Moldea tus plantas en tu propio sistema hidropónico casero para autocultivo de cannabis de manera barata y sencilla con Gorka Aguirretxe. El tercer paso de la serie.

Cultivo en hidro sencillo: DWC (3), moldeado de las plantas

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 5.00 (3 Votos)

 

Gorka Aguirretxe

Estamos en el último artículo de esta serie sobre el DWC y veremos cómo realizar los ciclos vegetativos y de floración de nuestras plantitas. Habíamos dejado el texto anterior en la germinación en las cestas de rejilla con un depósito de 15l de agua con nutrientes (a media dosis indicada) permanentemente aireada.

En los siguientes días, las semillas romperán y emergerán. Como siempre, algunas tendrán más vigor que otras. Seleccionaremos las dos más fuertes y desecharemos las que no son tan vigorosas. En un sistema DWC de 6 cestas, lo suyo es quedarse con una o dos plantas a lo sumo, en cestas opuestas.

DWC3 1

Como sabéis, el objetivo del ciclo vegetativo es cubrir el área efectiva proporcionada por el tipo de luz que utilicemos. Siguiendo este principio, podemos dejar las seis o tres plantas que hubiéramos germinado en un principio perfectamente: cubrirían mucho antes el espacio, pero estarían apelotonadas.

En mi caso, me gusta moldear las plantas y darles un crecimiento más largo, buscando obtener, mediante podas y doblados, el número de colas finales deseadas (de 8 a 12). Si preferís un cultivo mucho más rápido, pero a mi entender más complicado, dejad más plantas en el DWC, aunque siempre con una cesta libre, que os servirá para echar un ojo al depósito, añadir agua e incluso cambiar totalmente la solución nutriente.

Haceos con una bomba de succión. Las hay manuales como las que se pueden usar en un acuario y las tenéis a pilas. No cuestan demasiado y convierten un posible infierno cambiando el tanque en algo sencillo que os llevará unos minutos. Y, muy importante: no ensuciaréis nada.

Moldeado de las plantas

Bien, a mi manera solo dos plantas permanecerán en el equipo. Si están juntas, levantad una, quitad el tubito asido a la cesta e intercambiadla por una de las cestas en el extremo, para así maximizar la distancia entre las dos plantas.

Siempre que doy forma a una planta, suelo dejar que llegue al quinto-sexto nudo de longitud formado para cortar por el tercero. Dejo solo ese par de brotes y limpio los dos nudos anteriores. La planta quedaría con dos hojas y dos brotes, el tercer nudo nada más. De esta manera el tallo central es mas grueso y aguantará bien el doblado posterior que se hará sobre las dos primeras ramas que hemos dejado. 

Dejamos pasar unos días en los que las plantas se recuperan y esas dos primeras ramas crecen. Doblamos cada una de ellas suavemente y las atamos a la bandeja o cestas colindantes para bajar la punta de la cola. Esta vez solo abrimos ligeramente las ramas, creando algo similar a una T, pero sin llegar a hacer ángulos rectos.

"Recordad renovar una vez por semana el tanque. En este momento será la segunda vez, más o menos, que lo cambiéis. Siempre una vez por semana"

Durante los siguientes días, hemos de intentar llevar las plantas hacia el centro del DWC, abriendo las ramas y guiándolas al atarlas. Cada día, el tallo doblado permite un poco más y se pueden ir inclinando sus dos ramas, cambiando la situación de los anclajes de lo que estéis usando para atar.

En el momento en que nuestras dos ramas alcanzan los tres nudos de longitud nuevamente, podamos la punta de ambas ramas y le damos un día de descanso a las plantas. Pronto acabaremos el moldeo.

Hemos obtenido dos plantas con dos ramas que tienen tres nudos cada una, lo que suman 12 colas ahora mismo. Se podrían quedar así y habría que doblarlas dándoles espacio y aire a cada rama, pero si queréis menos complicación, bajad a 8 colas eliminando el segundo nudo de cada rama.

De esta manera, tendremos unas plantas con un tallo central grueso que soportará dos ramas, de las que a su vez emergerán 4 grandes colas. Al eliminar el par intermedio hemos creado espacio entre el primer y tercer nudo, poniéndonos las cosas más fáciles a la hora de doblar y dar espacio a cada rama.

Con esto claro, eliminamos todo el crecimiento que no pertenezca a los pares elegidos, brotes y hojas. Sí, lo sé, las plantas se han quedado en nada y parece un horror lo que les acabamos de hacer, pero se recuperarán rápidamente y ya no tendremos que podar más. La base de lo que queríamos está creada.

Dejamos crecer las plantas, preocupándonos únicamente del cambio del depósito. En menos de una semana las plantas parecerán un candelabro de 8 brazos, algo similar a la imagen que se muestra a continuación.

DWC3 2

Dependiendo de la variedades elegidas y de las limitaciones del área de cultivo, hay que tener una altura tope para poner a florecer las plantas. Cuando se alcance esta marca, limpiaremos las 8 colas dejando solo los 3 nudos superiores de cada una de ellas. De esta manera, el aire circulará libremente y la energía de las plantas se centrará en la parte aérea.

Doblamos los brazos limpios de ramas bajas, intentando que haya un espacio entre cada uno de al menos 5cm e igualando la altura entre ellas, y dejamos descansar un día a las plantas para cambiar el ciclo y pasar a floración.

El verdadero trabajo ya lo hemos realizado. Si todo se hizo bien, ahora dedicaos a observar cómo estiran y crecen según la forma que les disteis. Cambiad el depósito con la frecuencia indicada y vigilad el aspecto de las plantas al cambiar el ciclo nutritivo a floración. Observad también si admiten más o menos alimento respecto de la dosis indicada.

Las plantas irán tomando todo la zona lumínica y, en la tercera-cuarta semana, ya podremos observar la formación de flores que van a llenar nuestras 8 colas. El resto de la floración será esto: observar y cambiar el tanque hasta que llegue el día de la cosecha.

Si los cogollos cogen demasiado peso, ayudaos de yo-yos agarrados a la parte superior, no dejéis que las ramas se toquen unas con otras, pues corremos el riesgo de acabar con mohos y arruinando la cosecha.

Recordad regar solo con agua la última semana para lavar las raíces y, cuando los tricomas estén el el punto óptimo, recoged el fruto de vuestro trabajo, secadlo, curadlo y disfrutad de ello.

Hemos terminado

En cuanto al DWC, limpiadlo por dentro con agua y jabón suave, tirad las cestas y tubos, colocad otros, conectad el sistema de nuevo, y haced recircular el agua para observar que todo funciona y que podréis volver a empezar.

Como últimos consejos, comentaros que un cambio de depósito suele arreglar muchos de los problemas que se puedan presentar, así que no lo dudéis. Si no sabéis cómo actuar, lo mejor es renovar toda la solución nutritiva en el tanque.

Para acabar, recomendaros usar hongos beneficiosos que ayuden a combatir la pobredumbre radicular provocada por el exceso de temperatura y humedad en el tanque. Es un enemigo habitual en los DWC y existen productos que previenen su aparición, aparte de tener más ventajas sobre la salud de las raíces y plantas. Invertid en ellos.

Espero que os haya gustado el método y el cultivo y os animéis a probarlo en vuestros jardines.

¡Qué tengáis una buena y verde semana!

Gorka, el jardín de la alegría growshop de Salamanca.