Identifica carencia o exceso de potasio en tus plantas de marihuana

Potasio: ¿es el nutriente que falla en tu cultivo?

4.95 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.95 (10 Votos)
Foto de semillasdemarihuana.com

 

Ramón Souto

Bienvenidos a esta nueva entrega sobre los macronutrientes de nuestras plantas. En esta ocasión vamos a hablar sobre el potasio (K), el tercero de los nutrientes primarios. Cuando vamos a la tienda y vemos un fertilizante que nos proporciona tres números, 0-1-3, el tercer dígito nos indica el porcentaje de potasio. Normalmente, las fuentes de potasio de los abonos suelen provenir del nitrato de potasio o sulfato de potasio.

Pasamos a explicar un poco el funcionamiento del potasio en nuestras plantas: en qué nos ayuda y cómo nos puede influir si se produce una carencia o un exceso de este nutriente.

¿Cuáles son las funciones del Potasio en las plantas?

Las plantas absorben el potasio en su forma iónica (K+). Este interviene en el proceso de la fotosíntesis aportando hidratos de carbono, y proporciona a la planta su color verde. Un correcto aporte de este nutriente proporciona resistencia y salud a las plantas.

Ayuda a la planta a soportar períodos de sequía, consiguiendo que aguante mejor estas inclemencias meteorológicas. Además de proporcionar turgencia a las células, esto significa que evita que la planta marchite antes de tiempo.

Ayuda en la formación de los estomas, que están situados en el envés de las hojas. Son unos pequeños orificios que permiten la salida de vapor y gases residuales. Para la síntesis de proteínas y almidón, también es necesario el potasio.

Actúa como un activador enzimático y es esencial para la producción de adenosina trifosfato (ATP). La ATP se usa como fuente de energía para numerosos procesos químicos desarrollados en la planta, con lo que el K+ termina activando más de 80 enzimas que intervienen en el desarrollo de las plantas.

Durante la floración, el potasio tiene un papel fundamental. Es el nutriente encargado de aumentar el volumen y el peso a las flores, consiguiendo así mayores rendimientos en nuestras cosechas. La producción final se ve muy afectada por la falta de este nutriente.

¿Cómo distinguir una carencia de Potasio?

Es una de las deficiencias más sencillas de reconocer. La carencia empieza a mostrarse en las hojas más viejas. Esta comienzan a amarillear de fuera hacia dentro. Se reconoce con facilidad, ya que los nervios de la planta quedan de color verde.

<< Es una carencia muy común en los cultivos >>

Al ser uno de los nutrientes más demandados por la planta durante su ciclo de vida, es fácil verla en los cultivos. Con el tiempo, las hojas se enroscaran como cuando se queman o se excede en los nutrientes.

Las plantas pierden fuerza y vigor, quedando más expuestas a plagas y enfermedades. Los tallos se doblan con facilidad, son mucho más débiles y pueden adquirir colores rojizos. Suelen aparecer manchas en las hojas: son puntos necróticos que se reconocen por la tonalidad marrón.

En los últimos estadios de la carencia se produce una defoliación; perderíamos las hojas antes de lo que se debiera. Después de volverse entre amarillas y marrones, las hojas empezarán a caer una por una.

Para solucionar las carencias, podemos aportar el potasio de forma orgánica o inorgánica. De forma orgánica podemos usar cenizas de madera o estiércol de gallinácea (dosis pequeñas para no quemar las raíces). Mientras que si queremos realizarlo de forma inorgánica podemos usar nitrato potásico. Dependiendo de la carencia, echaremos de 5 a 10 gramos por cada 10 litros de agua.

¿Cómo reconocer un exceso de Potasio?

El exceso de nutrientes puede ocasionar un bloqueo nutricional. Si esto pasa empezaríamos a tener problemas con otros nutrientes. El exceso de potasio puede impedir la absorción del: magnesio, calcio, hierro, zinc o manganeso.

Se produce un cambio de tonalidad en las hojas, al igual que con la carencia. Si faltaba alimento, se volvían amarillas; en este caso se vuelven moradas o marrones oscuras. Una sobrefertilización de potasio también causará probablemente deficiencias de calcio y magnesio y un mayor nivel de acidez del sustrato.

Para corregir los excesos siempre es aconsejable realizar un lavado de raíces. Esto lo conseguimos regando la planta con el triple de litros de su capacidad. Si tenemos que realizar el lavado a una maceta de 3 litros, la regaríamos con 9 litros.

Una vez finalizado, es aconsejable realizar un riego abonado muy ligeramente, pero con una nutrición completa. El Ph debería ajustarse entre 5,7 y 6,5 para asegurar una buena absorción nutricional.

IMPORTANTE:

  • El potasio es un nutriente que no es recomendable aplicarlo por vía foliar

  • Una falta de potasio influye en la forma de absorber el agua de nuestras plantas

  • El potasio incrementa la resistencia y tamaño de los tallos y ramas

  • Una correcta nutrición de potasio nos puede ayudar a prevenir muchas enfermedades

  • El potasio afecta a todo el conjunto de la planta: tamaño, forma, color, sabor…

Es muy importante aprender a aplicar las dosis correctas de cada nutriente a nuestras plantas y podremos sacar todo el potencial a cada variedad. Espero que hayáis aprendido algo nuevo en el artículo, pues es de gran importancia conocer nuestra planta y su forma de alimentación para conseguir copiosas cosechas.

Si alguno puede aportar algo al texto, será bien recibido en los comentarios para aprender unos de otros. Os deseo un buen inicio de año rodeados de los mejores humos. Un nuevo comienzo para cultivar nuestras ideas.