El twitter de Policía Nacional y la droga (3)

Escrito por el . Publicado en Artículo

2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 2.00 (12 Votos)

 

Hemos dedicado unos cuantos números a analizar el tratamiento informativo de las drogas en una de las cuentas de Twitter más populares de nuestro país: la de Policía Nacional (@policia). Como hemos visto, sus mensajes desatan  un carrusel de sentimientos que hacen unas veces reír, otras llorar, en algunas ocasiones indignan y en otras dan vergüenza ajena. Pero hemos dejado lo mejor para el final. Nuestros lectores sabrán que series y películas de ficción como “V” o “Expediente X” están en realidad financiados por el Gobierno Estadounidense y tienen como objetivo preparar a la población antes de dar la noticia de que los aliens están entre nosotros. 

Pues algo parecido sucede con la cuenta de @policia, pero en versión ibérica. Porque un análisis detallado de la cuenta de @policia revela un mensaje oculto, crítptico, apocalíptico. Una realidad tan aterradora que no puede explicarse de forma directa y tiene que ser revelada en forma de mensajes subliminales que sólo unos pocos elegidos pueden llegar a comprender.

 Vamos allá…

1

4

A simple vista nos encontramos ante sólo ante un eficaz mensaje antidroga. Una brillante aportación a la Prevención que ha sabido adaptarse a los medios y las formas del siglo XXI. Un eslogan que combina la belleza y sencillez matemáticas de la ecuación de la relatividad de Einstein con la escatología de Shin-Chan o South Park y que incluye elementos relacionados con las nuevas tecnologías como los emoticonos. El gusanito de la FAD del nuevo milenio. Un acontecimiento planetario del marketing como no se ha visto desde que Rebeca y Mario Vaquerizo se juntaron para anunciar neumáticos.

5

Pero no, amiguitos. La realidad va mucho más allá y es más aterradora. Para revelar lo que @policia nos quiere decir con su, en apariencia, inocente mensaje, es necesario un abordaje más profundo. Por desgracia este análisis implica el manejo de complicados argumentos de lógica matemática y puede no estar al alcance de la mayoría de nuestros lectores. El desarrollo completo puede verse en el siguiente recuadro.

2

3

6

Teniendo en cuenta el nombre de esta web es probable que muchos de nuestros lectores tengan sus neuronas achicharradas o hayan sido presas del fracaso escolar y el síndrome amotivacional. Pero tengan fe, no se dejen llevar por el pánico y enfréntense a la cruda realidad. Lo que @policia quiere decirnos es que la caca es, en realidad, una droga.

 El problema se lleva ya sospechando desde hace décadas. El uso de excrementos humanos fermentados como droga (el jenkem) es un problema en África denunciado desde mediados de los 90 por prestigiosos medios como el New York Times, el Washington Post o la cadena de televisión Fox TV. Los escépticos dirán que se trata de una leyenda urbana pero…¿desde cuando el principio de realidad tiene alguna importancia para los medios de comunicación al hablar de drogas?

 Y Cannabis.es ha echado a las calles a su Equipo de Investigación para averiguar si la amenaza de la caca se encuentra ya entre nosotros. Pero…¿Tiene Cannabis.es un Equipo de Investigación? Ya les expliqué hace un tiempo en qué consistía la cosa del periodismo de investigación en drogas. ¿Surrealista? Sí. Tanto como encontrar en Madrid un camello que se dedique a vender burundanga como droga de sumisión química. El “brujo latino” que les tomó el pelo y les levantó 50 euros el otro día a los dicharacheros reporteros de investigación de El Mundo aún debe estar meándose de la risa. Así que no veo por qué no íbamos a tener un Equipo de Investigación.

 A lo que íba. Como les contaba, la caca existe y está entre nosotros. Aquí tienen estas estremecedoras imágenes que hemos obtenido con cámara oculta. ¿Por qué no hemos usado el móvil para sacar las fotos? Pues porque los Equipos de Investigación llevamos siempre cámara oculta, que es más guay.

7

8

9

Prácticamente en todas las tiendas de los chinos del centro de las grandes ciudades de España puede encontrarse caca, o sea, droga. Esto no debe extrañarnos, ya que los chinos han demostrado desde las tiempos inmemoriales cierta inclinación al vicio (recuerden las Guerras del Opio). Además ya se sabe que los extranjeros en general y sobre todo los de los países pobres no vienen sólo a quitarnos las becas del comedor de los niños y a colapsar el sistema sanitario, sino que también vienen a intoxicar a nuestra juventud con drogas. Y yo no soy racista, oiga…

 También hemos encontrado como la caca puede venderse y comprarse libremente a través de Internet. A tan solo unos clicks, pagando con una tarjeta de crédito y de forma completamente legal podemos recibir caca desde Hong Kong en menos de 48 horas. Igualito que las sales de baño, los fertilizantes de plantas y todas esas drogas nuevas que aparecen sin cesar. De la misma forma y tal como se ve en la captura de pantalla, los traficantes sacan al mercado nuevas variantes de caca para eludir la legalidad, con efectos y riesgos aún más perniciosos si cabe.

10

En la última imagen pueden observarse los terribles y devastadores efectos de la caca. Está sacada de Youtube, igual que los videos de personas en estado de agitación que la prensa hacen pasar por “ataques caníbales” sin fundamento. Así que, con la misma lógica, podemos ya alertar a la sociedad de que los niños son el objetivo fundamental de la droga caca y que sus efectos incluyen el estupor, la cara de bobo y boca de pez.

11

Así que ya lo saben. La prevención es fundamental para salvar a Occidente de la amenaza más terrorífica que se cierne sobre nuestra sociedad desde el advenimiento de la Salchipapa. Busquen a su alrededor, registren el móvil de sus hijos, miren en sus mochilas escolares… Y si no encuentran caca a su alrededor, siempre pueden usar una aplicación del móvil para insertarla en sus fotos. Ya les dije que la realidad es lo de menos cuando hablamos sobre drogas…

12

Finalmente, un llamamiento a la colaboración ciudadana. No se lo pido yo…se lo pide la cuenta de twitter de la Policía Nacional.

13

14

 Así que ya saben…