Muchos cultivadores dan forma a sus plantas de cannabis. Cuantas más podas o técnicas realizan más práctica adquieren, pero a veces se encuentran con ciertos problemas y claro está, siguen aprendiendo. Os damos trucos y consejos sobre cómo practicar los distintos tipos de podas de cannabis.

Moldeado de la planta de marihuana I

Escrito por .

4.475 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.48 (20 Votos)
Cómo podar la marihuana

 

Ya sea por gusto o necesidad, muchos cultivadores dan forma a sus plantas de cannabis. Cuantas más podas o técnicas realizan más práctica adquieren, pero a veces se encuentran con ciertos problemas y claro está, siguen aprendiendo.

A lo largo del tiempo, en mis cultivos y a través de las experiencias compartidas con mis clientes hemos encontrado ciertos  patrones, uno de ellos y muy importante es la genética de la planta. Por poner ejemplos; en las  variedades con un alto porcentaje de índicas aunque acepten bien las podas apicales se puede ver disminuida la producción total, pues gran parte de la misma se desarrolla en la cola central. Lo comprobamos en alguna Himalaya Gold, nos fue mucho mejor doblándola que podándola, también técnicas más modernas como el cropping o supercropping en algunas sativas puras no nos ha funcionado tan bien como en variedades híbridas al 50% indico-sativo. A algunos fenotipos les costaba cicatrizar o curar aunque a mi gusto es una técnica muy efectiva en casi todas las variedades.

Partiendo de esta base de que cada planta proveniente de  semilla es un individuo único, podremos entender que sus reacciones a las podas pueden ser diferentes según variedad, aunque hay reacciones que se van a producir siempre y son muy fáciles de entender, casi es lo primero que se aprende.

Si cortas la yema apical, todas las ramas situadas por debajo de ella se fortalecerán, esto es así debido a que las auxinas - hormonas vegetales que se encuentran en el ápice - controlan o reprimen el  crecimiento de los brotes secundarios, y al ser cortado éstas tomarán ahora más presencia en las yemas secundarias, la poda apical es la más común y sencilla de las podas, siempre dependerá de el fin para el qué se realiza pero recomiendo hacerla como muy pronto a partir del cuarto par de hojas sin contar los cotiledones, se puede ir repitiendo el proceso con las yemas secundarias cada 3 o 4 pares de hojas e iremos haciendo más ancha la planta y multiplicando sus puntas, esto por ejemplo con la variedad  Moby Dick  del banco Dinafem nos dio resultados espectaculares.

poda apical

La manera de realizarla es practicar un corte en ángulo 45º medio o un centímetro por encima del último para de hojas. El corte se hace en ángulo porque aunque tengamos una herramienta desinfectada creamos una herida y de esta manera la humedad no se quedara en ella. Muchos no harán lo que yo, ni lo aprobarán, pero aplico saliva en los cortes, existen pastas cicatrizantes en el mercado y fórmulas caseras alternativas que podemos utilizar si el tallo o rama que vamos a podar es ancho y la herida va a permanecer más días curando.

No recomiendo podar apicalmente por lo menos 20-30 días antes de que comience el ciclo de floración, ya que posiblemente nos retrasemos la maduración de los cogollos y al final es tiempo perdido.

Una variedad de la poda apical ya muy conocida es la poda FIM (Fuck I Missed). Consiste en cortar o mejor pellizcar con el pulgar e índice las yemas un 60-80% de su totalidad dejando los cálices sin cortar, se producirán de dos a cuatro tallos nuevos dependiendo de donde se produjo el "pellizco".

Este tipo de poda es la que más frena en un principio el crecimiento vertical de las plantas, le cuesta más días que a una apical simple rebrotar de nuevo, pero bien hecho y con tiempo por delante es mas efectiva que la poda simple. En plantas madres si no hay urgencia es, a mi parecer, la técnica más productiva de clones. Si la repites cada 3-4 pares, puedes obtener madres ramificadas al máximo con dos o tres cientos de pequeños brotes.

poda ramas

Si cortas los brotes laterales dejando la apical provocas un desarrollo vertical de la planta, es lo contrario de lo que acabamos de ver. La planta de marihuana es muy moldeable, siguiendo este principio, realmente podemos hacer que la plantita tome la forma que deseamos, muy alta, forma de seto, desarrollo hacia la izquierda o derecha…

Es quizás la que menos he utilizado pues solo se adapta a cultivos en los que no buscas ancho si no alto, algo muy poco lógico la verdad, aunque en matas de gran envergadura que ya han alcanzado un ancho máximo es la mejor opción para frenar el crecimiento lateral.

poda ramas bajas

Si cortas las ramas bajas de las plantas se desarrollan las superiores. Esta poda debería ser obligatoria; es práctica, sencilla y muy adecuada antes de llegar a la floración para generar un reparto correcto de las auxinas de nuevo, éstas provocan que los tallos se estiren buscando la luz y de ahí que los tallos bajos hagan distancias internodales enormes intentando llegar a la ansiada luz.

Si los cortamos redistribuiremos esas fitohormonas tan preciadas a las puntas superiores donde su función va a ser mucho ms productiva. Como plus obtendremos más beneficios: en cultivos de interior tendremos mayor recirculación del aire; las plagas lo tendrán más difícil para moverse; el riego se facilita… y todos esos factores repercutirán en una planta más sana y eficiente, mejorando así su producción final. Como añadido final comentar que los restos de esta poda pueden servir para ser aprovechados como esquejes pues son los que mejor nos van a enraizar.

El método es sencillo, cortaremos a ras del tallo las ramas enteras - depende de la altura y estructura de la planta cuantos pares quitaremos -.

Por poner un ejemplo:

En una planta índica, tipo Cream Caramel y con un equipo HPS de 600w si la altura final deseada de la planta es 60-70 cm, yo intentaría dejar limpios los primeros 15-20cm .

En exterior esta poda ofrece los mismos beneficios y son más notables al ser más voluminosas las plantas. Debemos adentrarnos en  y podar aquellas ramas o ¨chupones¨ que no van a recibir luz  por su posición más allá de la zona baja únicamente, lo ideal es poder vislumbrar el interior de la planta y así favorecer aquí de nuevo la recirculación de aire. Una planta de metro y medio de contorno muy tupida que no recibe luz en su interior, es un escondite perfecto para las plagas y peor aún, para los excesos de humedad y hongos como el oídio.

Hay en interior otra modalidad de poda baja o de brotes laterales, la técnica lollipop (chupachups), que como adivinamos por su nombre el objetivo es crear plantas con un solo cogollo, enorme, pero solo uno.

Para esto yo prefiero partir de una variedad seleccionada por dar mucha producción en punta central y ramificar poco. Usaremos esquejes para homogeneizar el cultivo, se usan macetas como mucho de 7L de volumen y se rellena todo el área de cultivo disponible, en un metro cuadrado podemos colocar hasta 25 tiestos.

Cuando crezcán hasta alcanzar los 20-25cm – dependiendo variedad - pasamos a florecer. Puedes realizar la poda desde 4-5 días antes de florecer hasta metidos en los primeros diez días de floración. Cortamos a ras del tallo todas las ramitas laterales dejando solo la central la cual entutoraremos para que no se tumbe y se centre en crear un cogollo enorme en vez de reforzar las paredes del tallo.

En exterior, por gusto, como comentaba al principio del artículo, hemos cultivado en una Smart Pot de 400L una planta con solo 4 puntas utilizando esta técnica. La producción final no fue acorde al volumen de ese contenedor pero los 4 cogollos fueron gigantescos, 100g de material seco cada uno. El sitio donde se hizo el cultivo no disponía de todas las horas de luz solares y al ser tan grandes los cogollos no llegaron a madurar enteramente, en su interior permanecían blanquecinos. Es un experimento que repetiremos, aunque ver aquellos cogollos ya fue una satisfacción.

Hasta aquí todas las maneras de cortar y los efectos que estas podas causan en nuestras plantas, todas las podas generan estrés y un movimiento de las hormonas vegetales encargadas del crecimiento, si nos pasamos podemos incluso paralizar el avance.

Aun así, os animo a podar y moldear las plantas buscando generar las formas que deseáis, si metéis la pata aprender del error, no hay mejor manera.

Otros modos de moldear las plantas con mucho menos estrés son ¨pellizcando¨, cropeando, doblando y enmallando. Estos a su vez también tienen técnicas y divisiones como el cultivo LST (Low Stress Training), en el que a mi parecer podemos encontrar verdaderas obras de arte e ingeniería. Pero eso, eso lo veremos en el siguiente artículo 😉.

¡Buena y verde semana!