Cannabis.es 3 min · Los usuarios de cannabis terapéutico han crecido mucho de dos o tres años para acá, pero el resto son clientes de parafernalia y un gran porcentaje cultivadores con fines lúdicos. La mayoría de cultivadores con fines terapéuticos son bastante discretos pero los fumadores recreativos son otro cantar. Muchos, jóvenes y no tan jóvenes corren el riesgo de llamar la atención y podrían acabar con una multa o en la trena porque el cultivo de cannabis en España sigue siendo ilegal. Prudencia amigos, y aprovechad estos buenos consejos porque en verano aumenta el riesgo de robos y sorpresas desagradables.

No llames la atención si plantas cannabis

Escrito por .

2.8928571428571 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 2.89 (28 Votos)
No llames la atención si plantas cannabis

 

Aunque parezca algo lógico dentro de nuestro mundillo siempre hay que recordar que la planta de cannabis hembra es ilegal en nuestro país. Podemos vender las semillas con varios fines y al no tener un índice alto de THC (más del 0,3%) es legal al igual que muchos productos CBD que están apareciendo últimamente. Podemos vender las pipas, bongs, vaporizadores e incluso máscaras que simulan ser de gas pero son para agarrarse un buen colocón. Podemos vender todos los útiles y accesorios para poder cultivar marihuana tanto en interior como en exterior pero NO podemos vender el producto final: el cannabis.

¿A que esto ya no suena tan lógico? Lo cierto es que no lo es, pero por el momento hay que conformarse, ciertos partidos políticos en tiempos de elecciones hicieron algún comentario pro legalización pero ya se puede ver que quedó en agua de borrajas.

Como dueño de una grow lo paso mal cuando entra gente que necesita usar el cannabis de manera terapéutica (muchas veces recomendados por los médicos que les tratan, gracias chicos) y descubren que tienen que cultivarlo, que les llevará unos tres meses más o menos y que tienen que realizar una inversión.

Sí, existen las asociaciones aquí también pero no es que les importen mucho los terapéuticos, actúan como clubs privados de fumadores y no están muy por la labor de ser activistas cannábicos.

Este tipo de clientes terapéuticos ha crecido mucho de dos o tres años para acá pero siguen representando el 20-25% de mi clientela, el resto son consumidores de parafernalia y un gran porcentaje de cultivadores con fines lúdicos.

A ellos va dirigido este artículo pues la mayoría de los terapéuticos cultivan de manera “silenciosa”, para su consumo personal, no venden, no cuentan a nadie lo que hacen más que a sus familiares más allegados y en el peor supuesto que la policía llamara a su puerta siempre podrían demostrar ante un juez que están cultivando y consumiendo marihuana con fines medicinales.

Sin embargo los lúdicos… Los lúdicos son otro cantar. Por supuesto hay variedad, no son todos iguales pero muchos, jóvenes y no tan jóvenes llega un momento que lo ven tan normal que corren el riesgo de llamar la atención y podrían acabar con una multa o en la trena.

También es muy posible qué los amigos te roben la cosecha, o que alguien llame a tu puerta y se meta en tu casa. Que no os parezca exagerado, la novia de un cliente mio siempre presumía de tener en su casa 2kg de marihuana, un día llamaron a su puerta, abrieron despreocupados y eran tres tipos que los intimidaron, robaron su cosecha que ni por asomo llegaba a dos kilos, así que se dedicaron a golpear a este chico para saber donde estaba el resto. Este cliente dejó de plantar pero la mala experiencia ya no se la quita nadie.

Otro cliente conocido siempre llevaba a sus colegas a casa a fumar y a todos les enseñaba el armario con sus plantas, como buen amigo lo compartía todo con ellos. Un día cuando volvió a casa alguien había entrado por el balcón y se había llevado sus botes con la hierba que guardaba.

Cuando me lo contó, él sabía que habían sido sus amigos pero no cuál, la indefensión que sintió y la falta de confianza en ellos a partir de ahí cambió totalmente a mi cliente y su manera de relacionarse. No volvió a invitar a nadie a su casa.

A lo que voy con estos ejemplos es que la primera regla es estar calladito. Cuanta menos gente sepa que estás cultivando menos probabilidades tendrás de que la policía o los ladrones llamen a tu puerta. Ya sé que es difícil no presumir de lo bien que cultivas o del hierbón que gastas pero el riesgo es grande si lo haces.

ejemplo poco sentido comun

Otra cosa que hay que controlar es el olor, la marihuana en floración huele mucho y fumada ya sabemos todos que más y por desgracia, llega un momento que nosotros mismos no percibimos que nuestras ropas o la casa entera huelen a marihuana por lo que en este punto hay que estar prevenido con anterioridad.

Para el cultivo si es necesario usa buenos filtros anti-olor, los hay de muy buena calidad pero seguramente no serán suficientes, un ozonizador a la entrada de casa es un aparato que destruirá todos los olores impidiendo que salgan al descansillo o que aromatices el rellano cada vez que abras y cierres la puerta.

Si usas estos aparatos pero luego te confías y cada vez que usas el ascensor lo dejas embriagado del aroma del cannabis pues no vas a conseguir mucho. Hay que preocuparse de los vecinos, a veces resides cerca de un policía, guardia civil o incluso el típico vecino toca pelotas al que no deberías darle ninguna excusa para que llame a tu puerta.

Tengo infinidad de clientes que según entran en la grow se les puede oler a metros, si queréis pasar desapercibidos preocuparos por esos pequeños detalles.

En exterior todo esto no se puede controlar, las plantas están más a la vista y en los pueblos pequeños todo se sabe, puedes intentar elegir variedades como Northern Lights, que no huele casi nada, hasta el día de corte claro.

Ante los fisgones las autos son la revolución del exterior, plantas rápidas y pequeñas que podéis recoger antes de agosto o septiembre. Las variedades grandes son más difíciles de ocultar y cada vez hay más robos. Si alguna vez os han robado en un cultivo de exterior no se puede volver a cultivar ahí, es seguro que volverán año tras año a mirar. Tampoco pongáis en peligro animales ni a vosotros ni a los ladrones por esto, podría resultar en catástrofe, simplemente en ese sitio ya no se puede plantar.

Bien, hasta aquí hemos visto que tenéis que ser discretos y precavidos con el olor pero hay más. Si estamos en interior hay que controlar el sonido que producen nuestros equipos y tener un sistema eléctrico seguro.

Los extractores suenan bastante y hay cultivadores que los ponen encima de su armario creando más vibraciones aun, otros los pegan casi al techo consiguiendo que se oiga en casa del vecino de arriba con seguridad. Lo mejor es colocarlo dentro del armario pegado al filtro y bien sujeto, utilizar tubos insonorizados para la extracción del aire e intentar dar las menos curvas posibles con él hasta el desemboque de la extracción.

Si no disponemos de armario, se puede usar la caja de embalaje original del extractor rellena de lana de roca que amortiguara el ruido que produce, hacemos unos agujeros para embocar los tubos insonorizados por ambos lados y otro pequeño para el cable, suspendemos la caja con ayuda de unas cadenas y reduciremos mucho el ruido en la habitación.

En cuanto a la seguridad eléctrica, es fácil, no uséis temporizadores de los chinos, usar material de buena calidad, alejar los balastros y cables del agua, hacer bien los empalmes... No os imagináis cuántos empalmes hemos rehecho en la grow a equipos de iluminación que supuestamente no funcionaban.

Hay muchos más consejos pero todos derivan de pensar un poco las cosas y del sentido común, entender que lo que hacemos aunque lo veamos normal nos podría meter en problemas y que a veces la normalidad de una situación nos puede llevar al error de pensar que todo está bien porque no plantamos la casa entera ni vendemos droga, pero la realidad es otra.

Como último consejo y dirigido a aquellos fans de comprarlo todo por internet pensando que así no se os ve o sois más discretos comentaros que, o lo hacéis a través de una VPN (Virtual Private Network) o estaréis dejando un rastro importante en la red y las paginas web que visitéis ya que muchas van a guardar vuestra IP, que os localiza y localiza vuestros datos ;)

Ser precavidos, sin rozar la paranoia pero atentos a los detalles que os pueden jugar una mala pasada. Espero haberos dado alguna idea, seguro que en una buena tarde fumando sacábamos muchas más

¡Qué tengáis una buena y verde semana!

El Jardín de la Alegría, growshop Salamanca.