Cómo prevenir y erradicar plagas de tu cultivo de cannabis con el uso de métodos orgánicos.

Prevenir y erradicar plagas con métodos orgánicos

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 5.00 (8 Votos)
Foto de sinavef.com

 

Ramón Souto

En esta época en la que los días empiezan a alargarse, las temperaturas son más cálidas y llega el momento de empezar a sacar las plantas al exterior. Pero, al igual que es buen momento para que las plantas salgan, también lo hacen las plagas, bacterias y hongos.

Aquí en Galicia, donde yo vivo, son muy comunes los hongos al final de la floración, en septiembre u octubre. Si no tomas precauciones es muy fácil la aparición de oídio o mildiu, aunque sobre todo el hongo que más ataca en esta zona diría que es la botrytis o moho gris.

Hoy en día existen en el mercado multitud de preventivos, productos que nos ayudan a mantener a raya principios de plagas. Y si la plaga ya está totalmente instaurada en tu cultivo, será necesario algún insecticida sistémico polivalente para poder erradicar la plaga y los huevos de las siguientes generaciones.

Vamos a nombrar y especificar un poco el uso de los productos preventivos más empleados en los cultivos de los cannabicultores.

El jabón potásico

Este preventivo tiene una característica que lo hace indispensable. Debemos añadirlo junto a los preventivos en la mezcla del agua. Una vez aplicado sobre las plagas, se encarga de reblandecer el exoesqueleto (caparazón) de los insectos, al igual que los huevos. Gracias a ello, es más fácil que el producto elegido penetre en el interior del insecto.

Otra gran ventaja es que el jabón potásico actúa como un mojante. Esto quiere decir que combinándolo con un preventivo o insecticida, potencia en gran medida su eficacia.

El Aceite de Neem

Es un aceite que se realiza a partir de la extracción del aceite de semillas y frutas del árbol del neem. Este es el producto derivado del neem más extendido y usado en todo el mundo. El neem se usa como preventivo, no como curativo, para ello vamos a necesitar otros productos.

El árbol posee un gran tamaño, llegando a superar los 25 metros de altura. Su procedencia es de países subtropicales como la India.

COMPOSICIÓN DEL ACEITE DE NEEM

Ácido Linoleico (Omega 6)

6 – 16 %

Ácido Oleico (Omega 9)

25 – 54 %

Ácido Palmítico

16 – 33 %

Ácido Esteárico

9 – 24 %

Omega 3 y Acido Palmitoleico

Concentraciones desconocidas

¿Qué dosis de aceite de neem es recomendable?

Se mezcla el aceite de neem con agua, añadiendo una proporción de 10 a 20 ml de aceite por cada 10 litros de agua. Una vez agitado el producto, nos disponemos a pulverizarlo por las plantas. Es muy importante pulverizar en el envés (parte inferior) de la hoja: es allí donde habitan la mayoría de plagas debido a que esa zona les ofrece una mayor protección.

El neem también lo podemos aplicar vía radicular en una proporción de 2ml/l. Nos puede ayudar a mantener sano el sustrato, evitando que alguna plaga se instaure allí. El aceite de neem puede ser efectivo con multitud de plagas como: cochinillas, araña roja, mosca blanca, pulgón, orugas, minadores…

Suelo aplicarlo cada 15 días (2 semanas) y lo voy intercalando con cola de caballo o propóleos, una semana uno y otra otro. Así cada semana añado un preventivo uno para plagas y otro para los hongos.

Propóleos

Es un producto natural fabricado por las abejas para proteger sus colmenas de otros ataques, bacterias, virus, hongos…. El que termina siendo muy usado por todos los cultivadores es el propolio, que nos ayuda a combatir cualquier ataque de hongos: mildiu, oídio, fusarium…

Para el moho gris, en cambio, no existe ningún tratamiento curativo. Una vez el cogollo esté afectado, no nos queda otra que cortar la zona afectada para impedir que siga extendiéndose.

Lo podemos emplear vía foliar o radicular, en una dosis de 1 ml/l y no olvidemos pulverizar bien la parte baja de las hojas.

Suplementos para la prevención

Trampas de colores

Existen unas trampas de colores que se cuelgan en los cultivos para que los insectos queden atrapados. Esto también nos sirve para llevar un control de plagas.

Las trampas de color amarillo son las utilizadas para atrapar moscas (dípteros) y los pulgones. Sin embargo, las de color azul son las preferidas de los trips. De esta forma podremos monitorear si hubiese alguna plaga y, si la detectamos, podemos emplear lucha biológica y soltar el depredador natural que corresponda.

Fitofortificantes

Ayudan a aumentar las defensas de las plantas, es un golpe de salud. Ayudan a aumentar la resistencia ante el ataque de plagas u hongos.

Marcas ya reconocidas del sector han incluido fortificantes en su gama, pero dependiendo de la marca escogida la dosis puede variar. Son una buena solución a la hora de pensar en la salud de nuestras plantas.

Con todo esto podemos hacernos una idea de cómo tomar las medidas necesarias para prevenir plagas y hongos de una forma orgánica, sin necesidad de recurrir a ningún químico.

Para el siguiente artículo hablaremos sobre los métodos químicos, porque una vez que la plaga está bien instaurada es imposible eliminarlo de manera natural, necesitaremos ayuda de algún insecticida sistémico polivalente.

Buenos humos y nos seguiremos viendo por cannabis.es para poder cultivar ideas todos juntos.