Identifica y corrige carencias y excesos de manganeso en el cultivo de cannabis.

Carencia y exceso de manganeso en el cultivo

4.25 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.25 (6 Votos)

 

Ramón Souto

El manganeso (Mn) es un micronutriente muy importante. Es el más demandado después del hierro y hay que tener mucho cuidado de no confundir las carencias o excesos entre ambos, son bastante similares. Ultima los detalles de tu cultivo.

Descubierto y aislado por K. W. Scheele y J. G. Gahn en el año 1774, es un elemento metálico que pertenece a los elementos de transición de la tabla periódica.

¿Qué beneficios aporta el Manganeso a nuestro cultivo de cannabis?

  1. Fomenta la formación de raíces secundarias

  2. Interviene en la asimilación del amoniaco (NH4+)

  3. Participa en la síntesis de proteínas

  4. Convierte los nitratos en formas que la planta pueda emplear

  5. Transporte de los electrones durante la fotosíntesis

  6. Activa el crecimiento (influyendo en el crecimiento alargador de las células)

  7. Tiene un papel importante en la biosíntesis de los ácidos grasos

  8. Interviene en la germinación del polen y el crecimiento del tubo polínico

¿Cómo absorben el manganeso las plantas?

Las plantas lo asimilan a través de las raíces y las hojas en forma de Mn2+. Los iones Mn2+ pueden oxidarse (Mn4+), con lo que dejarían de estar disponibles, originando la carencia

¿Cómo reconocer una carencia de manganeso?

Aparece a en la hojas jóvenes y medias de la planta. Comienzan volviéndose amarillos los nervios de las hojas (clorosis intervenal). Las manchas amarillas de las nervaduras se irán expandiendo por toda la hoja. Esta acabará de un color marrón.

Otro de los síntomas es la parálisis en el desarrollo de la planta. Notaremos como en una semana nuestra planta deja de crecer y estanca su estado vegetativo. En caso de encontrarnos en plena floración notaríamos un descenso en nuestra cosecha.

Realmente no es la carencia que más suele aparecer. La mayoría de gamas de abonos ya llevan incorporada la dosis recomendada para el cultivo de cannabis.

Aunque uno de los fallos más comunes es que se este aplicando una dosis demasiado baja de fertilizante, siempre hay que tener en cuenta que, dependiendo de qué planta cultivemos, demandará más o menos abono.

¿Cómo solucionar una carencia de manganeso?

Lo primero que deberíamos hacer es medir la acidez o Ph del sustrato, porque con Phs elevados el manganeso no es asimilado. Para realizar la medición, regamos la planta y recogemos parte del agua que vaya drenando por la parte inferior. Depositamos un poco de esa agua en un vaso y medimos el Ph: si es demasiado alto, deberíamos pensar en corregirlo con algún producto para ese fin. Entre 5,8 y 6, una solución ligeramente ácida, se facilita la absorción.

Si el Ph es correcto, pasaríamos a medir la electroconductividad (EC). Si tenemos una EC demasiado alta (2,3 o superiores), es recomendable realizar un lavado de raíces. A veces un exceso de un elemento puede provocar que otros no puedan ser asimilados.

Mantened unas temperaturas entre 20 y 25 ºC. Con temperaturas demasiado bajas, a las plantas de marihuana les cuesta absorber el manganeso.

Si tenemos todos los parámetros anteriores bien, será necesaria una aplicación de un fertilizante rico en magnesio. Podemos usar una dosis más reducida de la recomendada por el fabricante y aplicarla vía foliar. Cuando abonamos las hojas, las plantas se recuperan antes en comparación que por la vía radicular.

¿Cómo detectar un exceso de manganeso en nuestro cultivo?

Un exceso de este micronutriente comienza a hacerse visible en las hojas más viejas. Comienza con quemaduras en los bordes y puntas de las hojas. Luego empiezan a aparecer pequeñas manchas en forma de puntos de un color castaño o rojizo. Si continúa aumentando la toxicidad del sustrato, las manchas irán en aumento, uniéndose unas con otras.

Es recomendable mantener el Ph por encima de 5,5, ya que por debajo el manganeso se hace altamente soluble.

¿Cómo corregir un exceso de Manganeso?

Al igual que con cualquier otro nutriente, realizaremos un lavado de raíces. Para ello, regaremos cada planta con el triple de litros de su volumen, es decir, si tenemos macetas de 11 litros regaremos cada planta con 33 L de agua limpia sin añadirle nada.

Es muy importante aprender a diferenciar cada uno de los excesos y carencias del cannabis. Gracias a ello podremos ahorrarnos días de estrés que padecen las plantas a causa de un mal abonado.

Con un plan nutricional bien elaborado conseguiremos plantas más sanas, robustas y, sobre todo, productivas. Es uno de los factores más importantes a la hora de volver efectivo nuestros cultivos.

Con este artículo ya queda menos para terminar esta colección dedicada a los nutrientes más imprescindibles para el cultivo de cannabis o cualquier otra planta. Os deseo unos buenos humos y continuaremos cultivando ideas en los siguientes artículos.

 

https://www.cannabis.es/web/features/articulos/892-carencia-y-exceso-de-manganeso-en-el-cultivo