Comienza la primavera, esplendorosa, y con ella la época de cultivar nuestras queridas plantas en el exterior para que allí se desarrollen tan esplendorosas como ella.

Cultivo: Llegó la primavera, llena de verdes promesas.

Escrito por el . Publicado en Artículo

4.2916666666667 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.29 (12 Votos)

 

Hola amigas y amigos, bienvenidos a una nueva singladura de por esta verde mar de María.

Este año lo hace con vientos favorables para su esperada legalización, y llena de verdes promesas electorales, quizá vanas, de algunos partidos que aprovechan el asunto para conseguir nuestros votos. Pero visto lo visto hasta ahora, mejor vamos a lo nuestro.

Comienza la primavera, esplendorosa, y con ella la época de cultivar nuestras queridas plantas en el exterior para que allí se desarrollen tan esplendorosas como ella.

Cuando comencé a colaborar con Cannabis.es, apasionante proyecto por cierto, mi idea era ir poco a poco hablando del cultivo y su mundo desde el principio, y os hablaba en mi anterior entrada de los buenos principios, jajjj… pero estamos en Primavera, época ideal para comenzar nuestros cultivos de exterior, así que hoy obviaré el tema y hablaremos de cultivo. La próxima entrada lo continuaremos.

Y no hay mejor manera de hacerlo que por el principio: preparar el terreno en el cuál vamos a plantar nuestras niñas, para que una vez decidida la variedad que vamos a utilizar en ellos, éste sea confortable y esté lleno de vida para acogerlas, y así asegurarnos que su desarrollo sea óptimo, con el consiguiente resultado, unos cogollos grandes y densos, llenos de resina.

Cuando hablamos de exterior me refiero a todas sus vertientes, en tierra directamente en nuestro huerto, o bien en maceta, tanto en él como en terraza, y de cultivo de guerrillas, tema en el que no soy experto, ya han pasado muchos años de la última, jajjj... pero os daré algunos consejos, pues algunas cosas nunca cambian.

Vamos por partes:

Si nuestra idea es hacerlo en tierra directamente deberemos acondicionar antes el terreno, que hemos mantenido en barbecho desde el pasado otoño, cuando recolectamos la cosecha.

1

Dependiendo de la zona y tipo de cultivo que vamos a efectuar, estas labores de preparación o laboreo debieran haberse hecho a primeros de febrero, pero como he dicho, depende del tipo de cultivo que vayamos a efectuar.
En el nuestro, el cultivo de Marihuana, si la intención es plantar a finales de mayo nuestras variedades feminizadas o las primeras autoflorecientes aún estamos a tiempo para ello.

Pero ojo, digo dependiendo de la zona, no es igual hacerlo aquí en el norte, que puedes encontrarte con heladas hasta principios de mayo, que en Cádiz dónde el clima es más benigno durante todo el año, y ello conlleva el consecuente adelanto de dichas labores.

Lo primero que haremos será retirar todas las hierbas que han crecido durante el invierno hasta dejarlo limpio, y voltearlo con la ayuda de un palote.

2.1

2

Una vez volteado podemos aprovechar para añadirle algunos nutrientes, esparciendo sobre los terrones estiércol, bien sea de vaca o caballo. De otros animales también sirve, más por su alto contenido de nitrógeno, tan necesarios en las primeras semanas de vida de las plantas os recomiendo comenzar con estos.

Más adelante iré hablando sobre los distintos abonos, explicando sus propiedades, e iremos conociéndolos mejor y cuál es el tipo de cultivo para el que son recomendables y los que no lo son.

También podemos añadirle (si tenemos) alguna de las algas marinas ya compostadas y un poco de guano, pero muy poco. Así lo dejaremos unas dos semanas, que la tierra se airee y los nutrientes se diluyan en ella con la lluvia. En caso de ser necesario lo regaremos cada vez que el terreno lo demande, pues no conviene que se seque demasiado. Pasado ese tiempo, desmenuzaremos los terrones, dejando el terreno listo para recibir las plantas...

3

Y como también decía, no son iguales todos los terrenos, aquí en el norte son fértiles y de muy buena calidad, por lo contrario en algunas zonas de Castilla son más pobres, y por lo tanto las plantas no tienen a su disposición los nutrientes necesarios y deberemos aportárselos.
En este caso el sistema es plantar en tierra usando sustrato comercial u otros de los nuestros reciclados, pues como he dicho el terreno no es lo suficientemente fértil o apropiado para el cultivo, y debemos enriquecerlo, por lo que este sistema es muy recomendable. Para ello deberemos cavar unos hoyos acordes a la cantidad de sustrato que vayamos destinar a cada planta, asegurándonos de dejar un espacio suficiente para que cuándo estén en su plenitud no se priven de luz unas a otras.

Una vez hechos los hoyos los dejamos airear dos semanas, más o menos, y añadimos el sustrato, regándolo a continuación. Un viejo truco: limpiad un trozo de terreno alrededor de cada hoyo, unos 25 centímetros, de todo tipo de hierbas y cubridlos con cenizas, así evitareis que crezcan de nuevo y de paso que se acerquen a las plantas las babosas y caracoles tan temidos en los cultivos de exterior.

Otra vertiente del cultivo exterior en nuestro huerto, muy de moda en los últimos tiempos, es hacerlo en camas elevadas en vez de en tierra.

4

El sistema consiste en separar del suelo el sustrato en el cual cultivaremos, bien mediante cartones que ayudarán a mantener las raíces calientes en épocas frías, bien con malla anti césped de la que utilizamos normalmente. Para entendernos, un trozo de terreno lo delimitamos con cuatro tablas, una especie de cajón grande, tapamos el interior como os dije antes y lo rellenamos con el sustrato, pudiendo optar por tierra del propio huerto, o bien por cualquier marca comercial de las muchas que existen, y mejor todavía, cosa que recomiendo fervientemente, usamos el sustrato que reciclamos nosotros mismos.

4.1

Yo nunca he usado este tipo de camas, mas he leído largo y tendido sobre ellas, y quienes las usan aseguran su efectividad y los grandes resultados que logran usando este tipo de medio.

Bien, como no lo sé no puedo juzgarlo, pero para poder hacerlo prepararemos una un día de estos y probamos dichas virtudes, así tendremos algo sólido para opinar.

Personalmente creo que las plantas se desarrollarán y crecerán más directamente plantadas en tierra que en las camas. Raramente tendrán carencias, necesitarán menor cantidad de abonado y de riego, y a poco que las cuidemos obtendremos resultados inmejorables. Al menos es lo que me ha enseñado la experiencia en mis cultivos en ese medio. Pero no entraré a juzgar ni comparar hasta que lo probemos, así que anotad en la agenda, ajjj..

En cualquiera de los casos debemos respetar un espacio mínimo entre las plantas cuando se planten en la tierra. Es primordial respetar unas distancias mínimas entre ellas, con el fin de que no se tapen unas a otras, privándolas de luz, pues en caso contrario, esto las haría alargarse en busca de ella, y el resultado no será bueno. Esta distancia a mantener depende de la variedad que plantemos, vamos, en función de su tamaño. Yo recomiendo un metro más o menos, pero cada maestrillo tiene su librillo, así que…Pero no por poner más plantas obtendremos mayor producción.

Ahora unos consejos, en los primeros días de vida de la planta necesitará una mayor protección, pues todavía es débil y pequeñita, debiendo proporcionársela. Y nada mejor que seguir los trucos usados de toda la vida por los agricultores. Yo he aprendido infinidad de cosas sobre cultivo hablando con ellos, son una fuente de sabiduría. Y a lo nuestro que me enrollo…Uno es cubrir las plantas con una botella de plástico transparente abierta por los dos lados, que protegerá a esta de los fríos nocturnos.

5

Otro es colocar paravientos, que a la vez que las protege del viento, las ayuda a mantener la humedad en el interior del protector que la rodea.

6

Y por último, uno muy importante: siempre que sea posible, colocaremos una red anti pájaros para evitar que estos hurguen y maltraten las plantas, así como la entrada de otros animales golosos, etc…

7

En contra de lo que algunos pensaréis, no quitará luminosidad al cultivo, ayuda algo a protegerlo de los vientos, y lo más interesante: disimulará bastante la visión desde el aire de la clase de cultivos que protege. Si ya, cosa que yo hago, las entremezclamos con otras plantas hortícolas, unos pimientos, judías o tomateras, nuestro cultivo será bastante discreto, y nos evitará un posible disgusto.

También puede suceder que dispongamos de terreno pero no queramos complicarnos la vida, y decidimos plantar directamente en contenedores. Bien, en este caso el problema es mínimo. Basta con llenar los contenedores con el sustrato elegido y colocarlas en el sitio elegido. Si estamos en tiempo frío debemos separar los contenedores del suelo para evitar un enfriamiento excesivo de las raíces. Unas simples maderas valen, pero mejor si utilizamos unas de corcho blanco expandido, pues este aísla mejor. El único inconveniente que le veo es que no es biodegradable. Y aplicar así mismo los trucos dichos anteriormente. Todos los demás consejos anteriores se pueden aplicar cuando cultivamos en contenedores, y por supuesto, en el caso de los nutrientes deberemos estar atentos a nuestra tabla de abonados, o la que suministre el fabricante de los abonos comerciales que usemos, similar al cultivo en interior, teniendo en cuenta la diferencia de medio y que el tiempo de duración de las diversas fases de vida de las plantas es bastante más larga en exterior.

Y bueno verde mundo, el espacio se agota, el tema es largo, así que lo continuaremos en la próxima entrada, hablando del cultivo en terraza, guerrilla y comenzaremos con el cultivo de interior.
También es la hora de fumar mi boong de #Syrup… Los mejores humos y hasta pronto.