Identifica carencia y exceso de boro en el primer artículo de la serie de micronutrientes esenciales para cultivo de cannabis.

Menos requeridos, menos conocidos: el boro como micronutriente esencial

4.5909090909091 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.59 (11 Votos)

 

Ramón Souto

Continuamos con la serie de artículos sobre los nutrientes y empezamos la parte de los micronutrientes esenciales. No son menos importantes que los macronutrientes, únicamente las plantas los demandan en cantidades inferiores. En primer lugar, aprenderemos sobre el boro.

El boro (B) es un nutriente primordial en el crecimiento de las plantas. Ayuda a promover una correcta división celular y es sumamente importante para su desarrollo. El porcentaje necesario de este elemento es muy bajo.

 ¿Qué funciones realiza el boro en nuestras plantas?

  • Fundamentalmente, la división celular y síntesis de las paredes celulares (lignificación)
  • Ayuda en la formación de algunas proteínas
  • Influye en el metabolismo del nitrógeno
  • Echa una mano en el desarrollo de flores y semillas, también en la polinización
  • Ayuda en el transporte de azúcares y carbohidratos
  • Favorece el transporte del potasio hacia los estomas, ayudando a regular el equilibrio hídrico
  • La regulación hormonal y del contenido de fenoles
  • Involucrado en el metabolismo de las auxinas
  • Participa en la síntesis del ácido ribonucleico (ARN)

 La absorción del Boro

<< Para una correcta absorción del boro es recomendable

mantener un rango de PH estable entre 5'5 y 6'5 >>

El Boro es asimilado por las plantas principalmente en forma de ácido bórico (H3BO3). El proceso de absorción del boro es mayoritariamente pasivo.

¿Cómo distinguir una carencia de boro en el cannabis?

El boro es un nutriente inmóvil, y por consiguiente empezaremos a notar los primeros síntomas en los brotes más jóvenes de las plantas. Si le aportamos fertilizantes ricos en boro y mantenemos el PH entre 5’5 y 6’5, no tendremos ningún problema con este elemento, a la vez que también asimilará el calcio de una forma más efectiva.

No es fácil de distinguir, pero frecuentemente comienza con la formación de unas manchas marrones (clorosis) en las yemas, a la vez que nacen nuevos brotes, aunque estos son deformes y emergen lateralmente. Los tallos de la masa foliar se acortan, se vuelven quebradizos y ahuecan.

Esta carencia afecta de forma drástica a los productores de semillas (breeders), ya que puede llegar a mermar considerablemente la cantidad de semillas y reducir la viabilidad del polen. El boro se aplica con calcio y molibdeno, facilitando así la fructificación, la producción de polen y la mejora de su movilidad.

Puede aparecer cuando a los cultivadores se nos va la mano con los fertilizantes de la fase vegetativa (ricos en nitrógeno). El exceso de nitrógeno llega a bloquear e impedir la absorción del boro por la planta. También es común en esta deficiencia la rápida sequía del sustrato. Esto se debe a que el boro asciende a la parte superior del sustrato y las raíces son incapaces de absorberlo.

Su aplicación siempre se realiza durante una fase vegetativa avanzada, con una masa foliar suficiente, pero antes de la etapa de floración. Si la finalidad del cultivo es la producción de semillas, se realizará otra aplicación una vez finalizada la polinización.

Durante la etapa de crecimiento podemos aplicar el boro vía foliar, mientras que, una vez comenzada la floración, si se buscan las semillas, será vía radicular.

Si el PH sube por encima de 6’5, el boro estará insoluble y no sera asimilable por la planta. También se puede dar en lugares fríos y con poca luz, son otros factores que limitan la absorción del boro. Si nos pasa lo anterior, solo necesitamos aumentar las temperaturas, reducir la humedad y, a su vez, aumentar el flujo de aire.

Para remediarla únicamente debemos añadir un fertilizante quelatado (con varios micronutrientes esenciales) que contenga los niveles adecuados de boro que piden nuestras plantas. Luego también está la opción de añadir ácido bórico a nuestra agua de riego.

¿Cómo distinguir un exceso de boro en la marihuana?

Es muy parecido a la sobrefertilización de otros elementos. Se empiezan a notar quemaduras en las puntas de las hojas y alguna mancha de clorosis en las hojas más viejas de forma marginal. Si este exceso continúa, las hojas comenzarán a extender una necrosis hacia su interior, que al final causará su muerte y la defoliación de la planta.

El rango que existe entre una carencia y un exceso de boro es muy pequeño (0,3 – 1 ppm). Tenemos que vigilar que el PH no baje de 5’5, ya que, si no, podemos provocar una toxicidad de este elemento.

Al igual que en el resto de excesos, para solucionarlo necesitaremos realizar un lavado de raíces profundo, con un PH estable de 6 y con el triple de litros que la capacidad de la maceta.

Con esto completamos el primer artículo de los micronutrientes. Iremos comentando uno a uno, para así poder entender un poco más profundamente el plan nutritivo de nuestras plantas.

Cuando hablamos de nutrición, es muy importante el control del Potencial de Hidrógeno (PH) para evitar bloqueos nutricionales, al igual que la Electroconductividad (EC), para no excedernos o quedarnos cortos de alimento.

Me despido hasta el próximo artículo. Os deseo unos buenos humos y os animo a desarrollar grandes ideas.