Fangoria, el grupo musical que Alaska y Nacho Canut formaron en 1989 no suele despertar indiferencia.

Fangoria y las drogas

Escrito por el . Publicado en Artículo

3.0882352941176 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.09 (17 Votos)

 

Fangoria, el grupo musical que Alaska y Nacho Canut formaron en 1989 no suele despertar indiferencia.

Al dúo, y por extensión al pequeño universo de personajes y artistas que orbitan a su alrededor se les adora o se les detesta. No tengo conocimientos para hacer crítica musical ni soy el más indicado para tal menester ya que pertenezco al sector admirador-talifán de Fangoria desde mi más tierna adolescencia.

Pero más allá de gustos musicales no se puede poner en duda que Alaska y Nacho se han ganado un puesto destacado en la Historia del Pop Español con una propuesta musical innovadora en su origen, coherente en su desarrollo y con una capacidad de constante renovación que ha conformado la banda sonora de la vida de varias generaciones de este país.

Desamor, muerte, travestismo, frivolidad, auto aceptación, relaciones tormentosas, naves espaciales, la responsabilidad personal, los robots con sentimientos o la religión son temas recurrentes en su obra en forma de retorcidas letras en las que conviven en extraña armonía las neurociencias, la astrofísica, Stanley Kubrick, Jardiel Poncela o el refranero popular. Pero también las sustancias psicoactivas son una referencia constante en la discografía de Fangoria. Aunque las drogas aparecen con frecuencia en la música pop, pocos grupos han reflejado en su trabajo referencias a una variedad tan amplia de sustancias, huyendo además de los mensajes ramplones o moralizantes que suelen rodear al asunto.

Si no me creen, aquí va el Top 10 de sus canciones más psicoactivas, lisérgicas, empatógenas, estimulantes… y hasta benzodiacepínicas.

1.- ELECTRICISTAS (Una temporada en el Infierno, 1999)

Las letras de sus primeros trabajos, Salto Mortal (1991) y la trilogía Un Día Cualquiera en Vulcano (1992-1995) estaban ya salpicadas de imágenes y metáforas psicodélicas. Pero el primer single del álbum que volvió a acercarlos al gran público fue una canción sobre la MDMA. Luis Prosper y Clara Morán, coautores de la letra, contaban en una entrevista cómo “en el 95, con Fangoria, llegó el despendole. Ahí entró el éxtasis en nuestras vidas. Había toda una cultura, éramos seguidores de Alexander Shulgin, Sasha, el creador del MDMA. Leíamos a Escohotado religiosamente.”.
En el video, sale Jesucristo, el Diablo, los niños de El Pueblo de los Malditos (1960) y hasta un sofá que apareció en la película 2001, Una Odisea del Espacio (1968). Nada que ver con una letra rotundamente pastillera. Pero bueno, ya se sabe que desde los 80 se pueden hacer videos que no tengan nada que ver con la letra de una canción.

2.- ABRE LOS OJOS (Una temporada en el Infierno, 1999)

A Nacho y Alaska les encantan las versiones y lo mismo se atreven con Rocío Jurado o Camilo Sesto que con los Ramones o los Pet Shop Boys. Para cerrar este disco eligieron esta versión del "Open Your Eyes" de Marshall Jefferson (1988), inspirado en la música y la atmósfera de los primeros clubs de house de Chicago. No se sabe muy bien si Alaska canta, recita o reza, pero lo que sí que está claro es que el tema en sí mismo parece utilizarse como un excelente remedio para reconducir un mal viaje de ácido o de setas. Lo digo por experiencia

3.- MAS QUE UNA BENDICION (Naturaleza Muerta, 2001)

Una canción en el que una persona describe a su protector, pero que también habla sobre chamanismo, viajes introspectivos, descubrimientos interiores y autoaceptación. Y también a experiencias ketamínicas como explicaba Alaska en esta entrevista. Por cierto, el ballet que acompañaba a Fangoria en la gira de presentación del LP se llamaba “Ballet Special K” aunque no sabemos si la denominación tenía que ver con alguna preferencia gastronómica a la hora del desayuno o bien existía otra explicación.

4.- NO SE QUE ME DAS (Naturaleza Muerta, 2001)

Es frecuente en la música pop que algunas letras pueden tener varias lecturas e interpretaciones distintas. En una primera escucha podríamos pensar que la canción habla del puro y profundo sentimiento del corazón hacia la persona amada. Pero es sospechoso que sea “artificial”, “sirva para olvidar” y “hace volar” y el terrible bajón del día siguiente se describa poéticamente como un atardecer. Y si uno se fija en el gesto de Alaska entre los segundos 00.53-00.55 del video ya quedan pocas dudas sobre de qué va el tema. Con permiso de Viruriano nos encontramos con la canción más rotunda en castellano dedicada a la MDMA.

5.- TENGO QUE TRANQUIMIZARME (De Benidorm a Benicassim, 2006)

Encontrar listas de canciones dedicadas al ácido, al cannabis o a la cocaína es mucho más sencillo que sobre benzodiacepinas. Sólo he encontrado un tema de los Rolling Stones (Mothers Little Helper, 1966) dedicado al diazepam por lo que es probable que la canción que Fangoria lanzó en este recopilatorio sea la única canción en el mundo sobre el alprazolam. Alaska y Nacho han comentado varias veces cómo mezclan este fármaco con alcohol para superar el miedo a los viajes transoceánicos. Imitar su ejemplo me supuso una vomitona y un episodio de amnesia en un vuelo a Japón, por lo que no recomiendo a los lectores que sigan su ejemplo.

6.- RETORCIENDO PALABRAS (EXTA-SI, EXTA-NO MASH-UP) (El extraño viaje por Madrid, 2007)

Con motivo de su gira “El Extraño Viaje Por Madrid”, Fangoria presentó en 2007 esta nueva remezcla de “Retorciendo Palabras” a cargo de DJ Spam mezclada con bases musicales del maxisingle más vendido en la historia de España: el “Así me gusta a mi” (1991) de Chimo Bayo. Nadie más aparte de Chimo entendió que su himno pastillero hablaba en realidad de “la dualidad del ser humano y la dicotomía del bien y del mal

7.- EN EL CENTRO DEL UNIVERSO (Absolutamente, 2009)

Mezclar situaciones o conceptos antagónicos en una estrofa con naturalidad es otro recurso clásico en Fangoria. Porque tiene mérito juntar en la misma letra una borrachera de dos botellas de Baileys con los sutiles efectos de la 4-bromo-2,5-dimetoxifeniletilamina (2C-B, nexus) y conseguir que quede bien. “Esto que me has dado es especial”, comienza la canción. La 2C-B es un psicodélico difícil de conseguir, más que el Baileys y a saber quien se lo daría, pero la descripción de sus efectos es muy acertada.

8.- CABEZAS DISECADAS (Absolutamente, 2009)

Aquí llegamos a la conexión entre Fangoria, Joaquín Sabina, Los Suaves, Melendi, Los Chichos, Jose Luis Perales, Los Calis o Victor Manuel. Porque todos los citados (y muchos más) han dedicado algún tema a “la droga” por excelencia: la heroína. Alaska y Dinarama ya abordaron la cuestión en “Falsas Costumbres” de su LP Deseo Carnal (1984) y la retomaron 25 años después a ritmo de electro-rock. Quizás por una cuestión generacional la canción cae en los estereotipos habituales e incide sólo en sus aspectos negativos. Eso sí, en vez de decir “me he gastado una pasta fumando chinos” cantan “fortunas malgastadas/que va dejando el dragón/fortunas malgastadas/en perseguirlo hasta el infierno”. Vamos, metáforas e imágenes más elaboradas que cuando Mecano cantaban eso de “sabes que nunca has ido a Venus en un barcoooooo”.

9.- ILUMINADOS (Canciones para robots románticos, 2016)

¿Qué tienen en común y en qué se diferencian el éxtasis místico y el químico? ¿San Juan de la Cruz a ritmo de EDM? ¿Experiencias cumbre en la pista de baile? Invocaciones a la divinidad, descargas de amor que aceleran el corazón, lo espiritual frente a lo racional… Nuevamente nos encontramos ante el dilema de si la canción va sobre la Jornada Mundial de la Juventud o los estados modificados de consciencia que pueden aparecer a ciertas horas de la noche en ciertos sitios tras tomar ciertas cosas.

10.- SINESTESIA (Canciones para robots románticos, 2016)

Un efecto típico de algunos psicodélicos es la aparición de sinestesias: la asimilación conjunta o interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo. Vamos, el “olor de sabor tan gris”, las “letras dulces como el algodón”, “sonidos que se pueden ver” o “sabores de colores” de los que habla la canción. Y, entre estribillo y estribillo un repaso a los fundamentos neurobiológicos y bioquímicos del fenómeno.

BONUS TRACK:

Las facetas de Alaska como cantante, presentadora, DJ, actriz o escritora son de dominio público. Pero no es tan conocido que es además una ilustre teórica de la psiconáutica en un mundo eminentemente masculino. Ponente en congresos y conferencias, colaboradora ocasional de medios como Cáñamo o Ulises… no hay muchas personas que puedan presumir de haber tratado en persona a Antonio Escohotado, Alexander Shulgin y Albert Hoffmann.

Así que como epílogo les dejo por un lado esta intervención en unas Jornadas sobre MDMA que organicé para la Asociación Eleusis en el año 2009

y por otro este capítulo de la serie “El Tea Party de Alaska y Mario” en el que hablamos (bueno, más bien lo intentamos) sobre el tema