En el repaso de series y productos televisivos, no siempre se tiene la oportunidad de encontrar algo tan especial como “High Maintenance”: un programa que defiende una visión distinta sobre la Yerba, desde un enfoque abierto y razonado, que consigue llegar a la conciencia del espectador.

High Maintenance: Ruta en bici por New York

4 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.00 (8 Votos)
High maintenance

 

No siempre, en el repaso de series y productos televisivos, tengo la oportunidad de encontrar algo tan especial como “High Maintenance”: un programa que defiende una visión distinta sobre la yerba, desde un enfoque abierto y razonado, que consigue llegar a la conciencia del espectador.

Su título, “Alto mantenimiento” en castellano, hace referencia al grado de atención que necesita una situación o una persona en determinado estado emocional por parte de sus conocidos. Esta definición del Urban Dictionary cuadra perfectamente con el argumento: un tipo barbudo, desaliñado, se dedica a recorrer la ciudad de Nueva York a lomos de su bicicleta para cumplir con los encargos de marihuana que le encomiendan sus muchos y variopintos clientes.

Ben Sinclair interpreta al “Tipo de la Yerba”, un personaje que nos aleja del estereotipo del “camello” barriobajero y violento para revelar su carácter sensible y pacifista. Practica un tipo de negocio de mercado negro, pero sin renunciar a la ética, a la humanidad, contrastando con la violencia y la crueldad del narcotraficante típico. Se presenta un tipo amable y amistoso, que se dedica a repartir índicas y sativas, además de comestibles de marihuana en su bici.

Esta serie, gestada en la plataforma Vimeo por Katja Blichfeld y nuestro protagonista, Ben Sinclair, fue estrenada en la web en 2012 y comprada por la todopoderosa HBO el año pasado. El reparto se completa con colaboraciones con muchas caras conocidas de la pequeña pantalla, tales como Peter Friedman (The Path, The Affair) o Yael Stone (Orange is the New Black, Deep Water).

En su narrativa se encuentra gran parte del atractivo de la serie. Se trata de una especie de obra coral. Nuestro repartidor se encarga de convertirse en el hilo conductor para la extensa plantilla de personajes que nos muestran sus vidas privadas, sus estilos de vida poco convencionales, sus razones para el consumo. Desde un aparentemente violento y musculoso machista de gimnasio, hasta un amable jubilado fiestero, pasando por un tipo con problemas para relacionarse, la yerba les sirve para desenvolverse en el día a día de una ciudad, sin duda, trepidante y caótica.

Hight Maintenance

Puede que éste sea el punto que la convierte en un producto tan especial. En medio de las situaciones que puedan caer en la comedia, nos encontramos con ternura, con bondad, con un tipo que ama a los demás seres humanos, un curioso ser humano que se dedica a atender las necesidades de personajes que se encuentran en verdaderas montañas rusas emocionales, como la del personaje gay del primer episodio. El 'Tipo de la Yerba' no te va a juzgar. Te surtirá de su producto y luego, si la ocasión lo merece, puede que se fume un canuto contigo mientras charláis de algo interesante. Un “anticamello”, en algún momento más cerca de la realidad que muchos hemos vivido que del estereotipo agresivo que nos presentan muchos productos audiovisuales y que normaliza la necesidad de una regulación sobre la marihuana. ¿Es que no sería maravilloso que un señor nos llevase la yerba donde le pidiésemos, de forma segura y legal, además de ser una excelente persona y profesional?

“High Maintenance” se encarga de denunciar de forma tangencial la necesidad de una regulación responsable al estilo de, por ejemplo, EEUU: estos personajes son personas normales, no cometen crímenes violentos, son padres de familia, solterones, jóvenes estudiantes, mujeres que pasean perros... Gentes de mente abierta, tolerantes, productivas, que encuentran en la yerba su recreo. ¿No tienen derecho estas personas?

Absolutamente recomendable, “High Maintenance” consta de una primera temporada de seis capítulos de unos 30 minutos, llenos de buen rollo, sencillez y modernidad. Un gozo de pasatiempo para nuestra mentes, un mundo mejor en el que pensar. 

Hight Maintenance