Productoras de cannabis de tamaño celular podrían empezar pronto a crear tratamientos médicos contra la epilepsia. Un componente no psicoactivo encontrado en las plantas de marihuana llamada cannabidivarin (CBDV) resulta prometedor en el tratamiento de casos severos de epilepsia. Sin embargo, tratar sólo al 10 por ciento de la gente con epilepsia requeriría cerca de 1.500 toneladas de CBDV puro. Para obtener esta cantidad usando métodos actuales, necesitaríamos plantar enormes cantidades de marihuana y extraer a continuación su limitado aporte de CBDV. “Hay tan poco de este componente químico en las plantas que resultaría literalmente imposible recolectarlo a la manera tradicional”, dice Kevin Chen, quien dirige Hyasynth Bio, una joven compañía en Montreal, Canada.

Componentes de la marihuana obtenidos en levadura transgénica podrían ayudar contra la epilepsia

Escrito por .

1.8928571428571 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 1.89 (14 Votos)
Cultivado a la vieja usanza

 

Productoras de cannabis de tamaño celular podrían empezar pronto a crear tratamientos médicos contra la epilepsia. Un componente no psicoactivo encontrado en las plantas de marihuana llamada cannabidivarin (CBDV) resulta prometedor en el tratamiento de casos severos de epilepsia. Sin embargo, tratar sólo al 10 por ciento de la gente con epilepsia requeriría cerca de 1.500 toneladas de CBDV puro. Para obtener esta cantidad usando métodos actuales, necesitaríamos plantar enormes cantidades de marihuana y extraer a continuación su limitado aporte de CBDV. “Hay tan poco de este componente químico en las plantas que resultaría literalmente imposible recolectarlo a la manera tradicional”, dice Kevin Chen, quien dirige Hyasynth Bio, una joven compañía en Montreal, Canadá.

Componentes de la marihuana obtenidos en levadura transgénica podrían ayudar contra la epilepsia

Productoras de cannabis de tamaño celular podrían empezar pronto a crear tratamientos médicos contra la epilepsia. Un componente no psicoactivo encontrado en las plantas de marihuana llamada cannabidivarin (CBDV) resulta prometedor en el tratamiento de casos severos de epilepsia. Sin embargo, tratar sólo al 10 por ciento de la gente con epilepsia requeriría cerca de 1.500 toneladas de CBDV puro. Para obtener esta cantidad usando métodos actuales, necesitaríamos plantar enormes cantidades de marihuana y extraer a continuación su limitado aporte de CBDV. “Hay tan poco de este componente químico en las plantas que resultaría literalmente imposible recolectarlo a la manera tradicional”, dice Kevin Chen, quien dirige Hyasynth Bio, una joven compañía en Montreal, Canadá.

Por estos motivos la empresa se ha centrado en la agricultura celular, en la cual la cosecha se realiza sobre cultivos de células. Se ha añadido el pedazo del ADN del cannabis que codifica el CBDV al ADN de la levadura, lo que transforma la levadura en una planta de producción de CBDV. Esto permite la creación acelerada y a gran escala de CBDV sin los inconvenientes de cultivar marihuana. “Puede resultar muy ineficiente extraer componentes de las plantas”, dice Tom Williams en la Universidad de Macquairie en Australia, “y puede consumir un montón de recursos valiosos como terreno y fertilizante”. El trabajo se presentó en la conferencia New Harvest en Nueva York el pasado octubre.

Una vez optimizado el proceso, utilizar microbios como los de la levadura hará que cultivar componentes como el CBDV sea eficiente y rentable, dice Williams.

Aplicaciones médicas

Las aplicaciones médicas pueden ser muy extensas. La epilepsia afecta a alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo y aquellos que la sufren tienen tres veces más probabilidades de morir prematuramente. Alrededor del 30 por ciento de aquellos con epilepsia no responden a los tratamientos disponibles,

GW Pharmaceuticals está llevando a cabo estudios clínicos con tratamientos de CBVD para la epilepsia, y Chen dice que varias compañías farmacéuticas se han puesto en contacto con Hyasynth Bio.

Pero el CBDV sólo es uno de entre docenas de cannabinoides en la planta del cannabis. Si se descubrieran más aplicaciones médicas para estos componentes, la producción a través de levaduras podría generarlos muy rápidamente. “Muchos o todos los productos naturales usados en la industria farmacéutica serán producidos con esta tecnología en el futuro”, dice Kristy Hawkins, fundadora del laboratorio de producción Antheia, en San Francisco. “Sólo es cuestión de tiempo”.

Todo esto sin mencionar el uso más común de la planta. Chen declaró en la conferencia New Harvest que Hyasynth Bio también está abierta a introducirse en el campo de la marihuana para uso recreativo. Y dado que Canadá está en situación de convertirse en el segundo país del mundo en legalizar el uso de la marihuana en todo el territorio nacional, podría producirse un gran aumento en la demanda de THC producido en levadura. “Estoy feliz de finalizar mi conferencia con una nota alegre”, dijo Chen