Después de unos tres meses en interior o unos largos seis meses en exterior, llega el momento de recoger los frutos de nuestro trabajo. Tras un periodo vegetativo donde dimos forma a nuestras plantas, luchamos contra las plagas que surgen en primavera y contrarrestamos con abonos las carencias que se presentaron, la floración está llegando a su fin.

La hora de la cosecha

4.9375 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.94 (8 Votos)
La cosecha

 

Después de unos tres meses en interior o unos largos seis meses en exterior, llega el momento de recoger los frutos de nuestro trabajo. Tras un periodo vegetativo donde dimos forma a nuestras plantas, luchamos contra las plagas que surgen en primavera y contrarrestamos con abonos las carencias que se presentaron, la floración está llegando a su fin.

Solo queda cortar esos cogollos que están a punto de caramelo, pero en este punto muchos de mis clientes novatos tienen dudas, y me atrevería a decir que otros tantos, no tan novatos, tampoco saben cuál es el momento exacto para recoger los frutos del cannabis.

Lo cierto es que hay varios métodos, todos basados en la observación, pero hay uno que os tiene embelesados: el oscurecimiento de los pistilos o pelos blancos de los cogollos. Este signo de madurez ha de tenerse en cuenta pero no en exclusiva, y ahí es donde muchos erráis. En la foto tenéis un cogollo al que aún le faltan unas semanas para llegar a su máximo rendimiento, mientras que en la foto 2 el cogollo está en el punto perfecto para su recolección.

foto 1

foto 2

Vienen clientes que han cortado debido a que todos los pelos estaban marrones, y cuando los cogollos secaron perdieron muchísimo volumen, el colocón se vuelve suave y el sabor y olor no es lo que toca debido a una cosecha prematura. Hay que tener en cuenta que la falta de riego, un cambio de temperatura brusco o un día muy ventoso, entre otras causas, pueden oxidar los pistilos y llevaros a cometer un error que no tiene solución.

En términos generales, cuando un poco más de la mitad de los pelos se ha oscurecido y rizado la planta está en niveles altos de THC y el efecto será más cerebral, creativo y animado. En torno al 90% de los pelos marrones, rojizos, y en algunas variedades rosas o violetas, el THC se ha degradado en CBN y en este caso el efecto es relajante, narcótico y medicinal.

Otro signo visible es el amarillamiento de las hojas grandes de abajo a arriba. La planta está llegando al final de su ciclo vital, su objetivo es la reproducción, pero no ha llegado a culminarla debido a la falta de polen así que cada vez produce más resina esperando poder conseguir perpetuarse. Toda su energía se centra ahora en las flores y consume las reservas de las hojas más grandes despreocupándose de ellas.

foto 3

Este amarillamiento es otro indicativo pero tampoco vale para identificar el momento si se observa de manera aislada. Una planta muy abonada, o con alta carga de nitrógeno quizás no amarillee las hojas y llegue bien verde a su cosecha. Por otro lado, si la marihuana entra en floración con deficiencias de nitrógeno, por falta de abonado durante su ciclo vegetativo, amarilleará antes de tiempo las hojas pues las irá consumiendo como recurso.

La técnica más fiable y precisa es la observación de los tricomas mediante un microscopio o lupa, estas herramientas están a la venta por unos 10€ más o menos, no solo os van a ayudar aquí, también en la identificación de plagas, así que haceros con alguno de los dos, para mi es tan fundamental como puede ser un termohigrómetro en un cultivo de interior.

Los tricomas son las glándulas donde se produce la resina de la marihuana, y en esta se encuentran los cannabinoides y algunos terpenos, a la planta le sirven como defensa contra insectos, para no ser engullidas por herbívoros que no son tan amantes del efecto del THC como nosotros, protección solar... y otros tantos beneficios.

A través de la lupa, yo uso una de 40 aumentos, podrás observar su estructura, son como pequeños champiñones formados por un tronco y una cabeza con forma esférica o de globo. Dependiendo del color de sus cabezas interpretaremos la madurez de la planta. Las primeras glándulas que se forman son pequeñas cabezas sobre los cogollos, hojas cercanas y pistilos que ni siquiera poseen tronco, según avanza la floración los tricomas se desarrollan y crecen, a la vez que maduran.

foto 4

Al principio las cabezas son transparentes, como gotas de agua, aún no hay concentraciones de THC aceptables, más adelante tornarán lechosas, ya no se podrá ver a través de ellas, si sigues el proceso con regularidad verás como pasa gradualmente del transparente al blanco leche. Cuando la mayor parte de los tricomas están de esta manera es cuando el contenido de THC esta en su pico más alto.

En el momento en el que los tricomas lechosos comienzan a volverse de color ambar, nos están indicando que las flores han llegado a su máxima producción de resina y THC,  a partir de este momento se va a degradar en CBN siendo el efecto más relajante y pesado.

Dependiendo de la variedad elegida y del efecto que se busca esto os tiene que ayudar a encontrar el punto que más os va. La misma variedad e incluso el mismo clon cortado con una semana de diferencia cambia mucho en sabor, potencia y efectos.

Si sois de los cultivadores que continuamente cambian de variedad os recomiendo cosechar cuando la gran mayoría de los tricomas son lechosos. Si por el contrario estáis seleccionando genéticas a través de clones, lo mejor sería cosechar en diferentes momentos buscando el punto que mas se ajuste a lo que deseáis y apuntar los días en los que cortáis. Por ejemplo, en una variedad indica podéis cortar en intervalos de 4 días y así hacer 3-4 cosechas con diferente calidad, peso, potencia....

En cultivos de interior acostumbrarse a tener un diario de cultivo y apuntar cuando se cambia el foto periodo es fundamental, os aseguro que solo el 10% como mucho de mis clientes lo hace. Un diario es una herramienta que cuantos más cultivos lleva anotados más vale su peso en oro.

Todos los bancos de semillas os dan un tiempo aproximado de cosecha en exterior e interior, como existen varios fenotipos no es al dedillo pero si cercano. Si compras una amnesia de 85 días de floración y la  recoges en 60.. no es muy correcto. Ajustaros a estos tiempos con márgenes de una semana por debajo y otra por arriba para efectos psicóactivos y medicinales respectivamente.

Voy a añadir que ahora que las plantas púrpuras se encuentran en auge es posible que los pistilos de estas plantas sean de color rosa o morado, pero como rareza en alguna variedad también los tricomas pueden ser azulados en vez de lechosos, tratarlos como si fueran blanco leche para decidir la madurez de las flores.

foto 5

El éxito depende de la observación de todos los factores que os acabo de explicar, fijaos en todos ellos como un conjunto y afinar el momento de la cosecha dependiendo de lo que buscáis.

Para asegurar un sabor y fumada limpia es necesario lavar las raíces, dependiendo de si estamos cultivando en tierra o hidro se aplican tiempos diferentes, pero gracias a este proceso limpiamos los excesos de nutrientes de nuestras plantas, permitiendo que terminen con sus reservas para no llevarnos el gusto de los fertilizantes a la hora de consumir lo cosechado.

La regla más sencilla es añadir tres veces más cantidad de agua que el volumen de las macetas. Así, una maceta de 7 litros necesitará 21 para quedar limpia. En hidro es tan sencillo como recircular con agua únicamente, y en exterior aplicar de 5 a 10 veces el agua que normalmente usemos para regar.

Existen productos en el mercado que os facilitarán esta tarea, es engorroso en interior pasear con plantas a la ducha para lavar raíces. Atazyme de Atami, Power zyme de Hesi y los flushes de Grotek o el Flawless Finish de Advanced Nutrients entre otros os ayudaran a tener el mismo resultado o mejor, simplemente regando como siempre a la dosis indicada de cada marca o fabricante. A partir de este riego ya solo se aplica agua hasta que llegue el corte.

El lavado debería hacerse antes de la cosecha unos 10-14 días en tierra y 7-10 días en hidro, si ya conocéis la variedad o partís de un clon no habrá problema, pero si no es así, tenéis que calcular el momento aproximado de la cosecha utilizando todos los medios que os he descrito en el artículo.

Espero haberos ayudado a identificar el momento perfecto para recoger esos cogollos que con tanto cariño y dedicación hemos engordado :).

La semana que viene hablaremos del corte en sí, y de las mejores condiciones para secar vuestra hierba.

¡Qué tengáis una buena y verde semana!

Gorka Aguirreche, El jardín de la alegría Growshop, Salamanca.