El activista holandés Nol van Schaik falleció el pasado domingo 28 de julio, en Málaga, donde residía desde 2003.

Fallece el activista Nol van Schaik

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 5.00 (5 Votos)

 


Benito Díaz

El activista holandés Nol van Schaik falleció el pasado domingo 28 de julio, en Málaga, donde residía desde 2003. La noticia ha golpeado por sorpresa al ámbito cannábico, en el que era bien conocido.

Natural de Haarlem, ciudad a las afueras de Ámsterdam, allí llevó a cabo una importante movilización en favor de la legalización del cannabis y la regularización de los Coffee Shops, tanto en su país como en Inglaterra, con la financiación de las dos únicas cafeterías que dispensan marihuana en el Reino Unido.

Nacido en 1953, terminó la escuela secundaria (MULO) en 1971. Fue en 1985 cuando empezó a plantar en el jardín de su abuela. En aquel entonces, entrenaba a la selección nacional de musculación de Holanda, en su gimnasio Top Shape Gym.

La información de aquella época es confusa y está diseminada. Según nuestras fuentes, en 1987, el gimnasio de Schaik tenía tantas deudas que se declaró en quiebra seis veces. “Era fisioculturista, no contable”, explicaba Schaik. “Pensé que robar un banco solucionaría todos mis problemas, pero terminé en la cárcel cuatro años”.

Tras salir de la cárcel en 1989, Schaik ayuda a unos amigos a pasar 400kg de hachís desde Marruecos. Al ser interceptado por la policía francesa, Schaik logra escapar, en medio de una dramática huída. "No quería que me arrestaran de nuevo", decía en declaraciones a The Guardian. “Golpeé con la cabeza a uno y los oí dispararme. Pero escapé a través de un sitio de construcción y en un barranco, donde no me siguieron. Me escondí en un camión y regresé a Holanda”. Por esa razón, fue acusado de tráfico de drogas y perseguido por la justicia alemana, francesa y belga, que, junto con las autoridades españolas, le señalaron como fugitivo y llegaron a detenerle al menos una decena de veces.

En 1989, comienza a trabajar en Coffee Shops, fundando el suyo en 1991, el Willie Wortel Coffeeshop, que más tarde englobaría tres cafeterías propias.

Van Schaik fue el promotor de numerosas iniciativas para hacer que el hachís y la cannabis estuvieran disponibles de forma gratuita y controlada para los pacientes que la necesitasen. Cuando el fenómeno de los Coffee Shops apenas había empezado, él ya anunciaba descuentos importantes para los enfermos que deseasen usar cannabis terapéutico. Fue el primero en permitir presentar recetas médicas en su tienda.

 

Durante los años 90 se dedicó a ampliar sus negocios con más cafeterías, growshops, headshops... No abandona el activismo; durante esa época, tiene varias apariciones en televisión, medios especializados como Soft Secrets e incluso participa en un CD musical de reivindicación, cantando una canción titulada 'Winnie's Wiet Wet', contra las decisiones y declaraciones del ministro de Justicia, Sorgdrager.

En 1996, participa en la primera marcha de protesta por la legalización en Amsterdam. También ese año, comienza a participar en el proyecto Mediweed, iniciado por Wernard Bruining, AKA Potfather.

Dos años después, en 1998, funda el Museo Global del Cáñamo en Haarlem. Allí hizo crecer cinco plantas de Cannabis Medicinal legales, para explicar su importancia en charlas y presentaciones.

Desde su tribuna pública, Scheik no cesaba de emitir mensajes por la legalización del cannabis, tanto en sus artículos como en su blog, como en las cuentas de sus redes sociales. Director de congresos, organizador y participante de ferias del Cáñamo, Nol es recordado por sus conocidos como “un tipo especial, muy musculoso, que hizo que todos los Coffee Shops de Haarlem trabajasen juntos”. Esto es por lo que Scheik presidió durante un tiempo la asociación Team Haarlem Coffeeshops (THC), que representaba a todas las tiendas de la ciudad.

En 2001 participa activamente en las protestas por la encarcelación de su socio Colin Davies, con el que había iniciado la apertura del primer Coffeeshop de Reino Unido. Allí es detenido, encarcelado y amenazado con la extradición. Tras evitar los cargos, Scheik dedicó su tiempo a dar cursos de preparación empresarial para abrir sus propias cafeterías. Corría enero de 2002, Colin fue encontrado culpable de posesión y condenado a 3 años de cárcel. Tras estas experiencias, cerraron los negocios y salieron del país.

Es ese año cuando lanza el libro 30 años de experiencia holandesa, un libro en el que recoge toda la historia del cannabis en Holanda. Antes, había participado en otra publicación, titulada “El cannabis como medicina en la práctica”, de Hendrik Geels, en el 2000.

Durante 2012 recibe el premio “Dutch Masters Awards”, concedido por High Times Cannabis Cup en su 25a edición. Venía de sufrir denuncias por evasión de impuestos, subidas de los alquileres, sospechas de narcotráfico e incautaciones por parte de la policía en sus cafeterías, algunas de las cuales tuvieron que cerrar.

Instalado en Málaga, Nol van Scheik nunca cejó en sus actividades, en sus llamamientos y en sus explicaciones públicas apoyando la causa del cannabis. Su recuerdo permanece indeleble en la memoria de sus allegados y familiares. Como humo, se fue.