“La música es una enorme herramienra para la educación”. La banda de reggae californiana considera a la educación el motor de cambio fundamental hacia una sana convivencia en común.

Groundation

Escrito por . Publicado en Entrevista

3.25 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 3.25 (4 Votos)

 

La banda de reggae californiana considera a la educación el motor de cambio fundamental hacia una sana convivencia en común.

Desde vuestros inicios a finales de los noventa, habéis intentado la vía de la autoedición. ¿Fue esta una decisión estratégica o se debió al hecho de que no encontrasteis un sello adecuado para su edición?

Quisimos hacerlo nosotros, queríamos tomar las decisiones, queríamos tener la decisión final sobre nuestra música y queríamos ser libres de crear lo que fuera, sin un productor que nos dijera que sí o que no. La única manera de hacerlo, fue teniendo nuestro propio sello.

El nombre de la banda resulta muy significativo de vuestra filosofía de trabajo, puesto que implica que cada uno de vosotros os encontráis al mismo nivel, que no existen jerarquías y que la opinión de todos es tenida en cuenta por igual. ¿Es más duro tomar decisiones aplicando un sistema de democracia directa?

Resulta complicado lograr consensos. Es duro llegar al punto de “todos estamos de acuerdo, esto es lo bueno”. A veces hay que adoptar decisiones diciendo “bien, avanzamos, así es cómo marcha y así es cómo es”. Es democrático hasta cierto punto: los álbumes tienen que ser hechos, así que si esperamos que todo el mundo se ponga de acuerdo en el mismo punto... Es un desafío, pero hay que intentar hacerlo. Hay cantidad de dificultades para llevarlo a cabo.

groundation3

Supongo que estaréis al tanto del movimiento global que se opone al modo en que el mundo está siendo gobernando contra el 99% de la población. ¿Estáis de acuerdo con su aproximación al conflicto? ¿Qué papel debemos desempeñar como ciudadanos?

Occupy Wall Street y esos movimientos son geniales. Así es como los cambios ocurren. No ocurren a través de la política y los políticos. Todos los derechos que vemos en EE.UU., los derechos civiles, los derechos de la mujer y este tipo de cosas, provienen de gente que protestó, gritó en las calles y fueron golpeados por la policía. Así es cómo logras más igualdad y más justicia para la población mundial. Así que es importante, especialmente ahora en que estamos en un punto en que la gente del primer mundo vive cómoda, pero a través de todos los medios de comunicación, de Internet, de lo que vemos, somos conscientes de lo que acontece en África, en Oriente Medio y en este tipo de lugares pobres. Hay suficiente dinero para alimentar a todos. Sí, somos más conscientes de lo que ocurre. Y ahora, ¿qué vamos a hacer sobre ello? Nosotros somos los del primer mundo que tenemos una voz, que tenemos el poder y existe la necesidad de mostrar a aquellos que tienen el dinero y que gobiernan que es una cuestión de todo el mundo, que hay que sustentar a todos. No puedes tener una mano llena de billones y tanta pobreza y sufrimiento. Hasta cierto punto, tienes que quebrar tu espalda, salir a las calles y manifestarlo, ya que no es correcto. El 99% de la gente viviendo una vida deficiente, mientras ese porcentaje tan pequeño tiene tanto. La vida de un niño nacido en Zimbabwe es tan importante como la de un niño nacido en Madrid. Así que debemos rebelarnos contra ello y tratar de cambiar la opinión de la gente. No es sencillo.

Sois muy conscientes es que la educación es la clave para cambiar la manera en que los seres humanos nos comportamos. ¿Por qué resulta tan complicado convencer a la gran mayoría de la población de que modifique sus hábitos de vida? ¿En qué medida puede vuestra música cambiar su mentalidad?

Lo que decimos todo el tiempo: si no hablas de ello, si no lo haces aflorar, en definitiva nada ocurre. Hablando de ello y pensando sobre ello, avanzas el primer paso. La música es una enorme herramienta para la educación. Es una manera de tratar estos temas, también para nosotros. Venimos de California, donde llevan reciclando desde que era niño. Así que si voy a algún lado donde no reciclan, como el aeropuerto Charles de Gaulle en París, donde no tenían para reciclar, no podía creerlo ¡en una gran ciudad!

groundation2

En vuestro último trabajo, el concepto que abordasteis fue el de tratar de unir a la gente bajo una comunidad con la misma visión y vibraciones, sin discriminar por raza o credo. ¿Se trataba de una utopía que tratabais de formular o es posible que sea implementada en el corto plazo?

Bueno, espero que no se trate de una utopía. De hecho, es hacia lo que estamos evolucionando a través de la educación y este tipo de cosas. La vida está siendo apartada y quizá el mundo se agite y haga algo para que nos fuerce a retornar a los inicios, a unirnos para ser más fuertes de lo que lo somos en la actualidad. Con “Building An Ark” lo que tratamos de hacer es que, a través de la música, de nuestra propia educación, educando al otro, provoquemos este sentimiento. Será muy laborioso derribar las barreras políticas, religiosas, este tipo de cosas que no son tan antiguas en nuestras sociedades. Tratamos de ir más allá de esos aspectos para decir “ey, quizá seas judío, musulmán o lo que seas, pero en la realidad somos una familia”. Si rastreamos nuestro pasado, estamos juntos. Así que es a eso a lo que tenemos que retornar, porque ahí radica la belleza de la vida, cuando brillamos como un arcoíris. Cuando estamos separados y cada uno se preocupa de lo suyo, ese no es el motivo por el que estamos aquí. Ese no es el motivo por el que evolucionamos. Venimos de la esclavitud y este tipo de cosas en la historia, así que estamos evolucionando hacia esta utopía. La construcción del arca está ocurriendo, pero será complicado verlo. La gente sólo se preocupa de su vida, si en su vida verá esta utopía. En realidad no será así. Llevará miles y miles de años de educación y cambio de mentalidades.

Web: Groundation

Fotos: Fernando Fernández Hevia