El Cultivo de Exterior I: Breves consejos sobre preparación de terrenos.

El Cultivo de Exterior I: Breves consejos sobre preparación de terrenos

Escrito por el . Publicado en Artículo

3.7 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.70 (5 Votos)

 

Estamos ya en la primera semana de marzo, con la primavera a la vuelta de la esquina, apenas cuatro semanas, y aunque es demasiado pronto aún para comenzar la temporada de cultivo en exterior, es la adecuada para preparar y acondicionar nuestros terrenos o jardines, para que el sustrato o tierra, esté listo y preparado, lleno de nutrientes, listo para acogerlos y garantizarnos unos excelentes resultados allá por el otoño cuando las cosechemos. 

Buenos días amigas y amigos de Cannabis.es, bienvenidos a bordo de nuevo para continuar nuestra travesía por esta verde mar; esta vez lo haremos con unos consejos sobre el cultivo de exterior. Como siempre, antes de ir al tema,unas consideraciones.

El sustrato, en este caso tierra de nuestro jardín, es la base de nuestros cultivos. Siempre he escrito aquí que alimentando correctamente el sustrato, tierra en este caso, alimentamos correctamente a nuestras plantas, pues es este quién las acoge y proporciona todos los nutrientes para su correcto desarrollo a través de un sistema radicular sano y fuerte, y no los abonos o fertilizantes que las aportamos. Una zona de cultivo con su tierra bien acondicionada y provista de nutrientes naturales u orgánicos de liberación lenta, nos proporcionará unas plantas espectaculares, y de paso nos ahorrará una cantidad importante de dinero en abonos, que serían necesarios si usáramos un sustrato comercial o una tierra sin preparar, solamente limpia, ya que hay que tener en cuenta que los cultivos en exterior se alargan mucho tiempo, seis, incluso más meses, naturalmente, hablo de variedades feminizadas.

Cambiando de tema, y antes de ir con el asunto que nos atañe, recordar a quiénes, como yo, reciclan sustratos y hacen sus propios compost, es tiempo ideal para voltearlos y dejarlos airear unos días antes de volver a amontonarlos para que sigan su proceso de compost. Yo soy firme defensor del reciclado, tanto de los sustratos utilizados en mis cultivos como de todas las partes que desecho de las plantas que testeo, cogollos incluidos, que después de unos dos años de compostaje en mi jardín, y debidamente esterilizados, utilizo de nuevo en mis cultivos, reduciendo considerablemente el coste de éstos, los sustratos comerciales, salvo excepción, suelen ser caros, y sus procesos de fabricación, contaminación aparte, están acabando con las turberas de nuestro país, con el perjuicio que causa a nuestra madre tierra.

Y ahora al tema.

PREPARACIÓN DE TERRENOS PARA EL CULTIVO DE EXTERIOR

Como os decía antes, estamos a principios de marzo concretamente hoy que escribo estas líneas, y queda mucho aún para comenzar los cultivos de exterior. Tenemos que decidir dónde vamos a efectuar nuestros cultivos, y también si vamos a utilizar el sustrato o tierra de nuestro terreno (un sustrato comercial de los muchos que hay en el mercado, o contenedores). Si la opción es la segunda, la preparación del terreno es sencilla, basta con cavar unos agujeros en la tierra debidamente separados para que las plantas tengan suficiente espacio para crecer, añadir un poco de abono orgánico tipo estiércol, y dejarlos varias semanas abiertos, aireándose antes de rellenarlos con el sustrato a utilizar. Os recomiendo en este caso que los rellenéis dos semanas más o menso antes de colocar en él nuestras plantas, y a partir de ahí seguir la pauta de abonado que vayan demandando. Y si os decidís por hacerlo en contendores, estos consejos sobran, ya que es un tipo de cultivo tradicional y hablaremos de ello en su época.

Lo segundo es decidir si cultivamos en camas abiertas, sin rebordes que contengan las plantas silvestres, lo que conlleva una limpieza de bordes continua, o bien en camas delimitadas y separadas tipo parterre.

Vamos con la primera opción: tierra o sustrato

Si no queremos complicarnos la vida, y sólo queremos plantar unas pocas variedades en nuestro jardín o huerta, con delimitar la zona que vamos a cultivar sobra; volteamos el terreno dejándolo unos días airear para, a continuación, esparcir sobre el estiércol de vaca. Lo mezclamos bien con la tierra y lo dejamos aireando y bajo los efectos climáticos.  Pasadas dos semanas más o menos, quitamos las hierbas sobrantes, dejando la tierra bien limpia de otros restos, piedras, etc. En las fotos veis el proceso y cómo debe quedar, para a continuación añadir unos 50 gms. de roca de lava volcánica. Yo uso la deTop Crop, por metro cuadrado; mejora bastante la calidad del terreno y la posterior liberación de nutrientes por parte de éste, 25 gms. deguano de ave marina, y si por un casual tenéis a mano unos puñados dealgas marinassecas y trituradas, las podéis agregar: esto último es difícil, a no ser de que las preparéis como os expliqué hace tiempo en estas páginas,más sé que en el mercado de jardinería han aparecido productos a base únicamente de algas, 100% orgánicos y en polvoque pueden servirnos perfectamente. Con ello lograremos enriquecer el terreno de manera espectacular, y para cuando llegue mayo y plantemos en él, estará rebosante de vida bacteriana que ayudará a nuestras plantas a crecer imparables y con resultados espectaculares.

Esta forma de cultivo tiene el inconveniente dela limpieza, las plantas invaden los bordes, los sobrepasan, pudiendo absorber parte de los nutrientes destinados a nuestras plantas, lo que nos obliga a una limpieza mínimo semanal. Por ello, el uso de camas delimitadas es una de las opciones más indicadas.

CAMAS DE CULTIVO

Normalmente no todos tenéis un jardín o terreno amplio como es mi caso, por lo que cada uno debe adaptarse a su espacio, pero el sistema es sencillo. Como veis en las fotos, una cama se trata de un espacio de terreno delimitado por un borde, que nos permite disponer de él sin temor a que otras plantas lo invadan, nos posibilita elevar el terreno unos palmos, haciendo con ello más fácil trabajar el sustrato que contiene, que puede ser de madera, hormigón, etc.

Aquí están hechas con traviesas de tren y madera preparada para soportar las condiciones climáticas.  Y ya, si tapamos conmalla antihierbas los caminos que los separan -ved fotos-, el problema de las plantas invasoras está solucionado, permitiendo a la vez mantener limpio fácilmente nuestro jardín, llamémoslo así.

Existen dos tipos de camas, normales y elevadas.

Las camas normalesestán en contacto directo con el terreno, y por tanto sujetas a la temperatura de éste; son aconsejables para utilizar a partir de mayo, cuando las temperaturas comienzan a subir, y con éstas las del terreno y las camas. Hacerlas es fácil, una vez delimitado su tamaño y límites, cavamos una zanja alrededor, unos diez centímetros y colocamos el borde con la altura que deseemos.

Las camas elevadasson similares a las anteriores, salvo que aparte de necesitar un borde más alto, están separadas del terreno mediante unacapa aislante, en ésta que veis aquí he utilizado como aislanteplanchas de poliuretano, corcho blanco vulgarde 10 cms. de grosor. Esta capa aislante permite al sustrato de la cama mantener el calor del sol que recibe durante el día, aislándolo del frío del terreno, manteniendo nuestras plantas confortables.

Dichas capas aislantesdeben de tener suficientes agujeros que nos aseguren un correcto drenaje del aguade los riegos. Este tipo de camas son aconsejable para iniciar cultivos tempranos, en particular convariedades autoflorecientes, ya que esta característica auto, nos permite cultivarlas y obtener nuestras primeras cosechas en esta época en que crecen los días.Dependiendo de la zona en que viváis, por ejemplo aquí en el norte, donde las heladas son escasas y las temperaturas en primavera rara vez bajan de los 10º-12º, podemos comenzar, y lo haremos, a primeros de abril. Dependiendo de la variedad y la rapidez de su ciclo de vida, tendremos las plantas cosechadas para finales de junio y podremos utilizar la misma cama, previa preparación y aporte de nuevos nutrientes orgánicos, para un cultivo largo con variedades feminizadas.

En ambos casos, después del invierno, la preparación del sustrato de las camas debe seguir el mismo proceso que expliqué en el primer caso:las volteo y dejo unas semanas, añado polvo de roca, guano, algas, las mismas cantidades, y lo revuelvo bien, dejando la tierra bien desmenuzada y suelta, la riego y dejo unos días, para a continuación cubrirla bien con un amalla antihierba para mantenerlas lejos de semis indeseadas tipo plumero, tan abundante aquí, quitándola de vez en cuando y rastrillando la tierra, removiéndola, regándola y volviendo a taparla hasta que coloco en ella mis queridas plantas.

Una cosa que tenemos que tener en cuenta, es que, gracias a este gobierno y la legislación vigente,el cultivo de la marihuana en exterior está totalmente prohibido, y los nuestro pueden estar expuestos a la vista, con los problemas que esto nos ocasionará,así que conviene disimularlos. Y una buena manera escultivar junto a nuestras niñas otras plantas que las disimulen y a la vez se les parezcan, tipo pimientos.Yo lo recomiendo incluso aunque sea como en mi caso, en una finca cerrada, con muros bien altos y libres de miradas indiscretas, salvo de los helicópteros. Por esoos animo a plantar variedades hortícolasjunto a vuestras niñas, camuflaje que a la veznos servirá para nuestra cocina. Bien lo sé yo, que no me faltan pimientos ni tomates en todo el año.

Iremos hablando más sobre el cultivo de la marihuana en posteriores artículos, pues es una mar amplia de veras.

Y bueno, amigas y amigos, mi boong repleto de sabrosa #Syrupme mira acusador, y  yo tengo ya ganas de echarle mano. Espero y deseo que lo aquí escrito no os haya aburrido, y sobre todo os sirva. Nos vemos la semana que viene, hasta entonces, #LosMejoresHumos desdemi ensenada en Cantabria.

A vuestra salud

Adryc