Denver despenaliza los hongos alucinógenos en referéndum.

Denver despenaliza los hongos alucinógenos

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 5.00 (1 Voto)

 


Benito Díaz

El pasado 7 de mayo, la ciudad de Denver, Colorado, celebró sus elecciones municipales. Algo de no tanto interés, si no fuera porque una de las propuestas que salió adelante fue la de la despenalización de los hongos alucinógenos. Un nuevo paso en la senda de la legalización, que continúa la lucha del cannabis.

 

La propuesta 301 arrojó unos porcenajes de 50,64% a favor y un 49,36% de votos en contra, según los resultados publicados en ballotpedia.org.

El texto de la papeleta de voto aclaraba las condiciones al respecto de la despenalización, preguntando a los votantes de la ciudad y del concejo. ¿Deberían revisar el código municipal para permitir a mayores de 21 años el uso personal y la posesión de Hongos Psilocibes y reducir su persecución policial al mínimo, llegando a prohibir a las autoridades destinar ningún recurso a este objetivo? Los resultados arrojados en las urnas han sido afirmativos.

Este nuevo proyecto de ley, modifica el lenguaje de las leyes de la ciudad, haciendo que la aplicación de las mismas con respecto a los psilocibios sea el último asunto a tratar por la policía, al quedar sin financiación específica, aunque siga manteniéndose ilegal a nivel federal. Significa de facto una legalización de los hongos en Denver, despenalizando la posesión, el uso y el cultivo en casa de cubensis, cyanescens, incluso conocybe siligineoides.

Los promotores de esta medida, el grupo político “Decriminalize Denver”, estaría formado por apoyos del Green Party, el Partido Libertario de Colorado y los Veteranos por los Derechos Naturales. Su argumentario se basa en las aplicaciones médicas de la psilocibina, la cual podría reducir el estrés psicológico, depresión, tendencias suicidas en pacientes, sin tener que recurrir a narcóticos opiáceos, potencialmente más adictivos y de severos efectos secundarios. Además, añaden que el gasto en la persecución de una sustancia que no llega a 59 denuncias en tres años, es un gasto de miles de dólares que se puede ahorrar el consistorio.

Denominada por sus defensores como “sustancia segura y no adictiva”, su representante, Kevin Matthews, afirma que: “Debido a que la psilocibina tiene un tremendo potencial médico, no hay razón para que las personas por usar algo que crece de forma natural”. En declaraciones al New York Times, Matthews reconoce que los Hongos Psilocibes le ayudaron a salir de una depresión importante que le obligó a retirarse de la academia militar de West Point, donde fue cadete durante tres años.

Entre las voces de la oposición, la fiscalía de distrito de Denver se mostró en contra de la decisión popular, alegando por medio de una portavoz, Carolyn A. Tyler, que la ciudad todavía se encuentra en las primeras etapas de la legalización de la marihuana: “Todavía estamos observando el impacto de esta sustancia en nuestra ciudad. Ella [la fiscal de distrito Beth McCann]no está a favor de que Denver sea la única ciudad que no hace cumplir la ley”.

Se suma a la contra la iglesia cristiana, por medio de un grupo de investigación política en la Universidad Cristiana de Colorado. El director de este Centennial Institute, Jeff Hunt, declaró que “Lo que estamos viviendo es un tipo de liberalismo social que está reaccionando contra la Guerra contra las Drogas. Unas personas que piensan que drogas como la marihuana y la psilocibina pueden ser inofensivas. Eso es profundamente dañino”.

Denver, pionera en la legalización de la marihuana para uso recreativo en 2005, continúa el camino del progreso. Situada en la Lista I de sustancias prohibidas por la DEA, a la misma altura que la Heroína, Denver eliminó las sanciones locales al uso, consumo y transporte de la marihuana para mayores de 21 años. Tras eso, siete años después, el Estado de Colorado fue el primero en legalizar el uso lúdico del cannabis. Más de doce estados han legalizado el cannabis desde entonces. Estos hechos, unidos a las declaraciones en pro de la legalización y estudio de los alucinógenos, junto al MDMA, de la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez (Distrito de Nueva York), revelan que la ola de la legalización no se detiene y alcanza nuevas cotas de libertad en EEUU.