los nuevos cultivadores cometen el error de no prestar la suficiente atención de lo que no podemos ver, las raíces, que son una de las partes más importantes de la planta, si no las cuidamos o sufren algún tipo de enfermedad podemos perder una cosecha entera, para que esto no es pase intentad siempre mantener un sistema radicular sano. Si cuidamos nuestras plantas y dejamos que desarrollen un gran sistema radicular en óptimas condiciones nos brindará diversos beneficios como: a mayor sistema radicular más alta será su capacidad de absorción de nutrientes, gracias a ello las plantas crecerán con mayor vigorosidad y rapidez, otra característica es que las plantas que poseen una buena masa radicular crecen más fuertes y sanas, gracias a ello poseen una mayor resistencia tanto a las plagas como a las malas condiciones atmosféricas.

Las raíces de la marihuana

Escrito por .

2.75 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 2.75 (22 Votos)
Las raíces de la marihuana

 

De manera muy habitual los nuevos cultivadores cometen el error de no prestar la suficiente atención de lo que no podemos ver, las raíces, que son una de las partes más importantes de la planta, si no las cuidamos o sufren algún tipo de enfermedad podemos perder una cosecha entera, para que esto no es pase intentad siempre mantener un sistema radicular sano.

Si cuidamos nuestras plantas y dejamos que desarrollen un gran sistema radicular en óptimas condiciones nos brindará diversos beneficios como: a mayor sistema radicular más alta será su capacidad de absorción  de nutrientes, gracias a ello las plantas crecerán con mayor vigorosidad y rapidez, otra característica es que las plantas que poseen una buena masa radicular crecen más fuertes y sanas, gracias a ello poseen una mayor resistencia tanto a las plagas como a las malas condiciones atmosféricas.

Raices5

LA RAÍZ DEL CANNABIS

Cuando hablamos de las raíces de una planta mucha gente no le presta la atención suficiente, al ser algo que no pueden ver no le dan la importancia que se merecen, porque a veces “lo que no vemos puede ser la clave”.

Cuando germinamos semillas comienza a asomar una pequeña punta blanca que es la radícula, con el tiempo desarrollará y se formara la raíz primaria o principal, a partir de esta irán desarrollando multitud de raíces secundarias que serán las encargadas de absorber los nutrientes del sustrato. La raíz principal ayuda a la planta a anclarse al terreno e impidiendo que esta caiga con malas condiciones atmosféricas (viento, tormenta, lluvia…).

¿Cómo mejorar el sistema radicular?

Usando microvida (bacterias, hongos, protozoos o algas) en nuestro cultivo es una excelente elección para obtener un sistema radicular extenso y sano. La microvida se encarga de alimentarse de los restos que desechan las raíces (azúcares y otros nutrientes) y producen otras sustancias asimilables por nuestras plantas.

Estas sustancias son muy variadas favoreciendo en diferentes funciones metabólicas: enzimas, aminoácidos, macro y micronutrientes. Estos ayudan a favorecer un rápido desarrollo, por consiguiente un crecimiento más rápido, esto es debido a que las sustancias son asimilables de forma inmediata por las plantas, mejorando así independientemente de la fase en la que se encuentre.

 

CAUSAS MÁS HABITUALES DE PROBLEMAS RADICULARES:

LA SOBREFERTILIZACIÓN

El exceso de nutrientes no afecta directamente a las raíces pero los excesos con los abonos en etapas iniciales pueden ser muy perjudiciales, esto es debido a que puede llegar a quemar el pequeño sistema radicular que ha creado.

Raices4

Cuando las plantas son ya más grandes y se encuentran en la fase vegetativa, necesitan cierta cantidad de nutrientes, sin embargo, cuando nos excedemos el problema puede ser grave ya que se produce un bloqueo nutricional, esto impide a las raíces la absorción de los nutrientes. Empezaremos a notar diversas carencias en las plantas a pesar de tener comida suficiente.

Raices1

Lo mejor que podemos hacer en estas situaciones es un profundo “lavado de raíces”, es fácil solo tendremos que regar cada planta por el triple de su capacidad, si la planta es de 7 litros lo multiplicaremos por 3, entonces sabemos que cada planta tendrá que ser regada con 21 litros cada una, una vez hayas finalizado el último riego lo realizaría con una dosis de fertilizante a la mitad o cuarta parte de su dosis habitual.

Para prevenir deberíamos llevar un control del PH y de la EC, con ello estaríamos dando siempre a nuestras plantas la comida justa y necesaria sin excesos ni carencias, es un factor muy importante porque en cada zona tenemos diferentes electroconductividades y PHs, requiriendo diferentes productos para ser ajustados a la medida óptima de cada fase.

EL EXCESO DE AGUA

Uno de los errores más comunes entre los cultivadores noveles es el de sobrepasarse con los riegos, pudiendo llegar en últimos casos a la podredumbre radicular terminando con la muerte de la planta.

 

Para prevenir el exceso de riego es recomendable de usar un sustrato que drene bien a la vez que colocamos al fondo de la maceta arlita o gravilla facilitando así el drenaje, es muy recomendable su uso sobre todo si usamos platos o bandejas de cultivo.

El agua es muy necesaria para nuestras plantas pero, también lo es el oxígeno sin él no podría desarrollarse un sistema radicular. Si regamos continuamente nuestras plantas las estaremos asfixiando ya que les será imposible obtener el oxígeno de su entorno.

 

Es muy importante recordar que las plantas en sus etapas iniciales necesitan pequeñas cantidades de agua, cuando son tan frágiles es muy fácil ahogar las raíces al no tener un sistema radicular definido.

Para detectar los primeros síntomas tenemos que estar atentos a las hojas, estas comenzara a endurecerse y rizarse hacia abajo, si no dejamos de regarlas rápidamente se podrán pudrir las raíces.

Prevenir y solucionar el exceso de riego es sencillo, solo debemos regar cuando la planta lo necesita, podemos levantar la plana y notar si pesa muy poco darle un riego (método menos fiable), la otra manera es la de meter el dedo uno o dos cm en la tierra, si esta está seca podemos proceder a realizar el riego, en caso de que esté húmedo será necesario esperar un poco más.

Raices3

LA TEMPERATURA RADICULAR

Si cultivamos en interior o exterior en verano no suele dar este problema, pero si cultivamos en interior en invierno en zonas frías igual es necesario. Es muy beneficioso para nuestras plantas mantener la temperatura en la zona de las raíces entre 20 y 22 ºC.

En épocas invernales igual necesitamos incluir algún tipo de apoyo como los cables calefactores o las mantas térmicas, ayudándonos a mantener una temperatura constante.

El factor de la temperatura es mucho más importante en los sistemas hidropónicos y aeropónicos, ya que la temperatura elevada del agua disminuye la capacidad del medio para transportar el oxígeno y si por el contrario es demasiado fría ralentizando su crecimiento.

CONSEJOS

  • Evitar regar en exceso, esto conllevaría a la podredumbre radicular.
  • No regar mientras el foco este encendido o en las horas de más calor en el exterior.
  • El uso de micorrizas y hongos beneficiosos para las raíces es muy recomendable en cualquier cultivo, aumentando así las defensas y resistencia de nuestro sistema radicular
  • Facilitar el drenaje del sustrato (perlita, arlita, gravilla…) facilitando así el ciclo húmedo-seco por el que tiene que pasar el sustrato antes de volver a ser regado.
  • No abusar del uso de fertilizantes, sobre todo los de alto contenido en nitrógeno
  • Antes de cada cultivo desinfectar todo (armario, macetas, utensilios de trabajo…) antes de volver a empezar de nuevo.
  • Realizar un lavado de raíces antes de pasar a la fase de floración, esto ayudará a evitar sobrefertilización debido a la acumulación de sales a lo largo del cultivo.
  • Siempre unos 15-20 días antes de finalizar tu cultivo es necesario realizar un profundo lavado de raíces como el que comentamos antes, así evitaremos dejar residuos y un mal sabor en nuestra materia vegetal.
  • En las primeras fases no uséis (se puede quemar fácilmente la raíz) ningún abono, como mucho yo suelo usar un estimulante radicular que me ayuda a incrementar la velocidad de desarrollo de la masa radical.
  • Si cultiváis en exterior no compréis las macetas negras clásicas, hacerlo con las de color blanco y vuestras raíces lo agradecerán, esto es debido a que el color blanco refleja gran cantidad de la luz, mientras que el negro la absorbe.

Espero que con estas líneas pueda aclarar alguna de las dudas que podían rondar por vuestra cabeza, no olvidéis nunca de cuidar vuestras raíces porque son el órgano más importante de nuestra planta, sin ellas no serían capaces de obtener el agua, alimentos, oxígeno… necesarios para la supervivencia.

En el tema de las raíces se puede profundizar bastante, pero si los que estáis empezando a cultivar lo lleváis a cabo seguramente podréis notar un cambio notorio, porque como creo que ya he dicho “un sistema de raíces sano nos dará unas plantas fuertes y productivas” (lo de productiva me refiero a dentro de lo que cada genética permita, claro está)

Si tenéis alguna duda o alguna consulta lo podéis decir en la sección de comentarios, ahora es momento de la despedida, nos vemos en el próximo artículo, os deseo unos felices humos y recordaros de que sigáis cultivando vuestras ideas.