espectacular; es un poco pesado, más os aseguro que las plantas os lo agradecerán. Durante este tiempo las plantas 1 y 2 han sido regadas con agua, mientras las restantes, al final de esta primera semana, recibieron su primera dosis de Fulvic junto a otra de RootStim, ajustado el pH a 5.7 y la EC 1.0. La humedad relativa al 78% y la temperatura 20º(min)/ 27,6º. Mucha diferencia diréis algunos; si, lo sé, pero como dije al principio de este cultivo, estoy usando las mismas condiciones que cualquiera de vosotros tenéis en vuestras casas, para ver de primera mano los diferentes problemas que podemos encontrarnos y tratar de solucionarlos, buscando la manera de revertir ese problema en beneficio. Claro está que podía estar utilizando el clima en mi cuarto de cultivo, y cultivar con unos parámetros de humedad y temperatura estables, pero no sería muy válido a la hora de comprobar la fiabilidad o no de cada variedad; así que aquí veremos fallos que asumiré como propios si se da el caso, o éxitos, que es lo que todos deseamos. Y dejo de enrollarme y sigo con el cultivo.

La segunda semana parámetros similares de temperatura y humedad, las plantas 1 y 2 se riegan con agua, p H 5.9 y el resto con los mismos productos, EC 1.1.

Mediada la tercera semana comprobamos que han enraizado bien y las trasplantamos a su contenedor definitivo, cuadrado, blanco de 10,8 litros. Las nº 1 y 2, Eco, en un sustrato preparado de la siguiente manera: preparamos una mezcla de turbia rubia y negra, humus de lombriz, fibra de coco y perlita en una proporción 50%-20%-20%-10%, a la que añadimos 20 gramos de polvo de roca volcánica.

Una vez bien mezclado, lo separamos en tres partes iguales: a una le añadimos 20 gramos de guano ave marina, mezclamos bien y rellenamos el fondo del contendor hasta un tercio de él. A la siguiente parte añadimos polvo de algas fabricación propia, mezclamos y al contenedor; y al última parte añadimos humus de lombriz y estiércol seco, de procesado propio, mezclamos y rellenamos los contendores con ella. De esta manera las plantas irán desarrollando sus raíces acorde a sus fases de desarrollo, y van recibiendo los diversos aportes que necesita en cada una de ellas según crecen. Y se regaron solo con agua, pues no necesitan más. Las nº 3, 4 y 5 se trasplantaron a un contenedor igual, con un sustratoTop Crop Complete, y se regaron con la primera dosis de Growth Earth Max junto con la de RootStim, el pH a 5.9 y la EC a 1.0.

Comenzada la cuarta semana repetimos el proceso con el fotoperiodo, esta vez a la inversa, pero esta vez disminuimos el tiempo una hora cada día; el primer día 16/8 horas, el siguiente 15/9 horas, el tercer día 14/10 horas, hasta el 5º día que llegamos al definitivo de 12/12 horas, momento en que comienzan la floración.

Las plantas comenzaron su desarrollo normal sin grandes diferencias entre ellas de tamaño. Al final de esta cuarta semana de crecimiento, ya comenzando a decaer el fotoperiodo y ajustado a 12-12 hrs. Las nº 1 y 2 recibieron su primer abonado, a base de té de algas, mientras las otras recibieron su dosis de Growth Earth Max junto con la de RootStim, el pH a 5.9 y la EC a 1.0. Mucho menos de lo que debieran necesitar las plantas, pero su estado no demandaba más nutrientes. Así pues las dosis indicadas en el envase son elevadas para seguirlas al pie de la letra; os aconsejo que utilicéis una cuarta parte de lo indicado, pues en conjunción con ellas, las plantas tienen nutriente de sobra.

Y comenzó la quinta semana de vida de las plantas y la primera de floración. Añadimos entonces con una solución nutriente, Earth Max Bloom, Fulvic y RootStim, con el pH ajustado a 6.0 y la EC a 1.2, más bajo de lo indicado, pues las plantas no demandan mucho nutriente. Su color es verde oscuro, precioso. La temperatura afortunadamente ha sido buena en el exterior, por lo que en periodo de oscuridad nunca ha bajado de 20º, mientras que la máxima sigue a 27,6º, estable.

Llegó el desastre. Ese mismo fin de semana, 5 de noviembre, comenzaban la 2ª semana de floración, y coincidió con la inauguración de la nueva sede de New Yield Solutions, productores de Cannalita y me invitaron al evento. Dejé el cultivo bien regado, la ventilación como está, conectada todo el día, enchufada, la iluminación conectada a un temporizador nuevo, obvio la marca. Como era nuevo, cometí el grave error de no comprobar que funcionara correctamente. Total, que dejé todo encendido cuando salí y al regresar mi hijo me dijo que al día siguiente entró por casualidad en el cuarto de cultivo y que estaba todo encendido; como sabe mis horarios comprobó que llevaban casi veinte horas encendidas, y las apagó. Todo esto en la segunda semana de floración, la fase más crítica en la vida de una planta. Jurando en arameo me maldije cien veces y pensé en como reparar tamaño error de principiante, vaya cultivador que estoy hecho amigos míos. En fin, con el daño hecho ya no nos quedaba otra que seguir con el fotoperiodo y confiar en la genética de las plantas. Lo más normal es que alguna revegetase, pero afortunadamente ninguna lo hizo.

Mediada la tercera semana de floración comprobamos que las plantas han sufrido un ligero estiramiento, es decir, espigamiento, pero no demasiado. Las plantas que crecen normal, algún ligero síntoma de espigamiento, añadimos un poco de Grow a la solución, subiendo la EC a 1.6, La temperatura sigue en los mismos parámetros, pues afortunadamente estas fechas que debieran ser de frío parecen primaverales y aquí en el norte no bajan de 20º durante el día. Al encender las luminarias de los indoors por la noche tenemos este parámetro asegurado.

Y bueno amigos, no voy a aburriros con más detalles técnicos de seguimiento, y resumo: las plantas nº 1 y 2 sólo se han regado con agua y se les ha añadido un té de algas, un mantillo de humus y guanos en todo el cultivo; por el contrario las otras (3, 4 y 5) han seguido las pautas de la tabla de abonado correspondiente al pie de la letra. Las cinco plantas, como veis en las fotos, se han desarrollado muy correctamente, 98-100 cm las Eco y 124-116 cm las abonadas con la gama Vitalink.
Como comprobamos por lo escrito la diferencia de trabajo es apreciable, ajj... medir, añadir, preparar soluciones nutrientes y pH y EC para casi todos los riegos o limitarnos a solo agua.
¿Resultado final? Pues prácticamente igual, están recién cosechadas, algo menor producción las Eco pero no significativa.
En cuanto a la planta en sí como variedad solo dos palabras: fácil (no exige atenciones especiales, es dura y la afecta poco el estrés) y agradecida (los resultados prometen ser abundantes).

Y vamos ya con el final, los cepellones. Una vez cosechadas las plantas conviene echar un vistazo a los cepellones, comprobar cómo ha enraizado cada planta; si han sufrido algún ataque de hongos u otro tipo de enfermedad que pudiera afectar a dicha planta.
Como comprobamos en las fotos, el desarrollo radicular ha sido similar en todas las plantas, sin importar técnica de abonado.

Y bueno, juzgad vosotras-os mismos, y además llega la hora de mi Boong de #Syrup, jajj…
En este capítulo me da que me he excedido, espero que lo escrito aquí os guste; y lo que es más importante, os sirva de ayuda en vuestros cultivos.

Hasta pronto, y #LosMejoresHumos desde mi ensenada.
Y el Boong, que no se me olvidaba, a vuestra salud…