Cómo se prepara la mantequilla de cannabis. Para la receta los ingredientes que empleemos hay que dosificarlos si no queréis llevaros un susto.

Mantequilla de cannabis: consejos y preparación

Escrito por .

4.8 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.80 (10 Votos)
Mantequilla de cannabis

 

Buenas a todos, esta semana quería enseñaros, a mi entender, una de las mejores formas de aprovechar los restos de la manicura, o incluso esos cogollos bajos que no apretaron y no tienen tan buena pinta como los superiores. A nivel medicinal y para aquellos que ni fuman ni vaporizan es una receta estupenda para crear galletas, bizcocho, cupcakes... y cualquier receta que incorpore mantequilla en sus mezclas.

Antes de empezar me gustaría aclarar algunas cosas sobre esta manera de consumir la marihuana. Al fumarla el THC y resto de cannabinoides entran en el cuerpo vía pulmonar y llegan al cerebro con rápidez, allí la barrera hematoencefálica detiene un posible exceso de los mismos, y es por eso mismo que consumiendo, fumada o inhalada, la marihuana sea muy difícil que nos intoxique o genere grandes daños.

En 10-20 minutos sentiremos el efecto del cannabis que viene a durar entre una y cuatro horas a lo sumo. Baudelaire describía así los efectos del hachís en su “poema del Haschisch” en 1858:

“Es primero una cierta hilaridad,

estrafalaria, irrefrenable, la que nos

domina. Esos accesos de alegría sin

motivo, de los que uno casi se

avergüenza, se repiten frecuentemente

interrumpiendo intervalos de estupor

durante los que uno intenta en vano

concentrar la atención. Las palabras más

sencillas, las ideas más triviales,

adquieren un sentido insólito y original

(...). Parecidos y relaciones

incongruentes, imposibles de prever

brotan del cerebro (...). Pronto las

relaciones entre ideas resultan tan

vagas, el hilo conductor que conecta los

conceptos tan tenue, que sólo nuestros

cómplices nos pueden comprender (...).

El bienestar ocupa un importante lugar en

las sensaciones provocadas por el

hachís; un bienestar muelle, perezoso,

callado derivado del ablandamiento de

los nervios”.

Cuando ingerimos cannabis el proceso cambia, en esta ocasión es el estómago quien procesa el alimento con cannabinoides y el hígado se encarga de metabolizarlo. Es aquí donde el THC adopta una forma más potente,  además  puede pasar esa barrera hematoencefálica con más facilidad que si hubiéramos fumado nuestra hierba.

El efecto tarda en presentarse, vía salivar por ejemplo, como chupar un caramelo con cannabis, puede ser una media hora. Una cupcake pues tardar 2 o 3 horas en hacer efecto y luego tener una duración de 6-8 horas.

Mantequilla cannabis

Cada comestible tiene su tiempo de entrada, potencia y duración, siempre dependerá de la potencia de la mantequilla o aceite que hemos preparado. Si es nuestra primera vez recomiendo empezar con dosis muy bajas y esperar al efecto, ir poco a poco encontrando la dosis que a cada uno le va bien subiendo si es necesario lo que se ingiere, pero eso de comerse un brownie de una sentada… quizás a las 6 horas estés vomitando y con un mal viaje de escándalo.

Aclarado este primer punto quiero hacer una especial mención a la descarboxilación antes de preparar cualquier producto con marihuana, es una palabra que suena súper técnica pero no os preocupéis que no os hacen falta clases de química jaja.

El THC en la marihuana se encuentra en estado ácido: el THCA, de esta manera no es psicóactivo, por eso mismo comerte los cogollos en crudo de la planta no te producirían más que un buen dolor de estomago. Cuando secamos y curamos, la descarboxilación se produce de manera natural y el THCA pierde el grupo carboxilo transformándose en THC, ocurre lo mismo cuando la fumamos, la combustión hace que este proceso entre en funcionamiento y que el THC este disponible.

Mantequilla cannabis

Si preparamos la mantequilla sin hacer este paso, el resultado será una mantequilla de bastante menos potencia que si lo hubiéramos realizado. A nivel medicinal hay que ver que es lo que nos interesa, ya hay estudios médicos en los que se demuestra el alto valor terapéutico del THCA en algunas enfermedades como la epilepsia, en ese caso no se recomendaría la descarboxilación.

Comprendido este concepto y como debéis dosificar los comestibles con cannabis si no queréis llevaros un susto, vamos a ver como preparar nuestra mantequilla. Para la receta vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

                    15 gramos de cogollos poco validos (abiertos, pequeños, ramas bajas) y 30 gramos de recortes de manicura descarboxilados, aquellas hojitas que tenían tricomas; Aunque lo he visto hacer, no echaría ni tallos ni hojas grandes, solo aportan clorofila y queremos deshacernos de la mayor parte.

                    500g de mantequilla

                    una malla fina de algodón para colar, una muselina de las que se usan para los bebes puede valer, también las gasas o estopillas que se usan para hacer el queso e incluso un colador de malla muy fina serviría, yo personalmente uso la muselina desde que tengo nenes :).

Lo primero es eliminar el grupo carbóxilo de la marihuana a utilizar, es mejor que ya este seca, y las proporciones que os he puesto son el peso en seco, si tenéis que hacerlo en húmedo en vez de 15 usar 50g y en vez de 30 usar 100g.

Colocamos un papel de horno en una bandeja, desmigamos los cogollos y los esparcimos en la bandeja junto con los restos de manicura, ponemos la temperatura del horno arriba y abajo a 100-110º durante una hora, si la marihuana estaba húmeda tardara algo más y el horno soltara mucho vapor, el aspecto final es marrón sin llegar a quemarse y crujiente.

Mantequilla cannabis

Durante este proceso se desprende muchísimo olor así que os aconsejo estar preparados, yo uso un ozonizador + ionizador que llevo a la cocina, el extractor de la cocina, y toalla en la puerta de la cocina para que salga lo menos posible, en mi caso prefiero extraerlo o que salga por la ventana que al descansillo, cada cual aquí que utilice sus trucos.

Una vez realizado el horneado romper los cogollos un poco con los dedos, y ahora si, vamos a cocinar la mantequilla. Colocamos un litro de agua en una cazuela y la llevamos a ebullición, cuando hierva bajamos el fuego a la mitad y añadimos la mantequilla, esperamos un momento en lo que la mantequilla se deshace.

Añadimos ahora el cannabis a la cazuela, este flotará, es normal. Vamos a cocinar durante 90 minutos a fuego bajo, lo lógico con estas proporciones y tiempo es no tener que añadir agua, si fuéramos a tenerla más horas añadir de 50 a 100ml de agua por hora. Como muchas salsas, en la cocina tradicional, cuanto más a fuego lento se hagan mayor calidad, pero con estos tiempos te quedará una buena mantequilla.

Mantequilla cannabis

Una vez pasado el tiempo de cocción colocamos en un bol una muselina o gasa doblada a la mitad, con las puntas por fuera para poder agarrarla y vertemos el contenido de la cazuela, cuidado que quema, yo suelo dejar el bol en el fregadero y cuelgo la muselina con un alambre forrado de los que uso para doblar las ramas del cuello del grifo, así queda encima del bol, con una espátula aprieta contra los bordes para escurrir toda la mantequilla, también puedes ponerte unos guantes y apretar con las manos.

foto 5

Cuando se enfríe pasamos a la nevera y la dejamos toda la noche, a la mañana nos encontraremos con que la mantequilla se ha solidificado arriba y el agua esta abajo, pasa un cuchillo por el borde y la mantequilla se desmoldará con facilidad, colócala sobre un plato con papel de cocina por el lado que tocaba el agua hasta que este seca. Puedes tirar el agua sobrante, no contiene nada que nos interese.

Al haber usado agua como filtro la mantequilla aguantará entre 7-10 días en la nevera, luego enmohecerá pero puedes congelar. Yo suelo hacer paquetes de 50 y 100g y congelo, la mayor parte de recetas van a pedirte uno o dos paquetes y así el resto puede aguantarte unos meses en el congelador.

Mantequilla cannabis

Se puede hacer directamente la mantequilla sin usar agua pero no filtraremos bien los restos vegetales ni la clorofila, esta mantequilla será mas verde, olerá más y tendrá mas sabor pero hablando en términos de potencia serán idénticas, y para mi gusto prefiero una mantequilla sin restos y limpia, pues lo que busco es el efecto en las recetas con cannabis.

Esta receta está hecha para que se pueda sustituir la mantequilla normal usada en otra receta por mantequilla de cannabis en proporción 1:1. Quiero recalcar de nuevo que cada persona es un mundo y hay que tener cuidado con la ingesta de comestibles con THC, buscar vuestra dosis, y la que a ti te viene bien quizás a otra persona le sienta mal.

Para usuarios medicinales una vez que encontráis la dosis indicada que os hace efecto, podéis congelar esa cantidad y sacarlas cada día para untarla en tostadas, o aunque suene muy raro añadirla a un té con leche para aprovechar sus efectos a diario, es muy adecuada para aquellos con dolores crónicos por la larga duración de sus efectos.

Con este artículo acabo la temporada de exterior que ya ha llegado a su fin y para el siguiente comenzaremos con los cultivos de in-door que ahora mismo están en su mejor fecha para realizarse.

¡Qué tengáis una buena y verde semana!

Gorka Aguirreche, El jardín de la alegría, growshop Salamanca.