Este artículo solo es una breve introducción para poder diferenciar los aspectos básicos de cada cultivo, viendo claramente cuales son las similitudes e desigualdades entre ellos.

Cultivo básico: diferencias entre interior y exterior

Escrito por .

4.4705882352941 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.47 (17 Votos)
Cultivo básico

 

Bienvenidos a otro nuevo artículo de esta guía de cultivo, intentaré aportar en cada uno de mis textos explicaciones claras, sencillas y concisas, de forma que hasta una persona que nunca haya oído hablar del cannabis pueda entender y llevar a cabo cada una de mis explicaciones ya que, cada día va creciendo el número de cultivadores, ya sea por motivos medicinales o lúdicos.

Existen dos tipos principales de cultivo: cultivo de interior o de exterior. En exterior tenemos un cultivo más despreocupado con muchas menos necesidades que los cultivos de interior y con grandes cosechas, sino disponemos de un terreno para cultivar, siempre tenemos la opción de hacer un cultivo de guerrilla, buscar un sitio (muy escondido en el bosque o la montaña) para poder realizar un cultivo bien oculto. Si realizamos este tipo de cultivo, hay que pensar en el suministro de agua (si tenemos un río o arroyo cerca nos evitará el tener que transportar garrafas o bidones de agua porque esto puede llamar la atención de alguna persona que pueda dar la voz de alarma).

Hoy voy a relatar las diferencias que pueden existir entre los cultivos de interior o exterior, detallando los pros y contras de cada uno de ellos, para que luego cada uno de vosotros y dentro de sus posibilidades decida que cultivo llevar a cabo.

¿Qué necesitamos para cultivar en exterior/interior?

Si lo que buscamos es un cultivo productivo y económico la decisión es sencilla, el cultivo de exterior no necesita grandes desembolsos de dinero porque con tan solo una semilla, tierra de calidad, abonos y agua podemos obtener una estupenda cosecha (se pueden llegar a obtener plantas de más de 3 metros y de un kilogramo de producción).

En interior el gasto es mucho más elevado, en el primer desembolso deberemos comprar un sistema lumínico (HPS, LED, bajo consumo…), una tierra de buena calidad, macetas de distintos volúmenes para las diferentes fases del cultivo, fertilizantes acondicionados para el cannabis, semillas de alguna variedad que nos guste, lo más importante si vamos a cultivar en un edificio es no incomodar a nuestros vecinos, para ello debemos tomar medidas para que nuestro cultivo pase inadvertido, tendremos que comprar un aparato que nos ayude a este fin y tenemos variadas opciones: el conocido filtro de carbón activo, desodorizantes, ionizadores, ozonizadores… tampoco hay que olvidarse de la ventilación, un extractor e intractor para la renovación del aire del cultivo, así como eliminar los excesos de temperatura.

Luego existen un montón de complementos extras que pueden facilitar nuestro cultivo en gran medida,  un armario donde podemos controlar mucho mejor todos los parámetros de cultivo y consiguiendo una mejor estanqueidad.

Con la ayuda de un termohigrómetro podemos controlar los parámetros de temperatura y humedad en todo momento evitando la aparición de plagas y hongos.

Si estamos en climas secos un humificador nos puede ayudar a subir los niveles de humedad, en el caso contrario, de vivir en un lugar húmedo necesitaremos un deshumificador que nos ayudará a bajar a los parámetros idóneos para el cultivo de cannabis.

intext1

¿Cuándo comenzar un cultivo de interior/exterior?

Un cultivo de interior lo podemos empezar en cualquier momento del año, solo debemos contar con unos u otros aparatos eléctricos (para mantener lo parámetros correctos), dependiendo de las condiciones climatológicas ( en verano aire acondicionado y en invierno un calefactor).

Si lo que tenemos pensado es cultivar en exterior lo primero es la preparación del terreno que la podemos dejar hecho ya durante el mes de febrero, para cuando llegue el mes de mayo tendremos un terreno listo para nuestro cultivo. En caso de tener una tierra de mala calidad, realizaremos un agujero aproximadamente de unos 50 litros y usaremos un saco de tierra para cada planta.

No hace falta que sea un cultivo en medio de la montaña para ser de exterior, si tenemos una galería, un balcón o incluso un hueco en el tejado, podremos obtener una cosecha poniendo la planta en una maceta. He visto a personas cultivar en el tejado de su casa e inclusive en las copas de los árboles (a pesar del trabajo que esto conlleva).

Si vamos a realizar un cultivo de autoflorecientes es recomendable plantarlas el mes de junio para cosechar en agosto o principios de setiembre, ya que son los meses con más horas de luz y calor, consiguiendo que las plantas alcancen una mayor altura durante la etapa de crecimiento.

Si vivimos en zonas cálidas (no es mi caso), podemos realizar cultivos invernales, la cantidad será escasa pero podremos disfrutar de una pequeña cosecha pero de gran calidad. También existe la posibilidad de realizar floración forzada, esto consiste en darle las horas de luz necesarias para que empiece a florar y taparla el resto de horas con algún tipo de sistema, tiene que impedir el paso de la luz para conseguir el inicio de la floración, la principal ventaja de este método es que si lo hacemos escalado podremos cosechar cada mes si nos organizamos bien.

¿Qué fertilizantes usar en interior o exterior?

Independientemente el cultivo que vayamos a realizar podemos usar cualquier tipo de abonos ya sean orgánicos o químicos, líquidos o sólidos, rápida o lenta liberación…

En mi humilde opinión, creo que los abonos líquidos de rápida asimilación son la mejor opción para los cultivos de interior, esto se debe a que los cultivos indoor abarcan un tiempo menor y necesitan asimilar los nutrientes velozmente para conseguir crecer y florar en apenas unos meses.

Sin embargo, para los cultivos de exterior (que duran unos 6 meses) van muy bien los abonos sólidos de lenta liberación, pudiéndole aportar los nutrientes gradualmente y facilitándonos mucho el trabajo al tener que regar solo con agua.

La gran diferencia entre abonos orgánicos y químicos, es que los primeros son originarios de animales o vegetales, mientras que, los segundos son de origen mineral fabricados por la industria química.

Existen multitud de marcas en el mercado de una gran calidad, siempre cuando comenzamos es recomendable usar una gama de productos de una misma marca, y con tres o cuatro  botes para empezar debería ser suficiente: estimulador de raíces, abono base de crecimiento y de floración, para terminar un estimulador de floración que ayude a aumentar el peso de las flores durante esas últimas semanas que pide un extra de alimento.

Actualmente estoy probando un producto llamado RIZOMIC , constituido a base de hongos micorrizicos y microalgas, ayudando a un buen desarrollo radicular y evita los hongos patógenos. Aumenta de manera natural las defensas de la planta haciéndola más resistente ante enfermedades, cambios de las condiciones climáticas y a su vez facilita a las plantas la absorción de alimentos, como este producto hay más en el mercado, hablo justo de este porque es el que estoy probando actualmente y ha superado mis expectativas, siempre es recomendado utilizar algo para ayudar a las raíces, ya que a mejor salud de nuestra raíces en mejores condiciones estará nuestra planta.

Actualmente existen muchas marcas de fertilizantes, lo mejor es informarse antes de comprar, no sólo preguntar al dependiente del grow, hoy en día disponemos de internet (una gran herramienta), podemos entrar en foros o tiendas y leer opiniones de los  compradores, basándonos así en experiencias de otros cultivadores como tú o yo.

¿Cultivo interior o exterior? ¿Y por qué no mixto?

A veces no solo existe blanco o negro, puede que encontremos por el camino una gama de grises, como en este caso que usaremos los dos ambientes para cultivar nuestra plantas.

De todas las veces que he hecho un cultivo mixto, la mayoría han sido comenzadas en interior, así podemos germinar las semillas y cuidar las plántulas durante las primeras fases, de esta manera las mantenemos controladas al principio que son más delicadas, una vez hayan alcanzado una determinada altura ya los podemos trasladar a su lugar definitivo.

Alguna vez he también realizado el crecimiento en exterior, ahorrándonos así gran cantidad de dinero en la factura de la luz, ya que la fase vegetativa es la que un mayor consumo realiza al tener que estar la luz unas 18 horas encendida.

¿Con qué corro más riesgo cultivo interior o exterior?

Desde que entro en vigor la Ley mordaza” en el año 2015 en vez de mejorar la calidad de vida de los cultivadores, sucedió todo lo contrario, generó otras nuevas sanciones y prohibiciones.

Me acuerdo de un abogado (ya ni sé quien era), salía en un vídeo animando a los cultivadores a cultivar libremente y que los grows iban a poder vender esquejes en las tiendas, esto solamente fue  un error (creo yo o quiero entender) debido a una gran ignorancia, rápidamente salió gente con conocimiento en el tema desmintiendo tal noticia. Esto podía suponer un gran problema a todos los espectadores del vídeo que hayan creído tales patrañas, como sanciones económicas o problemas que nunca quisiéramos tener.

A partir del momento en que entró en vigor esta ley, el cultivo de cannabis en lugares visibles al público pasaron a constituir una infracción administrativa grave. La cuantía puede ser de entre 601 a 30001 €, a parte de esta sanción te sustraerán tu marihuana y los útiles usados para el cultivo.

El autocultivo no sería un delito grave si estuviera de puertas para dentro, oculto en un lugar privado y destinado al consumo propio, pero depende del juez que determine si es autoconsumo o tráfico. Si el magistrado no encuentra síntomas de tráfico como pueden ser cantidades fraccionadas de cannabis, grandes cantidades de efectivo, básculas de precisión… recientemente ha salido absuelta una persona que lo hallaron con 22 kg de marihuana.

Como conclusión el cultivar en nuestras galerías o balcones nunca fue tan difícil, sino disponemos de medios para ocultarlas. 

intext2

 

VENTAJAS:

Interior:

  • Tenemos control total sobre el clima, agua, abonos…
  • Aquí en Galicia debido a nuestro clima, no podemos plantar sativas tardías pero, sin embargo, en interior las podremos cultivar sin miedo a la llegada de las lluvias.
  • Podemos cultivar durante todo el año sin preocupación

Exterior:

  • Mucho más fácil de llevar a cabo, necesitan menos cuidados y su cultivo es más despreocupado
  • El abaratamiento de costes al ahorrarnos las cuantiosas facturas de luz
  • Producción mucho mayor pudiendo llegar a dar una planta más de un kg.
  • Sólo podemos cultivar en los meses calurosos, aunque si vivís en climas cálidos podéis realizar los conocidos cultivos invernales.

Este artículo solo es una breve introducción para poder diferenciar los aspectos básicos de cada cultivo, viendo claramente cuales son las similitudes e desigualdades entre ellos.

Poco a  poco iremos viendo diversas etapas, cuestiones o problemas que nos pueden ir sucediendo a  lo largo de nuestros cultivos, como también diferentes técnicas que nos pueden ayudar a mejorar nuestro cultivo.

En esta época mucha gente decide empezar a pagar los cultivos de interior para  empezar los cultivos de exterior (muchos ya lo habrán comenzado hace tiempo), esto es debido a las grandes temperaturas del verano, para evitarlo prácticamente hay solo dos opciones: comprar un aire acondicionado o apagar el foco de junio a septiembre aproximadamente dependiendo la zona en la que viva cada uno.

Nos vemos en el próximo artículo, mientras tanto me despido: os deseo los mejores humos y nunca olvidéis que todos y cada uno de nosotros tenemos ideas que mostrarle al mundo, así que adelante y mostrad lo mejor de cada uno.