Cuando yo iba a la guardería había un niño que era un capullo. Vale que yo era un poco repelente (creo que he mejorado algo con los años), pero el tal Jose María era un auténtico cretino y se dedicaba a hacerme la vida imposible.

El Twitter de la Policía Nacional y las drogas (2)

Escrito por el . Publicado en Artículo

2.5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 2.50 (14 Votos)

 

Cuando yo iba a la guardería había un niño que era un capullo. Vale que yo era un poco repelente (creo que he mejorado algo con los años), pero el tal Jose María era un auténtico cretino y se dedicaba a hacerme la vida imposible.

 

Buscando venganza, recuerdo haberle dicho a la profesora que Jose María no se había acabado el yogur en el comedor. Para mi sorpresa, la seño me dijo que yo era un chivato y que eso estaba mal. Visto con perspectiva, la profesora tenía razón. Ahora pienso que lo suyo habría sido esconder unas tijeras en la mochila de Jose María e inventarme la historia de que pensaba destripar a otro compañero. A lo mejor eso habría funcionado. Porque no es lo mismo chivarse por medio yogur que por un impulso psicópata, aunque sea mentira.

Disculpen los lectores que les cuente mis traumas infantiles antes de entrar en el tema, pero como veremos enseguida, tiene su relación con la cuenta de Twitter de la Policía Nacional (@policia) y su tratamiento sobre las sustancias psicoactivas ilegales.

La legislación vigente permite las denuncias anónimas en determinadas circunstancias como la pornografía infantil, los delitos relacionados con el terrorismo, los homicidios, secuestros o el tráfico de drogas. Esta comunicación confidencial y anónima puede realizarse de forma presencial en la comisaría, a través de Internet o redes sociales como Twitter. Y este recurso a la “colaboración ciudadana” en los temas de narcotráfico es un recurso repetitivo en la cuenta de @policia.

poli3 imag1

poli3 imag2

poli3 imag3

poli3 imag4

Prácticamente todas las semanas los chicos de @policia instan a los ciudadanos a denunciar de forma anónima y confidencial a los “camellos”. Y con frecuencia se cuelgan medallas o lanzan notas de prensa con la supuesta eficacia de sus iniciativas.

poli3 imag5

poli3 imag6

El problema es que hay algunas cosas que no cuadran. ¿Será cierto que las técnicas de investigación de la Policía se basan en lo que cuentan los ciudadanos a través de las redes sociales? ¿Qué proporción de recursos humanos y económicos se invierte en esto? ¿Cuál es su eficacia real? Tuits como el siguiente hacen sospechar que no mucha…

poli3 imag7

Porque el simple hecho de leer 16.000 mails supone una ya una carga de trabajo importante. Y se supone que implicará abrir investigaciones, realizar seguimientos, pedir órdenes judiciales… para detener a 500 personas (un 2% de las detenciones por tráfico de drogas en 2014), de los cuales ni siquiera cuantos sabemos que fueron finalmente condenados. ¿Los 16.000 mail se referían a los mismos casos? ¿O los otros 15.500 eran de cachondeo?

No es descabellada la última hipótesis si uno se toma un tiempo en leer los comentarios que suscitan este tipo de tuits. Cuando la Policía Nacional difunde mensajes sobre asuntos como la violencia de género o la pornografía infantil la inmensa mayoría de los comentarios apoyan su trabajo. De la misma forma, una parte muy significativa de las respuestas en los que se insta a la “colaboración ciudadana” en la lucha antidroga son críticas, burlas o chistes.

La insistencia de @policia con la colaboración ciudadana en la (fracasada) lucha antidroga llega en ocasiones a extremos indignantes. Miren si no me creen el siguiente tuit:

poli3 imag8

La Policía debería saber que el uso de drogas en un domicilio privado NO constituye un delito. Así que el olor en el descansillo del portal no parece un indicador fiable para detectar un delito de tráfico de drogas, sobre todo teniendo en cuenta las frecuencias de uso de cannabis en España. Este mensaje parece más bien una invitación a resolver disputas de vecinos como el niño chivato repelente que acusa a un compañero de no acabarse el yogur, como auténticos delatores en el peor sentido de la palabra.

Podría ser que la insistencia en este asunto se deba a dificultades o falta de imaginación de los Community Managers de @policia en encontrar noticias relevantes o de impacto sobre drogas para publicar en su cuenta. Por si éste es el caso, aquí van unas sugerencias:

Condenado a 10 años por narcotráfico un exjefe de la Guardia Civil de Málaga

Detenido el jefe “antidroga” de Murcia por tráfico de estupefacientes

Dos guardias civiles y un policía nacional entre los 5 detenidos en una operación antidroga

Detenido en una operación antidroga el jefe de estupefacientes de la comisaría de Ourense

El policía que robó 154 kilos de droga se compró un yate decomisado a narcotraficantes

La Policía acusa a los Mossos de proteger al mayor narco del puerto de Barcelona

Siete años de cárcel y una multa de 2 millones de euros para un ertzaina por tráfico de drogas

Rebajan a 12 años la condena al policía que robó droga de la Jefatura de Sevilla

Y no me negarán que los titulares dan para redactar tuits como “En casa del herrero chuchillo de palo” o “el cazador cazado”, en el tono graciosete-irónico-cínico que se gasta @policia cuando habla de detenciones sobre drogas. Pues yo no he sido capaz de encontrar ni un solo mensaje sobre este tipo de cuestiones, pero será casualidad…

Finalmente, no estaría de más recordar que hay otros delitos en los que es posible la colaboración ciudadana. Por ejemplo los hechos relacionados con la vulneración o recorte de los derechos laborales de ciudadanos extranjeros. Los Médicos de Familia sabemos mucho de inmigrantes trabajando en malas condiciones, sin protección social, sin horas de descanso, con contratos irregulares… ¿y si dejan un rato de dar la matraca con denunciar a la vecina porque en el descansillo huele a porro y crean una campaña de sensibilización sobre estos delitos? Tómenselo como una crítica constructiva…

El asunto da para más. En la próxima entrega abordaremos una derivada aterradora y apocalíptica de la cuenta de @policia y su abordaje sobre las drogas. Un descubrimiento de nuestro equipo de investigación que dejará al asunto Salchipapa a la altura del betún.

 

Para comentar es necesario estar registrado.

Esta web ofrece contenidos destinados exclusivamente para adultos. Su vision o lectura es inapropiada para niños, y por tanto prohibida para menores de 18 años. Nuestra web (como todas) usa cookies. Si continúas navegando entenderemos que estás de acuerdo. Política de privacidad.

  
EU Cookie Directive Module Information