muchos clientes vienen preguntando como diferenciar una planta macho de una hembra, otros tantos que no lo hacen acaban con sus plantas polinizadas y los cogollos llenos de semillas. Las plantas de Cannabis son de tipo dioica, poseen en su genética la posibilidad de ser macho o hembra e incluso en algunos casos de ser hermafroditas. Como todos sabéis las que más nos interesan son las hembras pues son las que nos darán los cogollos cargados de resina y el preciado THC.

El género en el cannabis: machos y hembras

Escrito por .

3.2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.20 (10 Votos)
El género en el cannabis: machos y hembras

 

Puede parecer un tema sencillo o muy básico para cultivadores que saben sexar a la perfección sus plantas pero, todas las temporadas, muchos clientes vienen preguntando cómo diferenciar una planta macho de una hembra, otros tantos que no lo hacen acaban con sus plantas polinizadas y los cogollos llenos de semillas.

Las plantas de cannabis son de tipo dioica, poseen en su genética la posibilidad de ser macho o hembra e incluso en algunos casos de ser hermafroditas. Como todos sabéis las que más nos interesan son las hembras pues son las que nos darán los cogollos cargados de resina y el preciado THC.

Las semillas regulares contienen aproximadamente un 50% de machos y otro 50% de hembras aunque esta proporción se puede variar con el trato que les demos. Cuánto mejor cuidemos una planta y menos estrés pase, mayor probabilidad que sea hembra y al revés, si una planta sufre cambios bruscos en la iluminación, clima... es bien fácil que el resultado sea un macho.

Cuando estas semillas son germinadas y las plántulas empiezan a crecer es imposible saber el sexo de las mismas, estamos en algo así como su infancia y es pronto pero se estima que aproximadamente a las seis semanas, después de haber germinado, las plantas alcanzan su madurez sexual y es entonces cuando comenzarán a mostrar su verdadero género.

Algunas genéticas pueden tardar las 8 semanas, el momento es a partir del séptimo par de hojas, sin contar los cotiledones, es a partir de ahí y armados con una lupa donde podremos empezar a apreciar las preflores en los entrenudos de nuestra planta.

En las variedades autoflorecientes esta regla, por supuesto, no se cumple. Dado que el fotoperiodo no les afecta, el único indicador es el tiempo y como ya sabemos, el vegetativo de una auto se hace en unas tres semanas. En las dos siguientes semanas mostrarán su sexo de la misma manera que sus hermanas fotodependientes.

La preflor masculina es en principio como un pequeño saquito que contiene el polen, de forma redonda que luego se alargará, según crecen aparecen más “bolitas” que se van uniendo para luego abrirse y soltar el polen. En el momento en el que los saquitos empiezan a estar juntos a nadie le debería quedar duda del sexo de esa planta.

preflor macho

Las preflores femeninas son de base redonda pero quizás con más forma de gota de agua o lágrima, y su elemento más diferenciador son dos pistilos que asoman en su parte superior, no se debe confundir nunca, pues no se parecen, con las estipulas que se encuentran en los entrenudos pues estas pertenecen al tallo y los pistilos a la pequeña preflor. Una lupa nos ayudará a apreciar estos detalles perfectamente.

preflor hembra

En el mercado actual cada año se reduce más la venta de semillas regulares y se tiende como en todo al producto más fácil, en este caso las feminizadas. Pocos clientes compran semillas de las que van a obtener machos pero os aseguro que los que las compran saben muy bien lo que hacen.

Las semillas regulares tienen ciertas ventajas sobre las feminizadas, entre ellas la selección de genéticas para crianza, el sacar plantas madres de gran durabilidad y fuerza y el poder descubrir aspectos de esa genética en particular que quizás desconocías.

Para que me entendáis, una semilla feminizada de Skunk puede contener tres o cuatro e incluso algún fenotipo más pero está en cierta manera limitada. El breeder del banco correspondiente la seleccionó por ciertas características -olor, sabor, resistencia o incluso color- pero descartó otras que aún están presentes en las semillas regulares y que a ti, como cultivador, te pueden llamar más la atención.

Los machos son importantes a la hora de hacer una buena selección, la carga genética que aportarán al resultado de su descendencia no se debe menospreciar. Son grandes productores de terpenos y sus flores aunque en menos cantidad también tienen glándulas de resina. Un macho fuerte, que huele bien y que tiene resina en sus flores y parte del tallo done se encuentran siempre será una gran elección para crianza.

Este tipo de cultivo depende de las necesidades de cada cultivador, si realmente lo único que quieres es obtener cogollos cargados de resina las feminizadas o plantas hembra son tu elección pero si quieres experimentar sabores, olores, y por que no decirlo la pureza de una variedad en concreto para luego seleccionar, criar o incluso desechar la parte macho del cultivo, las regulares son lo tuyo.

Volviendo al sexado de nuestras plantas ya sabemos cuándo estas nos mostrarán sus preflores y como son para poder diferenciarlas correctamente. A veces puede ocurrir que nos encontremos con genéticas hermafroditas que crean flores macho entre las flores hembra, estas plantas lo mejor es desecharlas directamente.

detalle preflor hembra

En mi opinión no sirven para nada pues intentar perpetuar una genética con una hermafrodita es asegurar mas hermafroditas a menos que repitiéramos el proceso multitud de veces para hacer desaparecer esa probabilidad.

Si las plantas hermafroditan en floración avanzada, a base de quitar continuamente las flores macho, se puede sacar una cosecha relativamente decente y sin polinización pero hay que estar muy pendiente y atento.

Las plantas macho, hermafroditas o feminizadas llenas de semillas se pueden usar para hacer cremas, tinturas, mantequilla, extraer hachís al agua o en seco… así que antes de deshaceros de toda la cosecha o de parte por estas cosas pensarlo un par de veces y aprovechar lo que tengáis :).

El método natural y lógico de averiguar el sexo de nuestras plantas es el hasta ahora descrito pero existe otro que podemos realizar si queremos mantener en vegetativo las plantas y no estamos seguros de su sexo.

Se conoce por sexado por esquejes, es tan fácil como sacar un esqueje o un par a cada plantón del que queramos averiguar el sexo e inducir la floración cambiando el fotoperiodo a 12/12. De esta manera, en una o dos semanas, los esquejes mostrarán su verdadero género y ya podremos decidir que hacer con las plantas pues la genética es idéntica en clones y madres.

Como ya sabemos en autos no se pueden hacer clones así que esta técnica aquí no nos sirve. De todos modos se venden muy pocas variedades regulares autoflorecientes en el mercado, el banco Buddha Seeds las sigue proporcionando y pocos mas.

Las plantas macho van un poco más rápido madurando que las hembras así que dispondréis de un pequeño margen de tiempo antes de que se abran sus flores -blancas o verdes- y suelten el polen que podría arruinar tu cosecha.

Recordar que la feminización al 100% no esta asegurada y el que lo haga os engaña, tratar bien a vuestras plantas y no debería haber problemas pero nunca dejéis de vigilarlas sólo porque son feminizadas.

En alguna ocasión, en armarios de cultivo donde las plantas se tocan mucho unas a otras ocurre que una planta entre ellas ¨machifica¨ para asegurar la reproducción y continuidad. Entre ellas se notan y el estrés de no encontrar polen puede provocar que alguna convierta una rama o unas pocas flores para polinizar al resto, es común encontrar alguna semilla suelta en un metro de cultivo in door.

Esto no significa que la planta haya hermafroditado, simplemente debido a las condiciones del cultivo, en este ejemplo el estar apelotonadas provoca una reacción química que resulta en la creación de flores macho pero el motivo es únicamente la supervivencia.

Como cultivador siempre he preferido las semillas regulares y hacer selecciones sobre muchas de ellas, cuanto más os acostumbréis a sexarlas más sencillo y natural es. Por crecimiento de mercado y para poder probar nuevas especies cultivo otras variedades feminizadas y así tener opinión propia de las mismas, pero personalmente sigo prefiriendo las regulares.

El poder hacer tus propias semillas o a baja escala tus semillas caseras es otro paso dentro del mundo del cultivo muy interesante y que os animo a probar para que continuéis aprendiendo lo que podáis sobre esta planta de la que tanto disfrutamos.

¡Qué tengáis una buena y verde semana!

El Jardín de la Alegría Growshop, Salamanca.