El cannabis no cura el cáncer, todavía. Preguntas y respuestas frecuentes traducidas de Cancer Research UK.

Cannabis, cannabinoides y cáncer: la evidencia hasta ahora

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 5.00 (1 Voto)

 

Pocos temas relacionados con el cáncer provocan tanto debate en línea como el cannabis. Un artículo de la institución financiadora de investigaciones Cancer Research UK traducido para resolver las preguntas más frecuentes al respecto.

En este momento, no hay suficiente evidencia empírica para probar que, cualquier forma de cannabis, puede tratar efectivamente el cáncer en los pacientes. Esto incluye el aceite de cáñamo, el aceite de cannabis o los productos químicos activos que se encuentran dentro de la planta de cannabis (cannabinoides), ya sean naturales o artificiales.

Muchos investigadores de todo el mundo están estudiando activamente los cannabinoides, y Cancer Research UK está apoyando parte de este trabajo. Estos estudios utilizan productos químicos altamente purificados que se encuentran en la planta de cannabis, o versiones de estos productos hechas en laboratorio, y existe un interés genuino en ellos como posibles tratamientos para el cáncer. Pero esto es muy diferente al cannabis comprado en la calle y el aceite de cáñamo disponible en línia o en la calle principal, para el cual no hay evidencia de impacto alguno sobre el cáncer.

El cannabis aún está clasificado como un medicamento de tipo B en el Reino Unido, lo que significa que es ilegal poseerlo o suministrarlo. Cancer Research UK no puede comentar sobre el estado legal del cannabis, su uso como droga recreativa o su uso médico en otras enfermedades. Pero apoya la investigación científica realizada adecuadamente sobre el cannabis y sus derivados, que podría beneficiar a los pacientes con cáncer.

Desafortunadamente, hay muchas fuentes de información poco fiables en materia de cannabis, particularmente en línea. Esta publicación contiene información actualizada a mayo de 2018, basada en la evidencia, sobre el cannabis y el cáncer.

Cannabis y cannabinoides, ¿qué son?

El cannabis tiene muchos nombres, como marihuana, hierba, yerba, cáñamo, hachís... El aceite de cáñamo se obtiene de las semillas de un tipo de planta de cannabis que no contiene el ingrediente psicoactivo principal, llamado delta-9 tetrahidrocannabinol (THC).

"Cannabinoides" es un término general que cubre una familia de químicos complejos (tanto naturales como artificiales) que se unen a moléculas en la superficie de las células llamadas receptores de cannabinoides.

El cuerpo humano también crea sus propios productos químicos cannabinoides, conocidos como endocannabinoides. Los endocannabinoides y las moléculas a las que se unen (receptores de cannabinoides) están involucrados en muchos sistemas y procesos en todo el cuerpo, desde el apetito hasta la sensación de dolor. Debido a esta multitarea molecular, también están vinculados a una gran variedad de enfermedades, desde el cáncer hasta enfermedades neurodegenerativas.

A través de muchos experimentos detallados, resumidos en este artículo de Nature Reviews Cancer, los científicos han descubierto que tanto los cannabinoides naturales como los sintéticos tienen una amplia gama de efectos en las células.

¿Los cannabinoides pueden tratar el cáncer?

Se han publicado cientos de artículos científicos que analizan los cannabinoides y el cáncer, pero estos estudios simplemente no han encontrado suficiente evidencia científica sólida para probar que estos pueden tratar el cáncer de manera segura y efectiva.

Sin embargo, la investigación aún está en curso, con muchos científicos de la Sociedad Internacional de Investigación de Cannabinoides que investigan el potencial de los cannabinoides en el cáncer y otras enfermedades. Y, en 2015, la revista científica Nature publicó un suplemento de artículos de revisión sobre diversos aspectos del cannabis. Es de acceso libre.

Afirma que el planteamiento de que existe una “prueba” sólida por la que el cannabis o los cannabinoides pueden curar el cáncer es altamente engañoso para los pacientes y sus familias, y crea una imagen falsa del estado de progreso en este área.

Prácticamente todas las investigaciones sobre cannabinoides y cáncer hasta el momento se han realizado en el laboratorio. Esto se debe a que casi toda la investigación científica que se centra en si los cannabinoides pueden tratar el cáncer se ha hecho utilizando células cancerosas cultivadas en el laboratorio o en animales. Debido a que los humanos son mucho más complejos, estos estudios no necesariamente son ciertos para las personas. Es por eso que tantos resultados prometedores en el laboratorio lamentablemente no se traducen en tratamientos seguros o efectivos cuando se prueban en humanos.

Hasta ahora, los mejores resultados de los estudios de laboratorio provienen del uso de una combinación de THC altamente purificado y cannabidiol (CDB), un cannabinoide que se encuentra en las plantas de cannabis y que contrarresta los efectos psicoactivos del THC. Pero los investigadores también han encontrado resultados positivos utilizando cannabinoides hechos por el hombre, como una molécula llamada JWH-133.

Se han obtenido resultados intrigantes de los experimentos de laboratorio que observaron varios cánceres diferentes, incluidos los tumores cerebrales por glioblastoma, los cánceres de próstata, mama, pulmón y páncreas. Pero el mensaje para llevar a casa es que los diferentes cannabinoides parecen tener diferentes efectos en varios tipos de cáncer, por lo que están lejos de ser un tratamiento "universal".

También hay evidencia de que los cannabinoides tienen efectos no deseados. Aunque las dosis altas de THC pueden matar las células cancerosas, también dañan las células de los vasos sanguíneos cruciales. Y en algunas circunstancias, los cannabinoides pueden estimular el crecimiento de las células cancerosas o tener diferentes efectos según la dosis utilizada y los niveles de receptores de cannabinoides presentes en las células cancerosas.

Cannabis en ensayos clínicos

Para probar enérgicamente los beneficios potenciales de los cannabinoides en el cáncer, se necesitarían ensayos clínicos en un gran número de personas con grupos de pacientes de control, a quienes no se les ha administrado el tratamiento en cuestión.

Se han publicado los resultados de un solo ensayo clínico pequeño que analiza si los cannabinoides pueden tratar el cáncer en pacientes, dirigido por el Dr. Manuel Guzmán y su equipo en España. Nueve personas con glioblastoma multiforme incurable y avanzado, el tumor cerebral más agresivo, recibieron THC altamente purificado a través de un tubo directamente en su cerebro.

Este estudio mostró que el THC administrado de esta manera es seguro y no parece causar efectos secundarios significativos, lo que sugiere que vale la pena buscar cannabinoides en ensayos clínicos posteriores. Pero debido a que este fue un ensayo en etapa temprana sin un grupo de control, no pudo mostrar si el THC ayudó a prolongar la vida de los pacientes.

Un puñado de otros ensayos clínicos de cannabinoides para el cáncer se están configurando. Estamos ayudando a respaldar los únicos dos ensayos en el Reino Unido de cannabinoides para tratar el cáncer, a través de nuestra Red de Centros de Medicina Experimental del Cáncer (ECMC). Ambos están en etapas muy tempranas. Uno es probar un cannabinoide artificial llamado dexanabinol en pacientes con diferentes tipos de cáncer avanzado. El segundo es probar si Sativex (nabiximols), un extracto de cannabis de calidad farmacéutica altamente purificado que contiene THC y CBD, puede tratar a personas con tumores cerebrales con glioblastoma multiforme que han regresado después del tratamiento.

Los resultados del segundo ensayo ya han sido publicados. Estos mostraron que la combinación de Sativex con la temozolomida de la quimioterapia aumentó el número de pacientes que estaban vivos un año después de que el tumor cerebral regresara del 53% al 83%. Este fue un ensayo pequeño en el que participaron 21 pacientes, por lo que se necesitan ensayos clínicos más grandes para confirmar cuáles podrían ser los beneficios de Sativex y cuáles son los pacientes con mayor probabilidad de responder a esta combinación de tratamientos.

"Pero funcionó para este paciente ..."

Los médicos a veces publican informes de casos sobre observaciones extraordinarias o importantes que han visto en su clínica. Por ejemplo, hay un informe publicado de un caso de una niña de 14 años de Canadá que fue tratada con extractos de cannabis (también conocido como "aceite de cáñamo"). Pero se puede obtener muy poca información confiable de un solo paciente tratado con lo que es una mezcla desconocida de cannabinoides fuera de un entorno clínico controlado.

El Dr. Wai Liu de la Universidad de St George está investigando el cannabis y los cannabinoides para tratar el cáncer (no financiado por Cancer Research UK) para desarrollar la evidencia. Se complace en recopilar historias individuales de pacientes del Reino Unido y puede contactarse por correo electrónico. En los EEUU, la Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa Contra el Cáncer recopila historias similares para su Serie de mejores casos.

Preguntas sin respuesta

Todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre el potencial de los cannabinoides para tratar el cáncer. No está claro:

  • Qué tipo de cannabinoide, ya sea natural o sintético, podría ser más efectivo

  • Qué tipo de dosis puede ser necesaria

  • Qué tipos de cáncer podrían responder mejor a los cannabinoides

  • Cómo evitar los efectos psicoactivos del THC.

  • La mejor manera de obtener cannabinoides, que no se disuelven fácilmente en agua, en células cancerosas

  • Si los cannabinoides ayudarán a aumentar o contrarrestar los efectos de la quimioterapia

 

Estas preguntas deben responderse para que los cannabinoides se utilicen como tratamientos seguros y efectivos en pacientes con cáncer. Es la misma situación para los cientos otros posibles medicamentos contra el cáncer que se están desarrollando y probando en los laboratorios, ya sean universitarios, de caridad o de la industria en todo el mundo. Sin hacer una investigación científica rigurosa, nunca filtraremos los "éxitos" de los "errores". Si los cannabinoides van a ingresarse en la medicina clínica, primero deben superarse estos obstáculos y demostrarse sus beneficios sobre los tratamientos contra el cáncer existentes.

¿Puede el cannabis prevenir o causar cáncer?

No hay evidencia segura de que el cannabis pueda prevenir el cáncer. Ha habido algunas investigaciones que sugieren que los endocannabinoides (mencionados anteriormente) pueden suprimir el crecimiento del tumor, y en experimentos en los que a los ratones se les administraron dosis muy altas de THC purificado, parecían tener un menor riesgo de desarrollar cáncer. Pero esto no es suficiente evidencia científica sólida para sugerir que los cannabinoides o el cannabis pueden reducir el riesgo de padecer cáncer.

La evidencia es mucho menos clara cuando se trata de si el cannabis puede causar cáncer. Esto se debe a que la mayoría de las personas que consumen cannabis lo fuman mezclado con tabaco, una sustancia que sabemos que causa cáncer.

Este tema complejo llegó a los titulares en 2012, cuando la British Lung Foundation publicó un estudio que sugiere que los riesgos de cáncer de cannabis se habían subestimado, aunque esto fue cuestionado por algunos expertos, incluido el profesor David Nutt.

¿Qué pasa con el control de los síntomas del cáncer como el dolor o la enfermedad?

Existe evidencia de que los cannabinoides pueden ser beneficiosos para controlar el dolor del cáncer y los efectos secundarios del tratamiento.

Ya en la década de 1980, se utilizaron medicamentos basados ​​en cannabinoides, incluido el dronabinol y la nabilona (THC sintético) , ​​para ayudar a reducir las náuseas y los vómitos causados ​​por la quimioterapia. Pero ahora hay alternativas más seguras y efectivas, y los cannabinoides tienden a usarse solo cuando otros enfoques fallan.

En algunas partes del mundo, la marihuana medicinal ha sido legalizada para aliviar el dolor y los síntomas (uso paliativo), incluido el dolor del cáncer. Pero uno de los problemas con el uso de cannabis a base de hierbas es administrar la dosis. Fumar cannabis o tomarlo en forma de té a menudo proporciona una dosis inconsistente, lo que puede dificultar que los pacientes controlen su ingesta. Por lo tanto, los investigadores están recurriendo a métodos de dosificación alternativos, como los aerosoles bucales, que proporcionan una dosis confiable y regulada.

Los ensayos clínicos a gran escala en el Reino Unido han estado probando si una formulación de Sativex en aerosol bucal puede ayudar a controlar el dolor severo del cáncer que no responde a otros medicamentos. Los resultados no encontraron ninguna diferencia en las puntuaciones de dolor autoinformadas entre el tratamiento y el placebo.

Los cannabinoides también pueden tener potencial para combatir la pérdida de apetito y el desperdicio (caquexia) que experimentan algunas personas con cáncer, aunque hasta el momento no existe evidencia clínica. Un ensayo clínico que comparó el apetito en grupos de pacientes con cáncer que recibieron extracto de cannabis, THC y un placebo no encontró una diferencia entre los tratamientos, mientras que otro no mostró ningún beneficio y se cerró antes de tiempo.

¿Cancer Research UK está investigando los cannabinoides?

Cancer Research UK ha financiado la investigación sobre los cannabinoides, en particular el trabajo del profesor Chris Paraskeva en Bristol, que investiga las propiedades de los cannabinoides como parte de su investigación sobre la prevención y el tratamiento del cáncer de intestino. Ha publicado varios artículos detallando experimentos de laboratorio que analizan los endocannabinoides y el THC, y escribió una reseña sobre el potencial de los cannabinoides para el tratamiento del cáncer intestinal.

También apoyamos los únicos dos ensayos clínicos en el Reino Unido de cannabinoides para tratar el cáncer, mencionados anteriormente, a través de nuestra red nacional de Centros de Medicina de Cáncer Experimental.

Nuestros comités de financiamiento han recibido previamente otras solicitudes de investigadores que desean investigar los cannabinoides, pero no lograron alcanzar nuestros altos estándares de financiamiento. Si recibimos futuras propuestas que cumplan con estos estrictos requisitos, no hay razón para que no se financien, asumiendo que tenemos el dinero disponible.

Desafortunadamente, algunos estafadores están usando la dirección de correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y afirman estar basados ​​en nuestra oficina central, engañando a los pacientes de cáncer y sus familias para que entreguen dinero por "aceite de cannabis", después de lo cual no reciben nada a cambio. Esto es una estafa y no tiene nada que ver con Cancer Research UK o nuestros empleados. Si cree que ha sido víctima de este fraude, comuníquese con la policía.

"Es natural, así que debe ser mejor, ¿verdad?"

No hay duda de que el mundo natural es un tesoro de compuestos biológicamente útiles, y hay innumerables ejemplos en los que estos se han aprovechado como tratamientos efectivos.

También se han desarrollado numerosos potentes medicamentos contra el cáncer de esta manera: purificando un compuesto natural, mejorándolo y probándolo para crear un fármaco beneficioso, como taxol, vincristina, vinblastina, camptotecina, colchicina y etopósido. Pero, aunque estos medicamentos purificados en altas dosis controladas pueden tratar el cáncer, no significa que la planta original (o un extracto simple) tenga el mismo efecto. Entonces, aunque el cannabis contiene ciertos cannabinoides, no quiere decir que automáticamente el cannabis en sí mismo puede tratar el cáncer.

¿Has visto este video? ¡Este tipo dice que el cannabis cura el cáncer!

Hay muchos videos y anécdotas en línea que afirman que las personas se han curado completamente del cáncer con cannabis, aceite de cáñamo o cannabis u otros derivados del cannabis.

A pesar de lo que puedan afirmar estas fuentes, es imposible decir si estos pacientes han sido "curados" con cannabis o no. Por lo general, no hay información sobre su diagnóstico médico, etapa de la enfermedad, qué otros tratamientos para el cáncer recibieron o la composición química de su tratamiento. Estas fuentes también publican solo las "historias de éxito", y no comparten la cantidad de personas que consumieron cannabis o sus derivados que no tuvieron ningún beneficio o, lo que es peor, se vieron perjudicadas.

Los estudios científicos sólidos describen los detalles de los experimentos y comparten los resultados, positivos o negativos. Esto es vital para determinar si un posible tratamiento contra el cáncer es realmente seguro y efectivo, o no. Y la publicación de estos datos permite a los médicos de todo el mundo juzgar la información por sí mismos y utilizarla en beneficio y seguridad de sus pacientes.

Esta es la norma a la que se aplican todos los tratamientos contra el cáncer, y es una a la que también deben mantenerse los cannabinoides.

"¿Las organizaciones benéficas contra el cáncer ocultan el cannabis como cura?"

Anteriormente, hemos escrito en el blog sobre lo injusto que es esto para los miles de científicos, médicos y enfermeras que trabajan tan duro como pueden para combatir el cáncer, y para las miles de personas en el Reino Unido y más allá que dan su tiempo y dinero para financiar nuestro trabajo.

La historia muestra que la mejor manera de vencer al cáncer es a través de una investigación científica rigurosa. Este enfoque ha ayudado a cambiar el aspecto de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer, lo que ha llevado a duplicar la supervivencia en los últimos 40 años.

Como organización basada en la investigación, queremos ver evidencia científica confiable para respaldar las afirmaciones sobre cualquier tratamiento contra el cáncer, ya sea convencional o alternativo. Esto es vital porque hay vidas en juego. Algunas personas pueden pensar que un paciente con cáncer no tiene nada que perder al probar un tratamiento alternativo, pero existen grandes riesgos.

"¿Qué mal puede hacer? No hay nada que perder"

Si alguien decide rechazar el tratamiento convencional contra el cáncer por alternativas no probadas, incluido el cannabis, es posible que se pierda un tratamiento que podría salvar o alargar significativamente su vida. También puede perderse el alivio efectivo de los síntomas al controlar el dolor o tener otros problemas.

Muchas de estas terapias no probadas también son caras y no están cubiertas por la seguridad social inglesa ni por el seguro médico. En los peores casos, una terapia alternativa puede incluso acelerar la muerte.

Aunque siglos de experimentación humana nos dicen que los cannabinoides que se producen naturalmente son muy seguros, no están exentos de riesgos. Pueden aumentar la frecuencia cardíaca, lo que puede causar problemas en pacientes con afecciones cardíacas preexistentes o no diagnosticadas. También pueden interactuar con otros medicamentos en el cuerpo, incluidos los antidepresivos y los antihistamínicos. Y también pueden afectar a la forma en que el cuerpo procesa ciertos medicamentos para la quimioterapia, lo que podría causar efectos secundarios graves.

El cannabis es un medicamento ilegal (clase B) en el Reino Unido y existen otros riesgos asociados con el acceso en el mercado negro o las preparaciones caseras, en particular el aceite de cannabis, que contiene productos químicos tóxicos provenientes de los solventes utilizados en el proceso de preparación.

También hay muchas estafas en Internet por personas que ofrecen vender preparados de cannabis. Además de los riesgos de obtener algo con propiedades químicas o medicinales completamente desconocidas y una efectividad desconocida, los estafadores engañan a los pacientes de cáncer y sus familias para que entreguen dinero por el "aceite de cannabis", que nunca recibirán.

Entendemos el deseo de probar todas las vías posibles cuando falla el tratamiento convencional contra el cáncer. Pero hay pocas posibilidades de que un tratamiento alternativo no comprobado que se compre en línea ayude, y puede ser perjudicial. Recomendamos que los pacientes con cáncer hablen con su médico acerca de los ensayos clínicos a los que puedan unirse, lo que les brinda acceso a nuevos medicamentos en un entorno seguro y controlado.

"Las grandes farmacéuticas no pueden patentarlo, por lo que no están interesadas"

Algunas personas argumentan que el potencial de los cannabinoides está siendo ignorado por las compañías farmacéuticas, porque no pueden patentar los químicos que ocurren naturalmente en las plantas de cannabis. Pero hay muchas formas en que estos compuestos pueden patentarse, por ejemplo, desarrollando versiones más efectivas hechas en el laboratorio o mejores formas de entregarlas.

Otras personas argumentan que los pacientes deben ser tratados con preparados de cannabis "de la calle" o de cosecha propia, y que la investigación que realizan las empresas es únicamente para ganar dinero y evitar que los pacientes accedan a "la cura".

Pero la mejor oportunidad de asegurar que los beneficios potenciales de los cannabinoides, ya sean naturales o hechos por el hombre, se puedan llevar a los pacientes es a través de la investigación, con preparaciones de calidad farmacéutica, segura, legal y de calidad controlada que contienen cantidades conocidas de los medicamentos.

Esto requiere tiempo, esfuerzo y dinero, que puede provenir de compañías u organizaciones independientes como organizaciones benéficas o gobiernos. Y, en última instancia, esta inversión debe devolverse mediante la venta de un nuevo medicamento seguro y efectivo.

Es cierto que hay problemas con la disponibilidad y el precio de los medicamentos, y estamos presionando para que las empresas ofrezcan nuevos tratamientos a un precio justo. Esperamos que, si se demuestra que los cannabinoides son lo suficientemente seguros y efectivos para llegar a la clínica, estén disponibles a un precio justo para que todos los pacientes puedan beneficiarse de ellos.

"¿Por qué no hacéis campaña para que el cannabis sea legalizado?"

El cannabis está clasificado como un fármaco de clase B en el Reino Unido, lo que significa que es ilegal poseerlo o suministrarlo.

Cancer Research UK no tiene una política organizacional sobre el estado legal del cannabis, su uso o abuso como droga recreativa o su uso médico en cualquier otra enfermedad. Pero apoyamos la investigación científica realizada adecuadamente sobre el cannabis y sus derivados que podrían beneficiar a los pacientes con cáncer y continuaremos monitoreando los desarrollos en los campos y las pruebas a medida que surjan.

En resumen

En este momento, simplemente no hay pruebas suficientes para demostrar que los cannabinoides, ya sean naturales o sintéticos, pueden tratar efectivamente el cáncer en los pacientes, aunque la investigación está en curso. Y, ciertamente, no hay evidencia de que el cannabis "de la calle" pueda tratar el cáncer.

Apoyamos la investigación científica realizada adecuadamente sobre el cannabis y sus derivados, que podrían beneficiar a los pacientes con cáncer. Muchos investigadores están explorando activamente este enfoque, y Cancer Research UK está apoyando, y continuará apoyando, investigaciones científicamente sólidas sobre el cannabis y los cannabinoides que alcancen los estándares de alta calidad establecidos por nuestros comités de financiamiento.

Referencias