Tenía pensado para esta entrada hablaros de la marihuana, su fisiología y metabolismo, pero dando vueltas al tema antes de abordarlo en serio, permitidme unas reflexiones.

Unas reflexiones sobre el cultivo

Escrito por el . Publicado en Artículo

4.9166666666667 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.92 (18 Votos)

 

¡Hola Mundo! Es un placer estar otra vez con vosotros y largar amarras juntos para navegar por esta verde mar de María.

Como os decía en mi anterior colaboración el cultivo de la marihuana es apasionante, una afición común que todos compartimos. El cultivar nuestras plantas, verlas crecer y madurar, cosecharlas…Y, que luego nos fumamos, sabiendo lo que fumamos, y que aparte del consiguiente beneficio para nuestra salud conlleva que, a nuestra manera, combatimos el narcotráfico con ello, ya que: ¿Quién no ha tenido que recurrir al camello de turno para conseguir hierba?...Yo muchas veces. Y pienso que de esta manera, cultivando nuestra hierba, evitamos acudir a él, y con el tiempo deja de ser necesario, desapareciendo.
En fin, esperemos que llegue pronto la tan deseada legalización y así nos dejamos de estos rollos.

Tenía pensado para esta entrada hablaros de la marihuana, su fisiología y metabolismo, pero dando vueltas al tema antes de abordarlo en serio, permitidme unas reflexiones.

La marihuana es una planta fuerte y resistente, muy fácil de cultivar si nos atenemos a unos parámetros de cultivo  o principios básicos.

Estos principios básicos son seis, a saber, los cinco fundamentales: la temperatura, la humedad (que controlamos mediante la ventilación si es que cultivamos en indoor, si es en exterior la cosa cambia y ahí manda la Madre Naturaleza), la iluminación, la nutrición (o abonado) y el control de pH y EC de este.
Y ese sexto en que tanto insisto yo, el cuaderno de cultivo, fundamental para el archivo y control de dichos cultivos, en el que anotaremos todos los datos de interés, resultados, efectividad de los diversos abonos, problemas varios que puedan surgir durante ellos, en fin todo, datos de temperatura, etc… ya que en un futuro nos serán de gran ayuda si surgen de nuevo y sabremos como los atajamos, entre otras cosas.

Curiosamente, los nutrientes básicos que la planta necesita para su crecimiento, metabolismo, y un correcto desarrollo son el Nitrógeno, el Fósforo y el Potasio, los cuales, junto al Oxigeno, el Hidrógeno y el Carbono que esta obtiene del agua (y el aire lo hace posible) suman seis.

Como sucede con los principios básicos de cultivo, que tienen otros adicionales y diversas variantes, con los nutrientes sucede lo mismo y existen otros secundarios, pues también las plantas también necesitan Calcio, Hierro, Magnesio, etc…
En fin, todo un mundo del que iremos hablando aquí amigos, singladura tras singladura, si os decidís a seguir embarcados conmigo.

No se puede comenzar a construir un barco desde la arboladura, pues antes que nada hay que poner la quilla.

Lo primero que tenemos que plantearnos antes de comenzar a cultivar es dónde vamos a hacerlo: en exterior o en interior, bien en un cuarto de cultivo o en un indoor, esa será la quilla, jajjj.

Si lo hacemos en exterior, por ejemplo en macetas, no tendremos problema alguno. Más si lo vamos a hacer directamente en tierra, en nuestra huerta, debemos comenzar ya a preparar el terreno.
La primavera ya está aquí y debemos voltear e ir aportando nutrientes al terreno, así que al loro y no os durmáis. En mi próxima entrada os explicaré como lo hago yo en la mía.

Si nos decidimos por hacerlo en interior deberemos acondicionar nuestro cuarto de cultivo, y a ser posible, que esté orientado al N. Oeste, pues en verano no recibirá tanta luz solar directa y la temperatura ambiente no subirá tanto. Esto es aplicable también a la habitación que pongamos nuestros indoors si nos decidimos por esta última opción, y que hoy día es la más extendida a mi entender, al menos aquí en el norte, donde el clima no es propicio en invierno.

Se trata por tanto de crear un medio ideal en el que se desarrollen las plantas, lo más parecido posible a la naturaleza. También os digo que es difícil conseguirlo, pero poco a poco siguiendo los consejos que iremos viendo aquí, lo conseguiremos.

Una cosa que os aconsejo es que no escatiméis a la hora de comprar los diversos elementos, lo barato sale caro, dicen. Es una cosa que los años de cultivo y experiencia me han enseñado, Más no todos somos favorecidos por igual por la fortuna, y desgraciadamente no todos tenemos las mismas posibilidades económicas, así que iremos probando diversos equipos, y estudiaremos otras posibilidades más baratas y sencillas.

Otra cosa importante antes de iniciar nuestro cultivo una vez decidido el sitio, es el escoger la variedad de planta que vamos a usar en dicho cultivo, y para obtener buenos resultados, debemos informarnos sobre los parámetros (léase condiciones ideales) de cultivo de esa variedad. Una planta debe crecer y madurar en unas condiciones cien por cien óptimas para que su desarrollo sea perfecto, y el rendimiento que nos proporcione al final del cultivo, cuando procedamos a su cosecha, sea el máximo posible. Si por el contrario no es así y la planta sufre algún tipo de estrés, sea variaciones bruscas de temperatura o de humedad, esta ralentiza o acelera su desarrollo, y el resultado esperado no será el previsto, y por lo tanto la planta nos decepcionará, a pesar de que la culpa sea nuestra.

Deberemos adaptarnos a las variedades acordes al entorno en que van a ser cultivadas. Si tenemos nuestro cuarto o indoor en un ambiente de humedad relativa alta, por ejemplo el 75-90%, escogeremos una variedad que sea resistente a las humedades altas y las enfermedades derivadas de ella. Si por el contrario vivimos en una zona en la cual la humedad ambiente es baja buscaremos una variedad resistente y con pocas necesidades hídricas.

Hay todo un océano de variedades, de mil bancos, jajaj…quizá soy un poco exagerado, pero desde mis tiempos de juventud, cuando no podías escoger e incluso el conseguir las semis era dificultoso, hasta ahora… ¿Cuántas nuevas variedades han salido al mercado? Muchas. Sería un arduo trabajo enumerarlas. No digo nada de los bancos que han nacido desde entonces (hubo una época en que prácticamente ni existían) y que día a día invierten tiempo y dinero en el desarrollo de nuevas variedades con las que sorprendernos.

Ya va llegando la hora de despedirse, pero antes permitidme un último consejo:

Comprad semillas de nuestros bancos nacionales. Aquí tenemos multitud de ellos (no voy a nombrar a ninguno) que en los últimos años han trabajado e investigado, con la consecuente inversión de dinero, y han logrado desarrollar unas genéticas que nada tienen que envidiar a las de otras partes del mundo. Me descubro ante ellos.

Bueno ahora que ya he roto mi lanza a favor de ellos, va llegando el tiempo de fumar un Boong de Syrup, mi inseparable amiga, quien me inspira a la vez que mis dolores calma…

Espero no haberos aburrido mucho amigas y amigos, en la próxima entrada os aguardan muchas cosas interesantes, así que os aconsejo no os la perdáis.

Hasta pronto Mundo. ¡Los mejores humos a vuestra salud!