Pese a que en Costa Rica es legal el autocultivo, la vaguedad de los artículos y leyes al respecto lleva a contradicciones en el tema jurídico y dificultades en la provisión medicinal.

Costa Rica lucha por la legalización

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 5.00 (3 Votos)


Benito Díaz

Desde 2018, en Costa Rica es legal el autocultivo. La Sala III de la Corte Suprema falló a favor de la propuesta que permite la siembra de marihuana para consumo propio y no para la comercialización. A pesar de ello, la vaguedad de los artículos y leyes al respecto lleva a contradicciones en el tema jurídico.

El derecho al autocultivo fue reconocido en la sentencia N.° 481-2018 del 29 de junio del 2018, sobre el caso de un ciudadano de Alajuela, acusado de cultivar cannabis en su vivienda a la vista de las autoridades. Al no poder probar la fiscalía que se trataba de una plantación con intención de venta, Mario Cerdas, que resultaba ser un abogado con la intención de mostrar que estaba permitido, fue absuelto y la sentencia sentó jurisprudencia para todo el Estado.

Fue la llave que abrió el camino a la despenalización exigida por el pueblo costarricense. En marzo de ese mismo año, se crea la asociación cannábica Costa Rica Alchemy. La agrupación tiene el fin de proteger a las personas de los riesgos asociados al mercado ilícito del cannabis y defender los derechos constitucionales que tienen los consumidores de esta planta”, explicó en declaraciones Juan Zúñiga, fundador y portavoz. CR Alchemy fue la primera asociación de este tipo con cédula de registro civil en Latinoamérica.

Las protestas y manifestaciones que han seguido este año al estallido de libertad cannábica fueron duramente criticadas por algunas figuras públicas, como Guillermo Araya, director del Instituto Costarricense sobre Drogas, que afirma que la ley no ha cambiado”, ya queel artículo 58 de la 8204 da una pena de entre cinco y ocho años de cárcel a quién comercialice o cultive sustancias que están prohibidas”. El director incidió en que “lo que hay que haceres la reglamentaciónque regule lo que es uso medicinal”. “Desde el punto de vista jurídico existe esa carencia, pero no nos alejamos de esa posición solidaria, compasiva, hacia personas que puedan complementar sus tratamientos o que sean derivados del cannabis para la producción de medicamentos, pero producción con factura de alta calidad”,añadió.

Situación actual

La legalidad en cuanto al cannabis es confusa en Costa Rica. La ley No. 8204 declara ilegal vender y producir marihuana a gran escala. También es ilegal trasportar o hallarse en posesión de cannabis “en más de una pequeña dosis”. Sin embargo, no se certifica qué cantidad de cannabis será calificada como “pequeña dosis”, o si es legal cultivar la planta para uso personal.

En la calle, la policía suele incautar o confiscar cantidades de entre uno y ocho gramos. Llegado el caso, se procederá al arresto si la cantidad es mayor.

Costa Rica es uno de los países latinoamericanos que cuenta con una mejor aceptación del público al consumo de marihuana, llegando a aceptar de hecho la despenalización de su consumo privado.

Muchos pacientes con dolor crónico o enfermedades neurodegenerativas ya recurren al cultivo personal para atender sus dolencias, ante la ausencia o laxitud de las actuales legislaciones, que impiden la comercialización de preparados terapéuticos a base de cannabis.

Costa Rica Alchemy produce cremas, pomadas y aceites con base de cannabis para atender a enfermos que no pueden acceder a ellos. Su venta está prohibida, pero sí aceptan donaciones. No queremos ponerle precio a la salud de las personas, nos interesa más ayudar a los pacientes aprovechando los beneficios de esta planta”, explicó Zúñiga.

Según los informes, existen alrededor de 20 asociaciones en CR dedicadas a la difusión de información sobre el uso medicinal y el autocultivo del cannabis. “La idea es crear una gran federación, toda vez que las asociaciones se formalicen y tenga cédula jurídica”, indicó el portavoz.