Malagueño de la generación del 71, fan fatal de las películas de serie B y director de títulos de culto como "Kárate a Muerte en Torremolinos"...

Pedro Temboury

Escrito por el . Publicado en Entrevista

4.6333333333333 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valoración 4.63 (15 Votos)

 

Malagueño de la generación del 71, fan fatal de las películas de serie B y director de títulos de culto como "Kárate a Muerte en Torremolinos". Su último trabajo es un documental sobre los inicios del surf en España y ya piensa en rodar su próximo film.

Pedro Temboury es un apasionado del rock´n´roll, los tebeos, el cine de monstruos, Russ Meyer, Bela Lugosi, Bettie Page y Bruce Lee. Por sus venas corre una pasión adolescente desbocada. Vive en una eterna efervescencia creativa y desde que tenía veinte años no ha parado de rodar. En su filmografía hay cortos delirantes como "Drácula" (1993), "Cigarrillos Radioactivos" (1994), "Vida y Muerte de un Coleccionista de Discos" (1996) o "Psycho-Lettes" (1996). Más tarde llegarían un par de largometrajes de espíritu teenager, acción bizarra y efectos especiales caseros: "Kárate a Muerte en Torremolinos" (2003) y "Ellos Robaron la Picha de Hitler" (2006).

pedro temboury3

monopatin

Con semejante currículum, no es de extrañar que Temboury se haya convertido en el azote del cine más convencional. Sus películas mezclan todos los géneros imaginables y están protagonizadas por personajes de auténtico cómic: motoristas castradoras, zombis karatecas, surfistas católicos, mujeres biónicas y mad doctors empeñados en resucitar a Hitler a partir del hallazgo de su pene incorrupto. Con semejantes ingredientes, el aburrimiento está prohibido.

Monopatines y tablas de surf

Estos últimos años le han servido al director malagueño para firmar tres documentales que se sumergen en la cultura popular y el entretenimiento puro y duro: "La Última Película de Jess Franco" (2013), "Monopatín" (2013) y "La Primera Ola" (2015). Es hora de poner en marcha la grabadora...

Tus documentales son más ortodoxos que tus películas de ficción, pero siguen siendo retratos apasionados de tus aficiones adolescentes.

Sí. Aprendí a amar el cine viendo películas de Jesús Franco en los cines de barrio. Cuando al final le conocí y pude trabajar con él fue increíble. A su lado aprendí a trabajar con poco dinero y convencerme de que no hay nada imposible. Pero antes que cinéfilo fui skater y surfista: en los años ochenta me pasaba todo el día subido a un monopatín y a una tabla de surf. Esas aficiones que tuve en mi adolescencia son el alma de mis documentales.

la primera ola

"La Primera Ola" es tu último trabajo hasta la fecha.

Me ha llevado casi dos años, desde la preparación hasta encontrar a los pioneros del surf en España, rastrear imágenes inéditas, realizar más de setenta entrevistas por Galicia, Canarias, Euskadi, Cantabria, Australia... Es un documental para todos los públicos, para los amantes del surf y para los que no conozcan nada del tema, porque es la historia de una generación que supo saltarse todos los convencionalismos de la época que les tocó vivir.

Si hablamos de épocas, ¿cuál es tu década preferida, la que más te ha marcado?

Los años ochenta. Yo entonces era un teenager y aquellos fueron unos años increíbles: la primera vez que escuché a Los Ramones, los primeros escarceos sexuales, las borracheras, ver pelis de serie B, suspender un montón de asignaturas en el Instituto... Yo era un surfer-punk-rocker en Granada y ya era consciente que la adolescencia sería el momento más importante de mi vida. Era muy activista con eso y hacía pintadas por las paredes tipo "No confíes en nadie que tenga más de veinte años", "¡Poder adolescente!" y proclamas por el estilo. También tenía un grupo con los colegas, hacía un programa de radio muy loco que se llamaba Adolescentes Repelentes... Aquellos años fueron legendarios. Vestía chupa y vaqueros rotos, aluciné con todo el revival garagero de Barracudas, Chesterfield Kings o Miracle Workers... Y el cine era una gozada, porque había películas de terror como "Re-Animator", "Basket Case" y "Evil Dead", pero también títulos teenagers míticos como "Regreso al Futuro" y "Los Goonies".

Karatecas zombis en la Costa del Sol

Para sacar adelante "La Primera Ola" has estado casi dos años. Sin embargo, para rodar tu primera película sólo te hicieron falta dos semanas.

(risas)... Para ser exactos, doce días y un millón de las antiguas pesetas. "Kárate a Muerte en Torremolinos" la hice en poco tiempo y menos dinero. En ese sentido, haber trabajado con Jesús Franco me dió el valor suficiente para rodar rápido, con un montón de amigos y en Málaga, que es mi casa. Cuando tienes poco presupuesto, hay que echarle imaginación y muchas ganas. Cuando escribo, nunca me corto, aunque se me ocurran ideas muy extravagantes. He crecido viendo películas trash y de serie B y Z, de ciencia-ficción low-cost, de motoristas... Me encanta Ed Wood, el que dicen que es el peor director de la historia y para mí es un sinvergüenza épico capaz de dirigir en los años cincuenta obras maestras del despropósito como "Bride of the Monster" y "Plan 9 From Outer Space".

Tus películas transmiten una libertad creativa total y huelen a marihuana.

"Kárate a Muerte en Torremolinos" y "Ellos Robaron la Picha de Hitler" son muy libres y tienen una estructura muy surrealista. Son muy lúdicas y miran hacia el lado cachondo de la vida. Algún humo cannábico sí que hubo en su elaboración, sobre todo en la parte más creativa, que es la escritura del guión. Pero mi opinión sobre las drogas es muy personal y no me gusta pontificar sobre su uso. Creo que debe estar en el ámbito de la libertad de cada uno, siempre siendo sensato y conociéndose a uno mismo. Tengo amigos que lo han pasado mal, pero otros que lo han pasado bien, por lo que su disfrute depende mucho de la persona.

Si hablamos de cine y drogas, ¿cuál es tu película favorita?

Hay un montón. Me encanta "La Naranja Mecánica" y su aire anfetamínico, "Easy Rider" y su tufillo hippie, la gran psicodelia que es "The Trip" de Roger Corman, los documentales de los años treinta que alertan de su consumo tipo "Reefer Madness" y muchas otras locuras de ese tipo.

pedro temboury2

Después de tres documentales, ¿para cuándo tu siguiente película de ficción?

La verdad es que ya tengo ganas de rodar algo loco. Tras mucha investigación genética estamos consiguiendo resucitar al monstruo Jocántaro, esa bestia ancestral mitad pulpo, mitad centollo que dormita en el fondo del mar y que causó furor en "Kárate a Muerte en Torremolinos". Es hora de que Jocántaro regrese de las profundidades y la líe parda.

www.pedrotemboury.com
www.laprimeraola.com

Facebook