Cuarta y última entrega de la serie de reportajes sobre riesgos para la salud asociados al consumo de cannabis...

RIESGOS PARA LA SALUD DEL CONSUMO DE CANNABIS (4)

Escrito por el . Publicado en Artículo

4.3076923076923 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.31 (13 Votos)

 

Última entrega de la serie de artículos del Dr. Fernando Caudevilla sobre los riesgos para la salud asociados al consumo de cannabis.

Puedes encontrar los capítulos anteriores siguendo los links: 1, 2 y 3.

6.- Riesgo de muerte por intoxicación aguda:

A nivel físico el cannabis se caracteriza por una toxicidad aguda extraordinariamente baja; las consecuencias de una sobredosificación pueden ser notables en cuanto a los efectos psicológicos pero la probabilidad de morir o padecer secuelas físicas graves tras una intoxicación de cannabis es casi nula. Para conocer la toxicidad de cualquier fármaco o droga se consideran datos de experimentación animal. La LD50 se define como la dosis de una sustancia capaz de matar al 50% de una muestra de animales de experimentación. En el caso del cannabis la LD-50 está entre 1:20.000-1:40.000 (Young, 1988). Extrapolando estos datos, teóricamente sería necesario administrar más de 600 kilos de marihuana en un tiempo de 15 minutos a una persona para provocar su muerte por intoxicación.

Este argumento suele utilizarse para señalar la seguridad del cannabis. Sin embargo conviene considerarlo en su justa medida. La muerte por intoxicación aguda por cannabis parece improbable pero ya hemos señalado que los riesgos de cualquier sustancia están en función sobre todo del individuo que las consume y el contexto que los utiliza. El hecho de que el cannabis tenga un margen de seguridad elevado a nivel orgánico únicamente quiere decir eso. No implica que sea una droga mejor que otras, o que no tenga riesgos, sino que la muerte por intoxicación no es uno de ellos.

7.- Cannabis y conducción:

Los efectos neuropsicológicos del cannabis mencionados en el capítulo anterior pueden tener repercusión a la hora de conducir vehículos. Las investigaciones que han explorado esta relación son de muy distinto tipo.

Algunos estudios han examinado, en condiciones de laboratorio, los efectos del cannabis en algunas de las habilidades utilizadas a la hora de conducir un vehículo (seguimiento, atención, tiempo de reacción, memoria a corto plazo, vigilancia, coordinación ojo-mano, concentración, toma de decisiones) (Kelly et al, 2004). En general, los resultados indican que muchas de estas habilidades se ven afectadas tras haber consumido cannabis de una forma dosis-dependiente.
Otro tipo de estudios han utilizado simuladores de conducción y voluntarios a quienes se administran cantidades variables de cannabis para conocer sus efectos (Ramaekers et al 2011, Ronen et al 2008) . En general, la capacidad para conducir un vehículo se ve afectada aunque de forma menor que en los estudios en condiciones de laboratorio. Se cree que esto puede ser debido en parte a que los conductores compensan conscientemente los efectos del cannabis, es decir, a que son más conscientes de estar bajo los efectos de un psicoactivo y, por tanto, realizan las pruebas con mayor prudencia (Kelly et al, 2004).

Otros estudios han estudiado la relación entre el uso habitual de cannabis y el riesgo de accidentes. Los resultados son contradictorios; algunos autores sí han encontrado esta relación, mientras que otros en los que se han controlado variables como el sexo o el comportamiento arriesgado durante la conducción, no han conseguido demostrar esta relación (McLaren et al, 2007; Blows et al 2005; Fergusson et al 2001).

La cuestión es muy compleja, ya que los efectos en una persona concreta dependerán de la cantidad de cannabis consumida, su tolerancia y factores de tipo individual. El riesgo parece más elevado durante las dos primeras horas después de haber consumido y decrece después (Pulido et al, 2011). Un metaanálisis calcula que una concentración de THC de 7-10 ng/ml supondría un riesgo de accidente similar al de dosis medias de alcohol (0.05%) (Grotenhermer et al, 2007), aunque se trata de una revisión estadística que es difícilmente aplicable a situaciones prácticas reales.

A nivel legal resulta técnicamente muy complicado interpretar un resultado positivo en un test de detección de cannabis. No es sencillo discriminar entre el consumo reciente (estar bajo los efectos de la sustancia) y un consumo más antiguo. Pero desde una perspectiva de reducción de riesgos, la conducción de vehículos es una actividad que puede afectar potencialmente a terceros, por lo que siempre debería realizarse en condiciones psicofísicas óptimas. Por este motivo, la conducción de vehículos de motor, manejo de maquinaria pesada u otras actividades que impliquen potenciales consecuencias negativas para otras personas están formalmente desaconsejadas.


Referencias:

Aldington S, Harwood M, Cox B, Weatherall M, Beckert L, Hansell A et al. Cannabis use and risk of lung cancer: a case-control study.Eur Respir J. 2008 Feb;31(2):280-6

Ammenheuser MM, Berenson AB, Babiak AE, Singleton CR, Whorton EB Jr. Frequencies of hprt mutant lymphocytes in marijuana-smoking mothers and their newborns. Mutat Res 1998;403:55-64.

Berthiller J, Straif K, Boniol M, Voirin N, Benhaïm-Luzon V, Ayoub WB et al. Cannabis smoking and risk of lung cancer in men: a pooled analysis of three studies in Maghreb. J Thorac Oncol. 2008 Dec;3(12):1398-403

Blows, S., Ivers, R.Q., Connor, J., Ameratunga, S., Woodward, M., & Norton, R. (2005). Marijuana use and car crash injury. Addiction 100, 605-611.

Cadilcott DG, Holmes J Robert-Thompson KJ, Holmes C Keep off the grass: marijuana use and acute cardiovascular events. Eur J Emerg Med. 2005 Oct;12(5):236-44

Combemale P, Consort T, Denis-Thelis L, Estival JL, Dupin M, Kanitakis J. Cannabis arteritis. Br J Dermatol. 2005 Jan;152(1):166-9.

de Pasquale A, Costa G, Trovato A. The influence of cannabis on glucoregulation.Bull Narc. 1978 Jul-Sep;30(3):33-41.
Division of mental health and prevention of substance abuse. World Health Organization. Cannabis: a health perspective and research agenda. WHO/MSA/PSA/97. OMS: Ginebra, 1997.

Drug Enforcement Administration, 1988 Documento on line: http://cannabis-science.com/content/DEA%20Ruling%20Judge%20Young.pdf

Fergusson, D.M. & Horwood, L.J. (2001). Cannabis use and traffic accidents in a birth cohort of young adults. Accident Analysis & Prevention 33, 703-711.

Fried PA, Watkinson B. 36- and 48-month neurobehavioral follow-up of children prenatally exposed to marijuana, cigarettes, and alcohol. J Dev Behav Pediatr 1990;11:49-58.

Grotenhermen, F., Leson, G., Berghaus, G., Drummer, O.H., Krüger, H-P, Longo, M., et al. (2007). Developing limits for driving under cannabis. Addiction 102, 1910-1917.

Hall W, Solowij N, Lemon J. The Health and Psychological Consequences of Cannabis Use. National Drug Strategy Monograph Series No. 25. Canberra: Australian Government Publishing Service, 1994.

House of Lords Select Committee on Science and Technology. Cannabis. The scientific and medical evidence. London: The Stationery Office, 1998.

Jones RT. Cardiovascular system effects of marijuana. J Clin Pharmacol. 2002 Nov;42(11 Suppl):58S-63S.

Kelly, E., Darke, S. & Ross, J. (2004). A review of drug use and driving: Epidemiology, impairment, risk factor and risk perceptions. Drug and Alcohol Review 23, 319-344.

McLaren, J. & Mattick, R.P. (2007). Cannabis use in Australia: Use, supply, harms, and responses. Monograph No. 57. Sydney: National Drug and Alcohol Research Centre.

Murphy L. Hormonal system and reproduction. In: Grotenhermen F, Russo E, eds. Grotenhermen, F., Russo, E. (eds.): Cannabis and cannabinoids. Pharmacology, toxicology, and therapeutic potential. Haworth Press, Binghamton/New York 2001, in press.

Murphy LL, Gher J, Steger RW, Bartke A. Effects of delta 9- tetrahydrocannabinol on copulatory behavior and neuroendocrine responses of male rats to female conspecifics. Pharmacol Biochem Behav 1994;48:1011-7.

Pulido, J., Barrio, G., Lardelli, P., Bravo, M.J., Brugal, M.T., Espelt, A., et al. (2011). Cannabis use and traffic injuries. Epidemiology 22, 609-610.

Ramaekers, J.G., Moeller, M.R., Theunissen, E.L. & Kauert, G.F. (2011). Validity of three experimental performance tests for predicting risk of cannabis induced road crashes. In. Fisher, D.L., Rizzo, M., Caird, J.K. & Lee, J.D., (Eds). Handbook of Driving Simulation for Engineering, Medicine and Psychology CRC Press; 2011. p. 45.1-45.8.

Ronen, A., Gershon, P., Drobiner, H., Rabinovich, A., Bar-Hamburger, R., Mechoulam, R., et al. (2008). Effects of THC on driving performance, physiological state and subjective feelings relative to alcohol. Accident Analysis & Prevention 40, 926-934.

Roth MD, Arora A, Barsky SH, Kleerup EC, Simmons M, Tashkin DP. Airway inflammation in young marijuana and tobacco smokers. Am J Respir Crit Care Med 1998;157:928-37.

Tetrault JM, Crothers K, Moore BA, Mehra R, Concato J, Fiellin DA. Effects of marijuana smoking on pulmonary function and respiratory complications: a systematic review. Arch Intern Med. 2007 Feb 12;167(3):221-8.

Treinen KA, Sneeden JL, Heindel JJ. Specific inhibition of FSH stimulated cAMP accumulation by delta 9 tetrahydrocannabinol in cultured rat granulosa cells. Toxicol Appl Pharmacol 1993; 118;53-7.

Wenger T, Croix D, Tramu G, Leonardelli J. Marijuana and reproduction. Effects on puberty and gestation in female rats. Experimental results. Ann Endocrinol (París) 1992;53:37-43.

Young LF Oppinion and recommended fuling, findings of fact, conclusions of law an decision of administrative lay judge on rescheduling marijuana. United States Department of Law.