El periodo vegetativo o de crecimiento es en el que la planta se dedica en exclusiva a engordar el tallo, crear nuevos pares de hojas y en definitiva, asegurar un buen soporte estructural y nutritivo para luego aguantar el peso de la floración.

El ciclo vegetativo

Escrito por .

4.25 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.25 (6 Votos)
Ciclo vegetativo

 

En el último artículo hablamos de la germinación de las semillas de cannabis, métodos y unas primeras indicaciones. Si todo salió bien, nuestras plantitas ahora deberían estar en sus primeros contenedores esperando el primer trasplante y tomando fuerza

El periodo vegetativo o de crecimiento es en el que la planta se dedica en exclusiva a engordar el tallo, crear nuevos pares de hojas y en definitiva, asegurar un buen soporte estructural y nutritivo para luego aguantar el peso de la floración.

Tanto en cultivos de exterior como de interior el fotoperiodo marcará el tiempo que dura este ciclo. Siempre que las plantas reciban mas de 14h de luz directa o indirecta crecerán, y por debajo de ese rango florarán, si es que ya han alcanzado la madurez para poder hacerlo.

Una planta de cannabis se considera madura para poder florecer cuando posee siete pares de hojas reales (sin contar los cotiledones). Conociendo este dato y las horas de luz que inducen los cambios entre vegetativo y floración, podemos hacernos una idea para aproximar el mejor momento en el que las plantas deberían salir a la calle.

En España, aunque varía de norte (más tarde) a sur (más pronto), este acto suele rondar el momento de la primavera. Hay que fijarse en que las noches ya sean más cortas, menores a 12h. Tengo muchos clientes que al sacar las plantas en febrero temprano, aunque lo hagan bajo plástico para evitar el frío, acaban sufriendo una floración temprana y la después la consecuente revegetación que cansará a la planta y ya no será lo mismo.

Los clones o esquejes han de sacarse un poco más tarde que las semillas, aproximadamente un mes después. Ellos ya son maduros por muy pequeños que sean y entrarán en floración antes que las plantas provenientes de semillas.

foto 1 vegetativo

En cultivos de interior la duración del periodo vegetativo depende de cuando el cannabicultor cambia el ciclo, puede durar indefinidamente como ocurre en cultivos de plantas madres, un par de meses para ir preparando plantas que saldrán a exterior o unos pocos días o semanas si de clones o variedades sativas se tratara.

Gracias a un temporizador podemos establecer 18h de luz continua con 6h de oscuridad (18-6) o incluso 24h de luz continua (24-0). En este punto hay opiniones diversas sobre cuál es el mejor fotoperiodo a aplicar. Depende de a quién preguntes te dirán uno o otro, incluso hay cultivadores utilizando ciclos de 16-8 y otras variantes.

En mi caso utilizo el 18-6 pero también he probado el 24-0 y las plantas crecen más rápido aunque el gasto de luz es mayor. Algunas variedades han llegado a estresarse con el ciclo de 24 mientras que con el de 18h nunca me ha ocurrido.

Mientras que en exterior con que las plantas reciban toda la luz disponible y estén bien abastecidas de agua y nutrientes bastará para acabar teniendo grandes matas en verano. En interior hay que controlar más parámetros, dependiendo de la variedad elegida, por ejemplo, deberíamos contar con una altura máxima a la que poner el cultivo a florecer.

En el caso de una Cream Caramel, que es 90% indica, en su etapa de floración estira la mitad de lo que ya haya crecido. Si queremos acabar con plantas de unos 55-60 cm finales no deberíamos sobrepasar los 35-40cm en vegetativo con ellas.

Algunas sativas puras se cultivan con el ciclo de 12-12 desde semilla sabiendo que son capaces de quintuplicar el tamaño cuando llegue su floración. Estas plantas en interior carecen de periodo vegetativo debido a que si lo tuvieran serían incontrolables, ya muchos han sufrido intentar cultivar en un armario una planta que crece 10cm cada día.

Como he mencionado antes, si no aplicamos ninguna técnica de doblado o poda para dar forma a nuestras plantas el vegetativo es bastante sencillo e incluso permite en ocasiones fallar, la planta se estresa pero vuelve a la normalidad en unos días y, a menos que haya sido algo grave, no repercutirá en la cosecha o calidad del producto final, exceptuando las variedades autoflorecientes.

La pregunta del millón por estas fechas en las que todos empezáis a tener ya plantitas con tres o cuatro pares de hojas es ¿cuánto y cuándo riego? No hay una norma fija, en cada sitio contáis con situaciones diferentes que hacen que el agua dure más o menos, el tamaño de las macetas en interior también cuenta y las condiciones climáticas del exterior en cada momento harán que las plantan tomen más o menos agua del suelo.

Ciclo vegetativo

El cannabis puede acostumbrarse al regadío o al secano, así que se acostumbrará a vuestra manera de regar siempre que no lo llevéis al extremo. Riega cuando al clavar el dedo índice un par de centímetros notes seco, también puedes levantar la maceta, si está seca no pesa nada.

Siempre riega hasta que salga agua por abajo, en este punto recordaros que hay que poner una capa de piedras, teja, ladrillo, arlita... en el fondo de la maceta antes de depositar la tierra para facilitar el drenaje, este paso es obligatorio, no lo olvidéis. Las consecuencias de un mal drenaje se pagan caras.

La cantidad de agua al regar depende de la maceta y tamaño de la planta. Siempre les digo a mis clientes que lo que se ve por arriba es igual a lo que hay abajo, si tienes una planta de 10cm de alto y 10 de ancho las raíces están ocupando ese mismo volumen abajo, es aproximado pero van muy a la par al principio.

Con esto quiero decir que si tienes una planta con 5 cm de alto y 5 de ancho, con dos pares de hojas, en una maceta de 11L de volumen de 23x23cm (largo x ancho) es una burrada añadir dos litros de agua porque sacaríamos todo el aire de la tierra al echar tanta agua y hacerlo una vez no es para tanto pero hacer eso tres veces en unos diez días es mortal.

Uno de los trucos que suelo dar al que se lía mucho con esto es que rieguen la mitad de la maceta hasta que sale agua, y la siguiente vez la otra mitad, de esta manera la proporción agua-aire en el sustrato se mantiene óptima y no tendremos problemas con el exceso de riego.

En exterior, como ya sería primavera hay que vigilar las primeras apariciones de plagas, signos de carencias en las plantas, una distancia internodal correcta y abonar ligeramente hasta que tengan un buen tamaño para poder aplicar las dosis indicadas por fabricantes, no sobrepaséis estas dosificaciones, la sobrefertilización es un freno difícil de superar en el estadio vegetativo.

En interior aparte de esto hay que controlar la temperatura, ya sabéis, ni frio ni muy caliente (23-25º) es ideal, la recirculación del aire y la humedad. En general controlar que las plantas crezcan fuertes y sanas, si se ralentizan o aparece algún problema hay que identificarlo y solucionarlo lo antes posible.

Cumpliendo con esto las plantas crecerán vigorosas y quizás sea el momento de aplicar las técnicas de moldeado que mejor se os den para multiplicar las puntas y así la producción. Entre estas técnicas la más fácil y sencilla que podéis probar es la poda apical, podéis realizarla una o varias veces. Os invito a probar y a buscar info de todas las técnicas de moldeo existentes que se practican sobre el cannabis.

Ciclo vegetativo

Entre las más comunes y sencillas están la poda apical, el doblado o LST (Low Stress Training), podado de yemas, la poda FIM, o enmallados, ya sea SOG o SCROG...

La mayoría de los cultivadores sobre todo en exterior como mucho hace una poda apical o ni eso. Probad, experimentad, no hay mejor manera de aprender y este ciclo, el vegetativo, es para eso. En el tiempo que dura, las plantas son capaces de superar problemas que no afectarán la producción ni calidad de los cogollos que se ultimarán en la fase de floración.

Espero que todos después de haber germinado con éxito tengáis un esplendido vegetativo y que sepáis disfrutarlo tanto como yo lo hago :)

¡Qué tengáis una buena y verde semana!

Gorka Aguirreche, El jardín de la alegría, growshop Salamanca.