Construye tu propio sistema hidropónico casero para autocultivo de cannabis de manera barata y sencilla con Gorka Aguirretxe.

Cultivo en hidro sencillo: DWC (1)

3.875 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.88 (4 Votos)
Foto de 420 magazine

 

Gorka Aguirretxe

A lo largo de este artículo, veremos cómo cultivar cannabis de manera relativamente fácil, siguiendo el método DWC (Deep Water Culture). Esta técnica, que ya vimos por encima en otra entrada, es asequible y no requiere demasiados conocimientos, ni especialización en hidroponía.

El cannabis depende principalmente de 5 factores para prosperar: luz, agua, nutrientes, un clima adecuado (temperatura, humedad, Co2…) y un medio donde asentarse y crecer, ya sea tierra, coco, arlita… Esta va a ser la diferencia fundamental, el soporte para las plantas.

El sistema es sencillo, quizás no idéntico al cultivo DWC más puro, pero sí funcional, y se pueden obtener grandes resultados. En DWC, las plantas se sostienen sobre cestas de rejilla que contienen arlita y sus raíces cuelgan hasta tocar el agua aireada, con nutrientes y Ph ajustado.

La única variación que haremos es que en principio vamos a colocar una pequeña bomba de agua que suministre la solución fertilizada y bien oxigenada a las plantas en la parte de arriba para alimentarlas, en el momento en que las raíces lleguen al agua del depósito no será necesario seguir usando esa alimentación superior.

Aunque la mayor parte de profesionales del sector os van a recomendar gastar en medidores digitales de EC yPh, con este cultivo, a menos que veáis cosas raras en las plantas, siguiendo los pasos y consejos no deberíais tener problemas. Si la curiosidad os puede, y el bolsillo os lo permite, haceos con ellos, pues cuanta más información tengáis disponible, más rápido encontraréis la solución ante un posible problema.

Otro factor a tener en cuenta es si comprar el equipo o fabricaros uno. Marcas como General Hydroponics, referencia en el sector, ofrecen sistemas como los Panda o los Waterfarm, estos últimos para menos plantas. Nutriculture, Neptune Hydroponics e incluso Atami también están ofreciendo buenos equipos hidro si queréis echarles un ojo.

La mayoría de ellos se componen de un depósito, un espacio para las raíces y una tapa, en la que hay agujeros para insertar las cestas de rejilla con las plantas. Suelen traer sus propias bombas de agua y, dependiendo del modelo, un entramado de tuberías, para procurar un riego adecuado. Aquí podéis ver el DWC Pot 25l para haceros una idea de un sistema sencillo al completo.

Si, por el contrario, queréis ir a lo barato, cread un sistema DWC. No requiere haber estudiado en la NASA y cualquiera puede hacerlo. Por experiencia propia, os puedo decir que un sistema casero conlleva estar mucho más pendiente, pues los fallos se ven en funcionamiento y, sin embargo, un equipo ya diseñado funciona como la seda desde el primer día y no da tanto margen de error.

También por experiencia, os puedo contar que la mayoría de mis clientes comienzan creando sus sistemas hidros con cubos y coladores, tuberías de PVC, taladro con coronas e incluso los hay que han hecho esquejeros aeropónicos con tuppers de los chinos.

Más de la mitad acaba comprando un sistema con nombre propio, así que, antes de proponeros hacerlo todo vosotros, sed humildes y evaluad vuestro nivel de bricolaje y tiempo disponible para verificar que todo funciona correctamente con frecuencia.

Si os animáis a montar vuestro propio equipo DWC

- Un depósito de 40 a 60 litros para 4-6 plantas. Importante que tenga una tapa resistente, que cierre bien y mejor de color negro, aunque siempre podemos ponerle cinta aislante, pintar… Para que os hagáis una idea, sería más o menos como el que aparece aquí, pero os recomiendo buscar en los chinos u otros sitios algo similar.

- Cestas de rejilla. Las hay de muchos diámetros, así que podéis probar varios diseños. En un depósito como el indicado podemos poner de 4 a 6 cestas de 8 cm de diámetro. Además, podéis obtener las de 5.5cm para hacer esquejes o de 15cm para sistemas DWC de una sola planta en un cubo.

- Una bomba de aire, y una o dos piedras difusoras, si la bomba lo permite. En mi opinión, las bombas de la marca Hailea son muy silenciosas y de mucha calidad. En cuanto a las piedras difusoras, compradlas de neopreno, no se deshacen y aguantan mucho.

-Una bomba de agua. Con una de 600L/h es suficiente. Están en torno a los 20€. Las de la marca Neptune van perfectas en nuestro depósito. Aquí la bomba en cuestión.

- Un distribuidor del agua de riego, un colector que divida el tubo que viene de la bomba en varios microtubos para llevarlos a las cestas de arlita. Siempre debe coincidir el diámetro del tubo que sale de la bomba con el acople del distribuidor.

En este punto, podéis poneros imaginativos, pues existen muchas maneras de regar la arlita. Tenemos desde difusores en abanico, que nebulizarían las cestas por abajo, hasta microgoteros autocompensantes (todos vierten la misma cantidad). Depende del sistema que tengáis en mente, os harán falta unos materiales u otros.

En este ejemplo, usaremos el gotero medusa, fácil de usar y con los microtubos y piquetas incorporados, además de tapones para cerrar los conductos que no usemos.

Gotero Medusa

- Un poco de tubo de polietileno de 16mm para poder conectar la bomba al colector medusa (unos 15-20cm serán suficiente) y otro pequeño trozo, junto con un tapón de 16mm, para cerrar el circuito en el otro extremo del gotero medusa.

- Tubo de silicona, el suficiente para conectar la bomba de aire a las piedras difusoras. Existen también colectores para las bombas de aire, así que, si ya disponéis de una bomba, pero solo tiene una salida, gracias a estos distribuidores podéis usar varias piedras aireadoras.

-Cubos de lana de roca de 4 x 4cm, “esponjas” de germinación tipo Peatfoam o los cubos de Root it. No importa que sobren, es un material que no se estropea y nos servirá para la siguiente tanda.

- Arlita, como para llenar 6 macetas de rejilla. Os sobrará, pero también aguantará para las siguientes veces.

A partir de aquí, lo necesario para cultivar: luces, extracción, intracción, temporizadores…

Cómo ensamblar todo lo propuesto

1- Utiliza el taladro con la corona adecuada para realizar los agujeros en la tapa del depósito. Si no dispones de esta herramienta, toca dibujar el contorno de la cesta, dándole la vuelta sobre la tapa, y usar un buen cutter. Trabajad con calma y cuidado, pues si sale bien este sistema durará mucho.

Recordad hacer los círculos un poco más pequeños que el diámetro de la cesta, para que el borde de la misma pueda apoyarse en el plástico. Mejor menos que más: podéis arreglar haberos quedado cortos, pero no si os pasáis.

2- Pon a remojar las piedras difusoras y lava la arlita usando un colador. Cuando el agua deje de salir marrón, la arlita estará limpia.

3- Coloca la bomba de agua en el fondo del depósito y asegúrate de que las ventosas la mantienen firme en el fondo. Sitúa la o las piedras difusoras en el fondo. Tanto el cable de la bomba de agua como los tubitos de silicona de el aire necesitan un paso del interior del contenedor hacia afuera. Busca una broca del diámetro del tubo de silicona (5 o 7mm suelen ser) y perfora cerca del borde superior del tanque, pasa el tubo y conecta.

Para el cable de la bomba de agua, es mejor hacer un pequeño recorte a su medida en el borde superior del depósito, donde cierra con la tapa. Que no quede tirante en el interior, es mejor llevarlo arriba a un lateral y luego sacarlo por una esquina, pero que el cable quede holgado dentro.

4- Conecta la manguera de 16mm a la bomba(unos 15cm de tubo serán suficientes) y al otro extremo el gotero medusa al que le habremos tapado los ramales que no vamos a usar. Usa otro pequeño trozo de tubo con un tapón al final para cerrar el paso en el otro extremo del medusa.

En este momento ya tenemos las tripas de nuestro DWC a punto para poder funcionar. En un par de pasos más habremos acabado.

5- Coloca la tapa y las cestas de rejilla en ella, levántala un poco y acerca el primer microtubo del medusa a una cesta. Coge la medida hasta lo que sería la mitad de la cesta y corta con unas tijeras, ahora introduce el tubito por la rejilla de la cesta que quede fijo a media altura . Continua haciendo esto con el resto de cestas hasta que todas queden con un microtubo que inundará la arlita.

Previo a este paso, está bien que identifiques mediante un adhesivo los tubos del medusa que no están tapados y por los que circulará la solución nutriente. Recuerda que podemos tapar 8 de los 12.

Sólo nos faltaría llenar de agua con abono y Ph ajustado, poner plantas, luz y ya ponernos a funcionar, pero esto lo dejamos para la siguiente entrada.

Una vez dispones de todos los materiales y la idea en la cabeza, es muy entretenido realizar este trabajo. Si además conseguimos un buen sistema hidro, habrá merecido la pena. Dejamos cómo usarlo para el siguiente artículo.

¡Qué tengáis una buena y verde semana!

El jardín de la alegría growshop, Salamanca.