En los años 80 fue la nº1 del porno mundial. Regresó en los 90 rodando un puñado de películas de serie B y viviendo un sonado romance con Charlie Sheen que se desbordó con cientos de gramos de cocaína.

De reina del porno a princesa del polvo blanco

Escrito por el . Publicado en Artículo

4.34375 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.34 (16 Votos)

 

En los años 80 fue la nº1 del porno mundial. Regresó en los 90 rodando un puñado de películas de serie B y viviendo un sonado romance con Charlie Sheen que se desbordó con cientos de gramos de cocaína.

La chica más guapa y alegre de la fiesta de despedida de las cheerleaders ochenteras. Esa era Ginger. Rubia, cercana, desinhibida, como salida de una comedia de Tom Hanks de 1984.

De esa generación de actrices porno que se hicieron populares con la explosión del magnetoscopio y la transformación del cine X en videocassettes de consumo doméstico.En ese preciso instante, Ginger Lynn estaba allí y fue una bomba pornográfica, una estrella que hizo historia y que siempre estará en el top-10 de las mejores felatrices americanas de todos los tiempos. Nosotros la entrevistamos en uno de los más gloriosos Festivales Porno de Barcelona y nos dejó maravillados con su alegría y buen rollo.

En su época de máximo esplendor, Ginger rodó más de cien películas sólo para adultos, algunas convertidas en auténticos clásicos del cine X de los años 80, como "Those young girls" (1984), "New wave hookers" (1985), "Las supercolegialas" (1985) o "Ginger Sex asylum" (1985). Actualmente, la musa del porno ochentero disfruta de homenajes, eventos, firmas de autógrafos y el amor indiscriminado de sus fans a través de las redes sociales..

2

Después de estar retirada durante más de diez años, ¿porqué regresaste al porno en 1999 con la película "Desgarrada"?

Si te soy sincera, por la desorbitada oferta económica que me hicieron. Es increíble, pero me ofrecieron un contrato por tres películas. Sólo tres películas. Con ellas gané más que con todas las que rodé en los años 80, que fueron muchas. Imposible decir que no.

Cualquier polvo pasado fue mejor

Pero no puedes quejarte. Fuiste una de las primeras estrellas del porno y una de las mejor pagadas.

(risas)... No, no me quejo. Nada más empezar a rodar porno ya cobraba mil dólares por escena. Y también podía decidir con quién quería o no quería follar. Es cierto, me trataron fenomenal.

Hoy en día, ¿cómo ves la industria porno? ¿Cómo ha cambiado desde aquellos años 80 que tú viviste? Han pasado más de treinta años...

Bufff... ¡Cuánto tiempo! No tiene nada que ver. Ha cambiado todo radicalmente. Ahora, el porno es una industria muy bien organizada de la que vive demasiada gente. Antes, en mi época, éramos una familia, pequeña, pero nos llevábamos todos fenomenal. Nos conocíamos, follábamos... y después de los rodajes nos íbamos a fumar hierba, emborracharnos y divertirnos. No pensábamos en nada más. Hacíamos películas con sexo y estábamos muy orgullosos.

¿Se ha perdido ese encanto que tenía el porno de los años 80?

Sí. Ahora casi todo se filma directamente con pequeñas cámaras digitales. No hay guiones y el sexo se improvisa sobre la marcha. Ya no se hacen películas, directamente se graban escenas para consumir de forma masiva online. Una pena.

Monstruos y serie B

9

Después de retirarte del cine X, lo intentaste con la serie B y llegaste a rodar unas cuantas películas de bajo presupuesto. ¿Te perjudicó tu pasado como estrella del porno?

Sí, eso no se perdona en Hollywood. Al final me cansé de llevar colgando el cartel de "Ginger Lynn: ex-estrella porno". Tuve que cargar con ese peso durante varios años. Me acabé cansando.

Hay algunas de esas películas de monstruos cutres y efectos especiales que son muy divertidas y se han convertido en títulos de culto, como "Dr. Alien" o la serie "Vice Academy".

(risas)... Son films de muy bajo presupuesto, pero los rodajes eran una juerga y nos lo pasábamos muy bien. Les gustan mucho a los fans porque tienen chicas guapas, sangre, acción, alienígenas y humor.

No sé lo que habrás oído por ahí, pero lo cierto es que podía haber sido mi gran oportunidad. Me presenté al cásting y pasé la prueba. Luego me llamaron para hacer dos audiciones más, pero a última le dieron el papel a Sharon Stone. En fin...Intentaste dar el salto al cine de Hollywood. ¿Qué pasó en "Casino", de Martin Scorsese?

Sexo, drogas y rock´n´roll

Tu romance con Charlie Sheen llenó muchas páginas de los periódicos...

Y tanto... (risas)... Y eso que al principio intentamos llevarlo en secreto para no perjudicar su carrera, pero no pudo ser y la prensa se enteró. Montábamos demasiado jaleo cuando salíamos de fiesta.

¿Fiestas muy locas?

Imagínate... Yo quería mucho a Charlie, aunque fueron tiempos de una locura excesiva. Juntos entramos en una vorágine nocturna que no tenía fin. Ya sabes: muchas drogas, salir todas las noches, sexo descontrolado... Era un ritmo de vida vertiginoso. Aquello era muy autodestructivo. Era imposible mantener aquel ritmo de vida tan salvaje. Nos metíamos tanta cocaína que todo el día íbamos zombis perdidos. Sólo hacíamos que follar y drogarnos.

También has tenido otros novios famosos, como Billy Idol.

Sí, también estuve con él un par de años, pero fue igual que con Charlie Sheen, demasiada droga.

¿Te gusta el rock´n´roll?

¡Claro! Cuando era una cría iba a todos los conciertos que había en mi ciudad. Me gustan AC/DC, Led Zeppelin, Aerosmith, Rolling Stones...

¿Y esa aparición estelar en el videoclip de Metallica?

¡Yeahhhh! Sí, fue en "Turn the page". Tuvo una gran repercusión en todo el mundo. Era un buen papel y me encantó hacerlo. De una bailarina stripper. Me quedó genial.

Mondo porno

1

En la década de los 80, rodaste porno con los actores más legendarios del momento. ¿De quién guardas mejor recuerdo?

Había mucha gente con la que siempre me he llevado de maravilla. Los actores Harry Reems y Tom Byron, que eran muy divertidos y atentos; Jamie Gillis, que era un obsceno pero que le quería como si fuese mi hermano; a la gran Christie Canyon, a la que desvirgué; Amber Lynn, que era una tía increíble y estaba más loca que una cabra... ¡Qué tiempos!

¿Llegabas al orgasmo cuando rodabas?

¡Sí! ¿Acaso no se nota viendo mis películas porno?... (risas). Sobre todo me corría cuando follaba con Tom Byron y Peter North. Había mucha química.

¡Gracias! Le quería muchísimo. Siempre que le necesitaba podía contar con él, y me prestó dinero un montón de veces. Recuerdo una vez que me ayudó a pasar marihuana a San Francisco. Él se la escondió toda y se jugó el pellejo por mi delante de la policía. No quería que me pasase nada malo. Nos queríamos mucho.Con John Holmes hiciste una pareja increíble. Pura historia del cine porno.

También trabajaste mucho con Traci Lords...

¡No me hables de Traci! Nunca tuvimos feeling, ni fuimos amigas. Siempre me pareció una falsa. Cuando estalló el escándalo, yo fui a la cárcel por su culpa. Traci se aprovechó de todos los currantes del porno para alcanzar la fama. Una vez que la consiguió nos dejó tirados y demostró ser una mala persona.

10

Exactamente, ¿qué pasó entre vosotras?

Es muy sencillo. Cuando el FBI descubrió que Traci había protagonizado todas sus películas porno siendo menor de edad, dio tres nombres para que a ella la dejaran en paz y nos hiciesen una caza de brujas. Fue una mala época para el porno. Nos detuvieron, nos acosaron como a perros y nos hicieron miles de preguntas. Aprovecharon el escándalo para intentar cargarse la industria pornográfica. Fue muy triste. Yo acabé en la cárcel y eso es algo que no le perdonaré nunca.

Para acabar, ¿porqué te retiraste definitivamente del porno?

Sinceramente, porque ya no me divertía como antes. Cuando era una loca adolescente todo me parecía estupendo. Con veinticinco años no tienes resacas ni responsabilidades. Ahora todo es diferente. Veo la vida de otra manera, mucho más tranquila.

16

THE BEST

Explícito

(4 min)Recopilatorio de sus mejores escenas porno ochenteras.

TRÍO CON TOM BYRON Y PAM JENNINIGS

Explícito ((15 min)

TWIT PERSONAL

WEB PERSONAL

14